domingo, 30 de noviembre de 2008

El día de la Boda.

Sentada en un balancín al lado de la lumbre que acompañaba en el frio invierno norteño, vestida de un riguroso luto negro, ausente del mundo que le rodeaba, con el ruido de fondo de la televisión miraba fijamente la foto de color sepia, le daba besos tiernos.
Pasaban los días sentada en el balancín hablaba con él, era lo poco que le queda en su vida. La foto sepia se iba consumiendo con ella dentro.

La tristeza le humedecía sus ojos de mirada turbia y borrosa.
La pena apagaba la vela que se encendió un día aquella finca cuando vendimiaban en aquellos años de hambre, miseria, donde la dureza de la vid marcaba sus caras de viento, sol, frio, lluvia y ahora después de la muerte de él, no encontraba sentido a la vida.
60 años juntos y ahora un mes de soledad que parecía un lustro de oscuridad.

Esperaba la muerte en paz.
La foto del día de la boda se iba con ella en busca de su encuentro.

domingo, 23 de noviembre de 2008

LA ALMOHADA

Sé desperto al notar humedad en su slip, las dos de la madrugada, marcaba aquel despertador digital, la luz tenue de la lamparilla daba un color amarillento al techo blanco, mientras divisaba unas tetas grandes, las pulsaciones iban recobrando su normalidad.

Ven acércate.
Abrázame con todas tus fuerzas.
Bésame.
Acaríciame.
Soy toda para ti.

No pudo resistir la tentación, se quito la americana de marca caramelo, la dejo sobre la colcha de colores del Arco de Sant Martí, se desabrocho el cuello de la camisa, se quito el nudo de la corbata de color amarillo con rallas finas azulonas, se quito los zapatos, en la habitación se instalo el olor a humanidad, mezclado de colonia de imitación que olía la camisa.

Se abalanzo sobre ella, pasando a otro mundo, alli vestida de blanco inmaculado la abrazo.
Ahora despierto, recordada las tetas, no podía creer que se había corrido abrazado a la almohada.

sábado, 22 de noviembre de 2008

LUNA LLENA



La luna llena me mira desde la atalaya, aquí enfrente de este mar, pensando en ti.
Cogidos de la mano paseando por la orilla de las promesas que nunca se cumplieron.
Hoy mis lagrimas se confunden con el agua salada que recorre mi cuerpo maltrecho.
Busco aquellos ojitos que me hipnotizaron, desde él día que te cruzaste en mi vida maldita. La melancolía me ha dejado vencer, aquí en esta playa donde nos conocimos mientras nuestros cuerpos se amaron hasta el infinito.

Sabes que te ame como nunca había amado.
Sabes que te perdí por mis rarezas.
Te cánsate de comprenderme.
Quizás de tanto dar y solo recibir gritos.
Eres feliz en tu nueva vida, rodeada de tus niños, yo solo seré un pasaje oscuro de la vida.

Hoy en esta playa cada vez que hay luna llena mi corazón se encoge, de pensar que te perdí aquí donde te conocí, soñabas con el mar, el amor eterno, la felicidad.
Mi corazón llora desde esta nuestra playa que un día el velero de mi vida naufrago en pasajes oscuros de mi mente, el luto me ha matado, pasa el tiempo cada día es más difícil remontar esta vida sin sentido.

Desnudo con mi soledad, me voy no sé dónde, con tu foto pegada en mi pecho, donde la marea decida.


PD. La foto es de internet.

domingo, 16 de noviembre de 2008

EL CELIBATO



Todos los domingos era un día muy especial desde hacia años, no concebía este día sin este ritual, al toque de campanas a las 9 de la mañana era fiel a la misa de la catedral.
Podía ir a la iglesia del barrio, pero no, siempre le encanto aquel marco gótico de belleza impresionante donde las cristaleras la hacían diferente a las otras. Le encantaba ver a los seminaristas como estaban sentados rodeando el altar donde el retablo tenia lienzos de autor desconocido. La misa presidida por el Obispo y ayudado por dos Capellanes de cabellos blancos, voces roncas, sobrepeso en sus cuerpos de redondez y maneras difusas donde al levantar la Sagrada Ostia les temblaba el pulso.

Trajeado se sentaba en los primeros bancos. Cerraba los ojos, pensaba que era él quien desde el pulpito ofrecía la palabra de Dios a todos los feligreses congregados en la eucaristía. En esos momentos imágenes recorrían los pasadizos de su conciencia dejándose llevar por la palabra de Dios.
A la salida le esperaban su esposa y los dos retoños, recorrían las calles céntricas de la ciudad hasta llegar a una chocolatería de tercera generación abarrotada todos los domingos de hombres con chándal que durante la semana huelen a traje y corbata por imposición, desayunaban chocolate con churros, era feliz con su santa y esos bichos inquietos recién limpios que en unos minutos saldrían de chocolate hasta las orejas.

Un día de nubes negras tuvo que elegir amar a Dios o amar a Claudia. Aquel 8 de diciembre tras mucha incertidumbre, dudas, miedo, el corazón se ilumino de amor, sus suaves manos tocaron por primera los pechos desnudos, recorrieron palmo a palmo la piel blanca entre sabanas, hasta que por primera vez en su vida conoció el placer con una mujer, que su belleza lo hipnotizó.
Desde ese momento no tomo nunca más el cuerpo de Cristo, fue su rebeldía contra Dios, por no poder amar a los dos a la vez.

No entendía el celibato.

viernes, 7 de noviembre de 2008

LA GRAMOLA





Hace aproximadamente 12 años de lunes a jueves como soy poco amante de la televisión y antes era amante de la radio, mi espacio de tranquilidad era oír un programa de radio en M80 que se llamaba LA GRAMOLA que dirigía Joaquín Guzmán
A las 10 de la noche una voz singular, llevaba con una agilidad aquella emisión donde disfrutábamos de la buena música que él dejaba sonar en las ondas y las peticiones de los oyentes, gran mayoría universitarios que poblaban la audiencia.
Recuerdo escuchar a un Ismael Serrano que comenzaba y otro cantautor que me lleve una gran decepción cuando llego a mis oídos que había acabado él en la tele basura de GH era Tonxu, comencé a escuchar Amaral que Joaquín como buen zaragozano insertaba su música.
Un espacio de musica que fue Premios Ondas, tanto el programa como el locutor, donde recuerdo los nombres de Alicia Bajo y Alicia Sastre compañeras que ayudaban a Joaquín dirigir la nave musical.
Un buen día la maquinaria del Grupo Prisa se carga a Joaquín sin motivos aparentes, entonces yo deje de escuchar la GRAMOLA, y además M80.
En aquel espacio donde muchos chavales iban con sus guitarras pedían una oportunidad, el poder tocar para poder demostrar sus trabajos que pocas veces tenían cabida en esas multinacionales de la industria musical.
La gente escribía cartas con frases celebres o citas textuales que durante la noche Joaquín iba comentándolas, y él iba citando algunas otras, me aficione a coleccionar frases llegue a tener un millar.
Donde todos los días y ahora, pero no todas las semanas, al menda lerenda le sonaba el despertador a las 5 de la mañana, muchas noches se quedaba relajado durmiendo con los auriculares y la mañana siguiente cuando sonaba el maldito reloj se daba cuenta que la radio estaba en marcha.

- Si la voz de la radio te enamora, no te pases nunca por la emisora.
- Todo el mundo es ignorante, salvo en distintas materias.
- El castigo es la venganza del traje civilizado.
- Hay gente que es tan pobre que solo tiene dinero.
- Cuando se trata de dinero todos son de la misma religión.
- No llego a entender con lo inteligentes que son los niños y lo tontos que son los adultos.
- El hombre persigue a la mujer hasta que ella lo caza.
- No debes contar un secreto a quien te ha contado otro.
- A preguntas embarazosas respuestas anticonceptivas.
- El amor y la tos son dos cosas que se pueden disimular.
- El que no pueda reírse de sí mismo esta perdido.

Me apetecía recordar aquellos tiempos de buena música LA GRAMOLA.


domingo, 2 de noviembre de 2008

PARIS




La mañana era fría, Paris despertaba con una finísima de capa de polvo blanco, el contraste del Sena y su orilla era hermoso, algunas parejas de enamorados paseaban prometiéndose amor.
Raquel caminaba sola, triste, melancólica, había decidido aventurase a este viaje, que tanto añora años atrás. Hoy 31 de Diciembre, en miles de hogares despedirán el año, con jolgorio, jubilo y brindaran por la felicidad del año venidero. Jaime brotaba por su cabeza, una y otra vez, su corazón lloraba de tristeza, soledad, promesas incumplidas o vete saber, si eran farsas, era inevitablemente alli delante del Sena, quizás fueron sueños que nos martirizan y nuestra conciencia no quiera olvidar. Todavía tenia grabada su voz, cuando un día supo que algo malo pasaba. Hoy ha empezado a trabajar conmigo una chica majísima. El sexto sentido de la mujer pocas veces falla. Nunca hablaba de trabajo, pero desde aquel instante era raro que no saliera alguna anécdota del trabajo, o algún comentario, su profundidad en las palabras le denotaban algo más, un día comenta que había sufrido mucho y él le estaba ayudando a superar la separación, aquella tarde supo que era el ocaso de la relación.

Una mañana de domingo tomando unas tapas en una taberna del casco antiguo, le dijo ella- estas enamorado de Sara-. Él lo negó, con la cabeza sin pronunciar el monosílabo, sus ojos le delataron, se enrojecieron le salieron unas tímidas lagrimas, se sentía cobarde, traidor, por no decir la verdad, pero de pronto pronuncio un, sí, muy suave con la mirada baja.
Raquel le dijo que sabía que tarde o temprano esto sucedería. No te preocupes seguiré siendo tu amiga, no puedo tenerte encadenado si no me quieres, si la amas vete con ella, si los dos sois felices de verdad, mejor que fingir conmigo. Prefería la sinceridad que la relación muriera con la mentira.
El silencio se instalo en los dos, de camino de vuelta el sol se había escondido dando paso a la lluvia que estaba oscureciendo el día, con ese tono grisáceo de tristeza instalado en ambos por acabar la relación de promesas bellas quedaban en un viejo baúl de una buhardilla abandonada de cualquier casa de aquellas que poblaban este barrio antiguo.

Se sentó en un banco frente al Sena, sus ojos brotaron unas lagrimas, mientras su mirada estaba fija en el agua, una mano aparecio por detrás con pañuelo, ella se giro, lo cogió se seco las lagrimas, él se sentó a su lado en silencio, pasado un par de minutos quiso explicárselo, ella con su mano le tapo la boca, le dijo- no tienes que darme ninguna explicación. Ahora estamos los dos aquí cumpliendo nuestra promesa, el 31 de Diciembre en Paris, más que promesa era nuestro sueño.

Él confundió pasión con amor, aventura con amor y capricho con amor, la juventud de Sara lo confundió, el amor es querer, comprender, llorar, reír, ante todo luchar por ser felices, aventurarse en sensaciones de plenitud, saber que la vida es como un tobogán que subes por la escalera con esfuerzo, después bajas rápidamente, volver a empezar, ante todo es como el fuego hay que mantenerlo vivo, pero en su justa medida, si tiras poco a poco la leña te da calor y si lo abandonas no le hechas leña se va apagando poco a poco.

Se levantaron pasearon por las orillas del Sena, cogidos de la mano, sus labios se buscaban, el calor que comenzaban a desprender sus corazones paliaba el frio de la mañana caminaron por aquel marco de paz y calma transportaba el agua hasta casi el mediodía que se adentraron en un restaurante octogenario del viejo Paris, tenía un toque bohemio, las paredes colgaban frescos de la ciudad que pintores anónimos habían dejado como escaparte al comensal, detrás de la barra estaba una gramola que había acompañada a la alta sociedad Parisiense en principios del siglo pasado, al fondo del local en un pequeño altillo de madera habían cuarteto de músicos con barbas blancas y pelos blancos o lo quedaba alguno de pelo, con muchos años a sus espaldas con partituras, eran tres violinistas y un violonchelo que daban un toque mágico aquel lugar, donde el silencio era parte en la comida, se degustaban platos de alta cocina francesa con música de camara al fondo.

Mientras saboreaban la comida, sus miradas hablaban siguiendo las notas que venían desde el fondo, sus ojos eran un reflejo de luz, brillo, él no podía evitar tocar su mano, la acariciaba como un padre a un bebe, comenzaba a nevar en la calle, desde detrás de los ventanales contemplaban el manto blanco comenzaba adornar los coches, los transeuntes caminaban deprisa debajo del paraguas. Cuando llegó el café lo tomaron en pequeños sorbos, pocos lugares tan pintorescos como este su olor que salía de la taza era inimaginable, era especial, como todo, comida, música, postre.

Al fondo se oían las campanas de Notre Dame, era medianoche, eran como dos adolescentes que acaban de conocer el amor, sus cuerpos estaban entrelazados, recorriendo palmo a palmo, centímetro a centímetro cada parte de ellos, besos profundos, perdiendo la noción del tiempo entre las sabanas blancas, había pasado tiempo desde la última vez, pero daba la sensación que el tiempo no se había parado entre los dos. Era de madrugada se quedaron durmiendo desnudos estaban abrazados, hasta que la luz del día les desperto, era mediodía, se miraron sonrientes se besaron.
Él cogió el mando de la TV la encendió, vio que estaban retransmitiendo el concierto de año nuevo, el hindú Zubin Mehta dirigía la Filarmónica de Viena, de repente comenzó a dirigir el Danubio Azul de Johann Strauss hijo, él se levanta de la cama le tendió la mano, ella se alzo, bailaron vals desnudos sobre la moqueta de la habitación, sus cuerpos acabaron en la cama haciendo el amor.
Era año nuevo, Raquel hizo sonar de su móvil una canción que un día descubrieron los dos en el Retiro que les encantaba. El día de año nuevo de Amaral. La sonrisa se instalo entre ambos, cuando aquel día comenzó a llover con mucha intensidad mientras estaban en la barquita en medio del lago, cuando llegaron a la orilla llevaban más agua aquel estanque, días después estaban con tremendo catarro.

Él saca un papel donde escribió una poesía que le vino a la memoria durante el trayecto del avión, en aquellos momentos se ilumino su mente recordó a Bécquer cuando estudiaba BUP.
Amor eterno.

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar:
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón,
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

Todo tiene sentido en la vida. Dijo ella.





PD. Este relato ha sido escrito por TITANIC y MERL.