sábado, 26 de marzo de 2011

Secretos


En el silencio de la madrugada te encuentro posada en mis recuerdos, sentado en la cama miro el espejo de la cómoda, sonrió, apareces en imágenes. Tu cuerpo desnudo en las noches que el amor y la pasión se convertían fuego abrasador en nuestras carnes. Imagino tus besos, busco tus ojos, me aparece Venus, los orgasmos se convierten en deseos.
Palabras de madrugada.
Noches de secretos.
Besos de sangre.
Reina de mis noches.
Esclava en mis días.

sábado, 12 de marzo de 2011

Cuentos


La vida es un cuento entre colores que alguien se le ocurrió dibujar, nadie me explico que las princesas son imaginarias. Los besos son sin sal, las lagrimas son como la lluvia del desierto. Los hombres malos visten con corbata, los buenos van descalzos, los habladores son mentirosos, los que callan son los sabios. Las mujeres de la esquina son decentes quienes compran sus minutos de placer son almas sin corazón y todas las noches duermen con una mujer. El dinero es la envidia vestida de poder. Aquellos que dicen que el sol sale para todos, no dicen la verdad, para muchos las nubes negras las llevan en su cabeza en los días infernales de sol de un día cualquiera del mes julio.
La vida es un juego y siempre ganan los malos y el día que muera seré una gran persona dicho por los que me acompañen en el tanatorio, así esta vida llena de mentiras disfrazadas en las vestimentas de los seres humanos.

Todas las noches el abuelo acompañaba a su nieto a la cama, lo arropaba en las mantas, con esmero, sabiduría, le contaba un cuento al niño, que todo el día esperaba este momento mágico en que la voz afónica se transformaba en imágenes, un día el nieto le dijo abuelo, los finales son hermosos, en cambio en la televisión todos son malos, el abuelo contesto, otro día te contare la verdad de esta vida. Dio un beso como todas las noches, apago la luz de la mesilla de noche, en voz baja pronuncio, en esta vida uno se da cuenta cuando llega a viejo que los cuentos tienen distinto final.

lunes, 7 de marzo de 2011

Capitan Makeene


Viejos fantasmas resplandecen en las sombras nocturnas descifrando los misterios ocultos en el fondo del viejo y destartalado baúl de la alcoba centenaria en la mansión del acantilado. Las nubes oscuras tapizan el cielo que cubre la arboleda de la parte posterior del jardín de las animas. Estatuas que cada noche de luna creciente caminan detrás de la maleza que separa el muro del camino que accede al valle. A lo lejos la luz del solitario faro refleja en sus ventanas de madera carcomida, detrás de los cristales rotos deambulan siluetas en las noches que el mar grita ferozmente entre las rocas.
Vagos recuerdos del farero que nunca se atrevió a rebasar los muros de la mansión poseída según una leyenda que los moradores del pequeño pueblo de pescadores a un kilómetro a la derecha nadie se atreve a contar ni quieren oír hablar de ella. Silencios, misterios, enigmas del Capitán Makeene y maldiciones de sus antepasados.
El faro centinela del mar y de la vieja casona que oculta los secretos hechizados entre viejos fantasmas que en las noches de marea del 1 de Diciembre las luces del faro enloquecen ante el asombro de los navegantes y lugareños.
Dice la leyenda que nadie cuenta y todos saben que las estaturas lloran a medianoche y en sus ventanas aparece el Capitán mirando con catalejo su barco encendido en llamas en alta mar y en las rocas que protegen al faro se oyen gritos de auxilio, la mansión se enciende velas, los violines juegan con las notas musicales entre la voz de una soprano de un cuadro que retumban por las paredes de la casa. La amante le declara su dolor entre la mirada de su esposa que ríe escandalosamente.
Cada 1 de Diciembre al llegar la noche los pobladores del pueblo pesquero, cierran sus ventanas cal y canto se esconden en sus camas debajo de las mantas intentado que pase lo más rápidamente la noche maldita.
El silencio es el rostro de estos pescadores que luchan en la mar con miedo a los hechizos del Capitán.
Secretos del viento.

sábado, 5 de marzo de 2011

Lagrimas



En esta oscura madrugada la melancolía se acomoda entre mi cuerpo. Las palabras escritas de tus ojos son añoranza. Guardo tus cartas en mi caja de recuerdos, juntos a tus besos entre los dibujos de carboncillo de tu precioso cuerpo. Hoy he soñado que quería dejar de soñar, olvidarte tu cuerpo entre mis brazos. Cierro los ojos veo las lagrimas reflejadas en las sombras de la pared.
El frió recorre mi cuerpo en esta madrugada que el viento golpea sin piedad la ventana de esta habitación. Las horas caminan lentamente llevando mi ataúd a sus hombros acompañado de tristes y feas coronas de flores.
La cicatriz la llevo el día que te conocí. No encuentro la razón en el corazón las nubes negras que invaden mi cabeza en las noches oscuras y los días sin sol.
Tus ojos.
Tus labios.
Tu lengua.
Tus pechos.
Tus caderas.
Tus piernas.
Tu cuerpo mi amor, solo te pido una noche.
Soy esclavo de tu amor.
Prisionero de tu cuerpo.
Sediento de tus besos.
Hambriento de tus orgasmos.
Martirizado de ti, mujer tatuada.

Solo se que eres una vulgar prostituta.
Dueña de la barra del burdel.
Vendedora de placer fingido.

Los besos son mis cuentos que escribo todas las noches en la almohada entre versos imaginarios. Cada mañana cambio las sabanas blancas esperando que vuelvas a dormir en ellas.
Esclavo de tus noches.
Prisionero de tus días.
Lagrimas.
Lagrimas.
Lagrimas del corazón.
Dolor de este corazón.
Corazón sin razón.