jueves, 30 de junio de 2011

El fraile


El libro silencioso descansaba sobre la vieja mesita de noche del joven fraile en la modesta e humilde estancia de retiro, acompañado en la pared por el crucifijo en el cabezal del camastro. Cada tarde en la hora del reposo, el libro deslizaba entre sus dedos acompañado de algún triste pájaro que se asomaba a la repisa de la ventana.
Las paginas escritas con una hermosa caligrafía, trazos perfectos en los que se divisaba el paisaje descrito con una precisión casi perfecta, buceaba entre las frases y párrafos que habitaban en el silencio de sus paginas.
El libro silencioso permanecía en aquella humilde estancia desde dos siglos posteriores, cada fraile que había habitado en la habitación, cuidaba con un esmero infinito las paginas del libro.
Que tenia este libro tan preciado, que secretos reposaban en sus paginas, que tenia de especial aquel libro. Todo fraile que pasaba por esta humilde e austera habitación bebía de la fuente de sabiduría que allí manaba y nadie preciaba en comentar nada a otro compañero las fuentes de este extraño e hermoso libro que se acomodo en la mesa de noche, es más por precaución lo guardaban en el cajón de la mesa.
El joven fraile leía cada tarde el silencioso libro de los misterios de la vida comprendiendo el significado de cada secreto.
La vida es un pequeño misterio.
Lo fascinante para uno, para otro en una simpleza o una vulgaridad.
El secreto del libro, era guardar silencio de los secretos.
Cosa muy difícil en esta vida.
Lección del silencio.
El secreto.
El libro silencioso.

sábado, 25 de junio de 2011

Veneno en mi cuerpo


Llegan los momentos me acuerdo del pasado, las fotografías en blanco y negro recorren el laberinto de mi mente que me llevan al abismo.
Hoy mientras desayunaba placidamente en la cafetería de la plaza mayor sentado detrás de la cristalera una mujer llamo mi atención, eras tú, pasabas por la acera, tan elegante y guapa, segura de ti misma, supongo que ibas camino del juzgado con tu cartera repleta de demandas, denuncias y recursos.
Quería desviar la mirada, no pude querida, eres como un imán, me atraes .Cada vez esta distancia es más dura.
Algún día dejaras mi cabeza, esta angustia pasara, me olvidare del Besitran y el Orfidal.
Mientras sigo tomando café descafeinado con media tostada y un antidrepesivo.

Mi cajón esta llena de cartas de desamor, cartas de odio, cartas sin sentido, o tal vez cartas de amargura. El psiquiatra esta punto de mandarme a galeras, mi cabeza esta repleta de arena del desierto. Mis amigos creen que estoy loco, se que en el fondo estoy un poco ido.
Mujer serpiente, llevo tu veneno en mi cuerpo.
Todas las mañanas leo la carta de despedía

Todavía sueño con tu boca.
Los besos son pasión.
Solo tú me prometiste amor.
Solo tú.

Solo tú me engañaste.
Quiero olvidar.
Quiero vivir.
Quiero que desaparezcas
de mi cabecita.

Si hace sol me acuerdo de ti.
Si llueve también.
Solo tú.
Solo tú.

Eres el veneno de mi cuerpo.
Mujer serpiente.

jueves, 23 de junio de 2011

Tu cuerpo


El calor se mezcla en los versos del poeta. Escribe desde la pasión que invaden sus venas, el corazón juega con el deseo.

Besos en tu cuerpo.
Cuerpo desnudo.
Pechos sensuales.
Manos en mi sexo.
Placer infinito.
Tu eres…….
Mi estrella.
Mujer de pechos sensuales.

Beso tu pubis.
Juego con él.
Gimes de placer.

Encuentros con la luna.
Tu boca.
Tu lengua.
TE QUIERO.

Cierra los ojos.
Toma mis manos.
Busco tus pechos.
Nota mis dedos.
Juego con los pezones.

Mi lengua.
Navega en tu cuerpo.
Dibuja corazones.

Busco tu vagina.
Me escondo en ella.
Placer me invade.
Remo en el mar.
Juego con las olas.
Navego con fuerza.
El mar gime.
Me corro en él.

Te he follado entre
las olas de tu cuerpo.
Susurros y gemidos.

TE AMO.

miércoles, 22 de junio de 2011

San Juan



Mis manos suaves buscan tu cuerpo, mis ojos ven dos estrellas, cuando sube la marea hacemos el amor como la primera vez en aquella lejana y olvidada playa de los recuerdos de la juventud.
El mar son cartas escondidas de nuestros días de pura locura en aquella noche de San Juan nuestros cuerpos perdieron la inocencia.
Eres mi princesa.
Sobre la arena.
Sube la marea.
Tu y yo.
Amor salvaje.
Noche de San Juan.

lunes, 20 de junio de 2011

Verano


Mis besos.
Mis manos.
Mi cuerpo.
Te esperan.
Tu lengua recorriendo mi cuerpo desnudo.
Jardín del amor.
Niña entre jazmines.
Olor de océano.
Cama caliente.
Sabor a ti.
Verano impaciente.

sábado, 18 de junio de 2011

Días de silencio.


Busco y encuentro mis silencios reposados en mi espíritu. Anudo mi corbata al cuello repleta de preguntas como los colores que en ella reposan buscando mis respuestas al silencio. El corazón es un cofre de silencios clandestinos que descansan en la oscuridad de una polvorienta buhardilla de una casa octogenaria que en el paso del tiempo se ha convertido en símbolo extraño de la ciudad. Los recuerdos son libros de hojas amarillentas que descansan ajeno a todo, en cualquier estantería ausente a la mirada de los curiosos e inquilinos de la casona como son los murciélagos. Desde el ventanal los silencios son dibujos del horizonte en los días que la lluvia se posa ante sus frondosos árboles del jardín del olvido. Centinela de mis sueños esta la torre entre el silencio de las telarañas que habitan en sus escaleras que acceden a las magnificas vistas que un día un pintor dejo olvidado su lienzo ante la mirada de las golondrinas y palomas que hacen un alto en su vuelo.
Los pensamientos recorren mi mente, cuando la voz del cantautor Luis Eduardo Aute impacta en mis entrañas, “ ay de ti, ay de mi” en estos muros de la soledad. Nubes negras pueblan mi cabeza en cada amanecer te busco y no te encuentro. Días de sol iluminan mi rostro cuando te encuentro.
Busco y encuentro silencio.
Mi silencio.
Navego en la barca del silencio.
Velas altivas.
Viento a favor.
Mar en calma.
Días azules.
Olas en silencio.

Silencio clandestino.
Silencio de colores.
Silencios que habitan en la vieja casona del olvido que todos admiran por su arquitectura nadie descubre sus misterios del silencio.
El silencio impuesto a serie de leyendas que habitaron dentro de los muros de este palacete, traiciones, pasiones, amor, adulterio, simplemente y solamente silencio en sus fabulas.
Nadie se atreve a conocer los misterios de la casona que un día fue la envidia de la alta sociedad hoy es la desazón del olvido.
Dice la leyenda.
Leyenda del silencio y del olvido.
Flores en el olvido.
Silencio.

miércoles, 15 de junio de 2011

Sombras



Mañanas de primavera.
Luces de sol.
Perfume de dolor.
Fragancia del olvido.
Ojos cristalinos.
Sabanas huérfanas.
Armario revuelto.
Camisas de luto.

martes, 14 de junio de 2011

Playa de Levante


La brisa del mar en tu cuerpo recorre cada centímetro. La olas rozan suavemente tus pies mezclados en la arena, el sol ilumina tu cara recién lavada, la ilusión del nuevo día, es la esperanza del amor.
Olas en el mediterráneo.
Salitre en tus pies.
Viento en tu rostro.
Playa de Levante.

lunes, 13 de junio de 2011

Nada es igual


Escribo desde la imperfección en la mesa de un colegial holgazán en cual la vieja madera esta llena estupidos escritos desde la desazón de los años e aburrimiento de los alumnos colegiales que deambularon por ella.
Recuerdos que se diluyen en paisajes en blanco y negro entre los matices de viejas décadas. Gotas huérfanas que violentamente chocan contra el suelo entre un charco de dudas. Divagaciones que un día tuvieron el resplandecer de los días de mi juventud, hoy solo son notas perdidas en cualquier partitura amarillenta de solfeo. Observaciones que anotaba en mi mente pasaron al olvido de los meses y años cuando suenan las doce campanadas del último día del año ante el algarabía del gentío medio ebrio. Luces convertidas en sombras, extraños que un día fueron conocidos. Jóvenes amigos de la juventud que creía eterna, con el paso de las décadas son verdaderos desconocidos. Transeúntes en mi adolescencia ignorados por inocencia hoy son compañeros en este viaje con distintas paradas.
Trabajadores que confunden el trabajo con la corrupción, acomodados que pasan a ser holgazanes, amables en sus casas y en su entorno, que pasan a ser ogros detrás del sillón presidencial.
Paisajes coloreados convertidos en blanco y negro en el tiempo en ciudades de paso. Hermosos violinistas en la plaza mayor deleitando a todo turista curioso del ruido infernal del claxon de los coches, acelerones y frenazos.
Nada es como fue.
Aquel sentido se convierte en sin sentido.
Lo ajeno en propio, la herencia en guerras, la ambición en obsesión, el poeta en hambriento y lo más triste el menú en antidepresivos.

viernes, 10 de junio de 2011

Un libro de tapas rojas


Un joven senderista apoyado con sus bastones recorría los caminos de la agrestes de las montañas y diviso a los lejos un pequeño valle donde se podía ver una pequeña casa de retiro, la curiosidad le hizo tomar la decisión por acercarse aquella arboleda que rodeaba la casa, nada más llegar vio como de ella le recibía un anciano de pelos largos y blanca larga espalda encorvada y caminaba apoyado con un bastón. Este hombre centenario vivía en aquella pequeña cabaña desde hacía muchas décadas.
El joven sorprendido de que aquel viejo habitara en aquel valle solitario amablemente no pudo dejar de preguntar ante tal situación, el hombre lo invito a pasar a su humilde posada en donde la chimenea estaba encendía durante todo el día, puso dos vasos encima de la mesa y una botella de aguardiente, la conversación entre los chasquidos del fuego se convirtió placentera, tal fue que pasaron cinco horas en una rapidez como si las manecillas del viejo reloj e único que colgaba de la pared hubiese acelerado el paso marcial de los segundos, el joven se despidió antes de que la noche se hiciera dueña de aquel valle por miedo a perderse por aquellos lares alejados del pueblo pequeño donde había dejado su coche.
El viejo le regalo un libro de matemáticas con todas las formulas y bastante problemas con sus soluciones, el joven quedo fascinado ante tal regalo, nunca había visto tantas formulas con una preciosa letra en sus trazos de una extraordinaria belleza, aquello fue un aporte más a la sabiduría de este joven estudiante que siempre estaba en un nivel notable, desde que aquella joya poso en sus manos paso a ser un excelente matemático.

A los once meses se presento en aquel lugar otro joven senderista, mejor dicho como decía el anciano, caminante esto de senderismo le resultaba muy extraño.
El joven se presento ante el anciano como amigo de quien tiempo atrás le había regalo el libro de matemáticas, el anciano le hizo pasar a su humilde morada, con el mismo ritual que hace once meses preparo dos vasos, y una botella de aguardiente. El joven recién llegado miraba con extrañeza las condiciones tan humildes que vivía esta persona, donde le lujo no existía, solo lo imprescindible, le llamo la atención en tampoco espacio, estaba repleto de libros amontonados por todos los rincones.
Con voz temblorosa el anciano le pregunto cual era su visita aquel valle, porque seguía la estela de su amigo el estudiante de matemáticas.
Mire señor, mi amigo siempre ha sido muy buen estudiante, desde que usted tuvo la diferencia de hacerle el regalo de la joya que es libro que posee todas las formulas matemáticas, se ha convertido en el mejor de todos los estudiantes en esta ciencia.
El anciano le pregunto- eso te preocupa-.
Bueno, no eso no, simplemente que siempre me esfuerzo, estudio muchas horas, siempre apruebo muy justo por más que le dedique horas y horas encerrado en mi habitación estudiando matemáticas.
Y te encuentras frustrado.
Exactamente es la palabra.
Te voy a regalar un libro.
Gracias señor.
No hay de que, depende de tu esfuerzo.
El anciano se levanto apoyado con su bastón camino lentamente hasta una estantería, tomo un libro de tapas rojas hermosas, adornadas con letras de oro que relucían ante sus ojos.
Toma este libro te ayudara.
El joven abrió el libro, su cara cambio de expresión- Señor las hojas están en blanco.
El anciano con voz temblorosa contesto- Si, están blancas, e inmaculadas-.
Aquí no hay ninguna formula de matemáticas.
Estas hojas están para que cada día anotes tus problemas cotidianos, cuando te vallas a la cama con tu mente en blanco, intentes dar solución al problema que se te presento este día.
Si todo esto esta muy dijo el joven.
Yo quiero las formulas, señor.
Espera amigo impaciente, este libro es para que anotes todos los problemas que te surjan todos los días, discusiones con tus padres, amigos, conflictos que suceden en el día a día.
Cuando llegue la noche intentas solucionar de la mejor manera posible. Tienes que aplicar esta formula.
Recuerda esta formula.
Respeto, lógica, coherencia y sentido común. Cuando dentro de tres años tengas las paginas repletas de problemas y soluciones, las formulas estarán en claves secretas, descúbrelas aplicando el sentido común.
Entonces subes al valle dejas el libro donde te lo he dado, para que otra persona pueda aprovechar tu lección de la vida.
Como es lógico este anciano de 102 años muy posiblemente no estará en este valle precioso, dentro de poco tiempo partirá de viaje al fin del mundo.
Te recuerdo. Sentido común.
El joven se despidió el anciano sabio dispuesto aplicar aquella lección del maestro para que otros tomaran sus enseñanzas.
Respeto, lógica, coherencia y sentido común.
De repente mientras bajaba del valle hasta el pequeño pueblo una fuerte tormenta le sacudió entre aquel aguacero comenzó a comprender el sentido común de la vida.

martes, 7 de junio de 2011

Gotas del olvido


Las gotas de lluvia se acomodan lentamente en las solitarias calles en una madrugada silenciosa.
Cada gota es un deseo.
Cada gota es una promesa.
Cada gota es la esperanza.
Cada gota es ilusión.

Amor en gotas.
Deseo de lluvia.
Noches de silencio.
Madrugada solitaria.

Noche de lluvia en la oscuridad tenue de las farolas que adornan las calles entre sombras del amor.
Viejos enamorados.
Pelos de canas.
Manos temblorosas.
Sonrisa en sus labios.

La residencia del olvido.

sábado, 4 de junio de 2011

Cierra los ojos

Cada día el amanecer es diferente, cada momento es especial.
El amanecer y el enamorado.
La magia del amor.
Amanecer en tus brazos, pasear cogidos de la mano con la brisa del mar entre nuestros cuerpos.

El mago del amor comenzó la actuación, todos atentos al espectáculo, las luces se apagan en todo el teatro, se encienden las del escenario, allí detrás de las cortinas rojas aparece el hombre de traje negro con chistera del mismo color.

EL ESPECTACULO DEL AMOR.

Cierra los ojos y déjate llevar.