miércoles, 28 de marzo de 2012

Esclavo de tu cuerpo



Besos en la alcoba.
Noches de insomnio.
Sueños en las estrellas.
Almohada blanca.
Luz en tus ojos.
Colores en tu cuerpo.
Dibujos en tu piel.
Sexo en tu cama.
Esclavo de tu cuerpo.

domingo, 25 de marzo de 2012

La silla de mi peluquero


Me acomode en la silla eléctrica del peluquero. Comenzó el ritual peine y tijeras para cortarme el pelo. Miraba al espejo me veía vestido con trozo de tela de color espantosa que me cubría. Mi cara ovalada pasaba a redonda en aquel maldito espejo que se reía de mi estampa.
El peluquero calvo y con cara sonriente me hablaba con cierta ironía y servidor pensaba en silencio, vende crece pelo y esta calvo, lo que uno tiene oír.
Allí seguía sentando en la silla del horror y el maldito espejo se reía delante de mi cara ofreciendo imágenes espantosas, aquel hombre de las tijeras y peine sin pelo no cesaba de hablar. Uno que estaba condenado a muerte, maldecía de él y su amigo el espejito que estaba compinchado, aguantando las burlas de mi cara redonda.
Me levante del sillón abandone aquella pesadilla maldiciendo al hombre calvo que me despedía con una amable sonrisa y con unos euros más en su bolsillo. Parecía que le debía haberme salvado la vida de la pena de muerte en aquel antro de colores.
Caminaba por las calles de la ciudad arrastrando mi autoestima por los suelos, al pasar por los escaparates me miraba de reojo en el reflejo de los cristales, los escalofríos recorrían mi querido cuerpo al ver la estampa que ofrecían.
Llegue al portal de la comunidad de viviendas que me acoge y me encontré a mi vecina del tercero, pensé lo que me faltaba encontrarme a esta con lo horroroso que tengo el peinado.
Que guapo estas con ese peinado, se nota que vienes de la peluquería.
Me puse rojo como los tomates de la plaza de abastos, mi corazón comenzó a latir muy rápidamente.
Balbuceando dije es que tengo un peluquero muy bueno, hace milagros, estoy por creer en él y no en Dios.
Se despidió mi vecina con una sonrisa, me volvió a repetir te para muy bien ese corte.
Todos los jueves por la tarde acudo puntualmente a la cita con mi estilista que es como le gusta definirse a él, para mi el peluquero calvo. Me aposento en la silla eléctrica, él tijera y peine en mano intenta hacer milagros.
Al salir del salón belleza que como a él le gusta llamar, repito para mi peluquería, sueño con encontrarme al bombón de mi vecina del tercero. Esta muchacha con la que sueño muchas noches entre sabanas blancas de algodón.
- Que guapo estas- Me dice.
Las mariposas revoltean por mi estomago sin encontrar acomodo.
Mi peluquero que es poco brujo sonríe cada vez que me siento en la silla eléctrica porque sabe que estoy enamorado de la vecina del tercero.
Todos los jueves rezó con mi peluquero en busca del milagro.
El sillón de los milagros.





viernes, 23 de marzo de 2012

El poeta de las cartas



Cartas de amor en una tarde de primavera recién nacida del frío invierno. Dibujo de corazones de colores, cartas de mi puño y letra, tardes de amor, viejas historias de besos en el parque. Amor cuando veo tus ojos, en ellos encontré las cartas de amor.
Cartas de primavera de un enamorado de las viejas cartas de amor, poesía en ellas, corazón desnudo, manantial de agua fresca en el rostro.
Escribo cartas de amor cuando mi corazón esta debitado por esta vida que los desenamorados  lloran en cualquier esquina de la ciudad, ante la incomprensión de la gente que le rodea. Nadie les entiende, su dolor es muy profundo, van camino del entierro del amor, visten de riguroso luto, llevan una corona en sus manos. Sus lagrimas recorren las cartas de amor que un día escribieron en la soledad de las noches.
Por eso escribo cartas de amor por los recuerdos de aquellos hombres que dejaron de creer en el amor, porque el escritor de las cartas de amor cree en ellas con pasión y devoción.
Una vez  el poeta del amor dijo,  estar enamorado es escribir cartas de amor, estar enamorado es recibir cartas de amor, estar enamorados es dibujar de corazones colores, estar enamorado es la mayor felicidad del corazón y estoy enamorado de mis cartas de amor.



miércoles, 21 de marzo de 2012

Luna Llena



Busco palabras y encuentro desolación en los días que las nubes tapizan el cielo de gris. Me visto de riguroso luto, la soledad nace en mis entrañas, los árboles lloran hojas cuando paso por ellos.
Creía que la vida era un cuento y me encuentro en el juego de la ruleta rusa. Los deseos viven en mi tumba, el futuro se ríe en mi cara.
Camino sin dirección en el bosque de las sombras perdidas, las hojas amarillentas cubren el suelo, son sueños rotos. Las pesadillas son dueñas de mis noches que el triste y lloroso almanaque va marcando con una cruz en el olvido.

Los borrachos se acomodan en las barras del bar lloran por sus penas, quisiera estar con ellos y poder olvidar las oscuras nubes que pueblan mi cabeza.
Quiero escapar a la Isla de los Malditos y ser uno de ellos. Atracar un banco, vivir debajo de una palmera el resto de mis días. Que nadie sepa donde habito.
Tocar mi armónica, dejar de llorar de tristeza, enterrar la melancolía.
La luna  se ríe de mis delirios cuando es dueña de mis entrañas.
Noches de luna llena.

domingo, 18 de marzo de 2012

Cine de verano




En la calle hace frío, las noticias de la televisión son imágenes de un mundo intoxicado. Huelgas, protestas, escándalos entretienen a la fauna nocturna cansada del día laboral sentados en el sillón real que preside cualquier salón desde la más coqueta morada hasta la más humilde.
Apago el maldito aparato repetidor de malas noticias, todas las cadenas repiten las mismas memeces a la misma hora. Un antiguo radíocasete olvidado por estos hombres, muchos de ellos lloran en los contenedores del olvido. Enciendo este viejo e humilde aparato, dentro hay una cinta que comienza emitir música. Me acomodo en el sofá de tapiz ocre que preside mi salón, cierro los ojos camino por los recuerdos que me trae esta bendita música.
Tu imagen esta presente, señora elegante ejecutiva que camina por las pasarelas de moda de Europa entre aplausos, besos y fotos rodeados de los mejores diseñadores que buscan tu protección en el mundo de finanzas.
Una noche soñé con las películas de blanco y negro que veíamos en el cine de verano en la playa. Besos y caricias, viendo aquellas viejas películas de amor. Una noche el viento comenzó a rugir de pronto un diluvio se aposento, la gente busco refugio de la lluvia, película dejo de emitir, relámpagos en el cielo, nosotros nos quedemos sentados en aquellas sillas de madera, mientras no podíamos contener la risa por ver nuestros cuerpos totalmente empapados de agua, cada gota recorría nuestro cuerpo en busca de acomodo, fue una de las noches más felices de aquel verano, besos en un cine de verano mientras la lluvia no cesaba.
Ahora en estos tiempos difíciles, intento guardar el equilibrio en el trapecio que es mi vida. La bolsa se desploma, e intento no caer al vació. Piruetas en el aire sin red, derrotado busco un simple trabajo para poder vivir dignamente.
Me aferro a la valentía de mi juventud y no la encuentro, quizás soy débil. Sueños rotos, memoria grabada de frustración, hombre sin esperanza que busca la luz para poder caminar. 
Aquellos benditos veranos de nuestra juventud, después cada uno en su ciudad busco nuevos horizontes, se olvidaron los días de playa, el amor, los sueños que tanto hablamos tumbados muchas noches en las rocas del acantilado mirando la luna.
Solo encuentro fuerzas recordando mis años de juventud en la playa junto a ti, como aquellas películas de amor en el viejo cine de verano, aguantando aquella tormenta de verano que fue nuestro bautizo en el amor, esa noche fuimos a la playa e hicimos el amor.
Señora de las finanzas de la moda seguro que no te acuerdas de aquella noche, para ti rodeada de alfombras rojas seguro que es un vago recuerdo.
Aquel joven de diecisiete años es un hombre de cuarenta fracasado en el amor, en su matrimonio, los negocios, marcado por sus arrugas de cansancio sin saber a donde encaminar el rumbo de la vida.

Sueños en blanco y negro.
Recuerdos de noche de amor en la playa.
Melancolía en la música.
Noches de cine de verano.






PD. Los cines de verano aquellos que en los años setenta era la delicia nocturna de cualquier veraneante en las noches calor que con un buen helado y una película de antaño, se aposentaban en aquellas sillas de madera concentrados en las imágenes de la pantalla blanca y sin casi pestañear pasaban dos horas con agradable compañía. Cuantos adolescentes conocieron los primeros días de enamoramientos en las noches de verano en el cine con la luna de testigo de su amor.
Hoy casi inexistentes en los lugares de playa, quizás quede alguno, son pocos los huérfanos que se mantienen vivos en las noches de calor alrededor del celuloide en blanco y negro.
Este humilde escrito es un pequeño homenaje aquellos cines de playa o cine de verano como quieran llamarle.

jueves, 15 de marzo de 2012

La foto del horror



Malditas y tristes guerras, dolor de los inocentes, lagrimas en mis mejillas. Viejas heridas que nunca se curaran, sueños robados, ríos de sangre, desesperación entre los hombres de bien.
Tristes guerras.
Malditas guerras.
Sucias guerras.
Hombres sin compasión que se dedican desde un púlpito de oradores a dictar una guerra. Pobres desvalidos que padecen la ira de los oradores del odio.
Pasan los siglos, los años y las guerras perduran, las imágenes de los noticiarios empañan la pantalla de plasma que se viste de luto cada día que aparecen las bombas sobre cualquier ciudad.
Derrota en sus caras.
Fusil en mano.
Soledad en su rostro.
Miedo en el aire.

Palabras sin sentido, luces negras invaden la ciudad mientras atrozmente los aviones rugen en el cielo, las bombas estallan en las calles entre gritos de dolor, clamando auxilio. Voces de blasfemia socorren maldiciendo palabras en contra del tirano que ordena la matanza. Una cara angelical sentada entre los escombros desde su inocencia comprende que los hombres matan por odio, la niña de cabellos rubios y ropas viejas retrata en su memoria la foto que llevara en toda su vida  titulada la foto del horror.


miércoles, 14 de marzo de 2012

Oro Virgen



En la calle el frío es dueño de sus días busca el acomodo en el rostro de los transeúntes que caminan entre las aceras de la ciudad. El invierno cubre los altos de nieve y los hombres del campo trabajan a destajo en jornadas interminables en la recolección de la aceituna.
El aceite virgen esta apunto de nacer, el oro liquido en ennoblece nuestras mesas.
Frió en el campo.
Hombres justos.
Olivos al viento.
Vareo en sus ramas.
Belleza del oro liquido.
Días de recolección de la aceituna.
Días de Oro Virgen.




Cuentacuentos




Sigo el compás del reloj segundo a segundo, minuto a minuto siguiendo tus bellas historias que un día me contaste. Días de luz e imaginación, noches de sueños fantásticos, hoy aquí en este escenario, las luces me acompañan en esta divertida narración. Soy contador de cuentos fascinantes y aquí me convierto en la magia de las palabras subrayando con mis gestos y sobre todo mi corazón entregado a esta hermosa afición de los sueños.
Desde aquí puedo ver la caras expectantes de los jóvenes escuchantes, atento a sus ojos  comienzo por la divertida travesía de contar un cuento, ellos sin ningún prepucio ninguno siguen el paso de los minutos de mi reloj desde la inocencia de sus hermosos y benditos corazones.
La imaginación vuela por sus cabezas ante la luz de este teatro de los sueños convertido en un grandioso reloj que sigue el compás de los segundos que ellos marcan entre sus sueños fantásticos.
Mi voz comienza; érase una vez .
Las manos del joven pianista que me acompaña se deslizan entre las teclas buscando suavemente el compás del reloj entre las notas del solfeo.
Érase una vez que la imaginación se convirtió en un viejo reloj que nunca había dado las doce campanas, sus lagrimas eran constantes cada medianoche.
Cada cual que imagine el cuento de medianoche.

martes, 13 de marzo de 2012

Baile de la lluvia




Cabellos mojados.
Cuerpos desnudos.
Tus ojos son luz.
Son las estrellas.
Bailemos con la lluvia.
Corazones enamorados.
Baile de la lluvia.
Suena en la radio.
La música del amor.

lunes, 12 de marzo de 2012

Noches para el olvido



La música suena en la vieja radio, en la calle el frío arrecia, domingo por la noche el fin de semana esta agonizando para entrar en el olvido.
La lumbre calienta este habitáculo, mi corazón lleva las marcas de la desolación, días en el olvido, en unas horas intentare conciliar el sueño. Noches oscuras viejos recuerdos, tu sonrisa se posara ante mis pies, intentare dormir y no me dejaras. Las imágenes desfilaran por la pasarela de mi mente, tus ojos me hipnotizaran. La playa de poniente recorrerá mis senderos en busca del primer beso en una noche de locura que apareció el Diablo vestido de mujer.
La radio sigue soñando con la música melancólica en estas altas horas de madrugada, donde los náufragos del amor cuentan sus tristes historias. Cada noche te escribo un poema que la amable locutora recita ante las ondas que se pierden en la noche fría, las palabras quedan congeladas, como mi lastimado corazón.
El cajón de la melancolía esta repleto de cartas de este hombre loco de amor, que llora por ser un infeliz.
Querida no te guardo rencor, simplemente te doy las gracias por los momentos de felicidad que pase junto a ti.
Un beso en tu corazón guardes por nuestro amor.
Mereces ser feliz y no voy a ser quien te lo impida, necesito tiempo para olvidar, solo quiero que lo comprendas, no puedo evitar recordarte.
Mañana tengo cita en el psicólogo no quiero seguir sufriendo y dejarte en paz.
Nunca creía que el desamor me podrían volver fuera de mis casillas.
Mañana escribiré la carta a la radio anunciando el final del amor.
Se titulara “ Gotas de felicidad” por tu amor.

Palabras al aire



Escribo palabras al aire, me miro en el espejo y veo mi alma vagueando en la alcoba. Busco letras y encuentro confusión. El tintero de mi corazón esta seco.

domingo, 11 de marzo de 2012

Una Vela



Soplo las velas del aniversario, la luz se apago quedando a oscuras.
Encendió la lámpara de pie que presidía el salón, saco un papel del bolsillo.
“ Querido, el amor es una vela de sentimientos, soplas y se apaga”
Esto es un simple recuerdo.
Lo que un día fue amor.
Hoy es silencio.
Tú silencio.
Mi respuesta es esta que oyes.
Una vela apagada.



lunes, 5 de marzo de 2012

Un día sin ti



Un día sin ti.
Es un día sin sol.


Un día sin ti.
Es mi corazón llorando.


Un día sin ti.
Es melancolía.


Un día sin ti.
No es un día.
Es un suplicio.

domingo, 4 de marzo de 2012

Silencio



El silencio me atormenta.
Quisiera cerrar
los ojos 
y olvidarte.
Quisiera desaparecer
entre las olas
del océano.
Quisiera odiarte
y no puedo.
El silencio me atormenta.
Tu recuerdo es parte
de mi desgracia.

sábado, 3 de marzo de 2012

Resaca



Te beso en el recuerdo en las noches de olvido.
Te busco cuando susurrabas al oído palabras de amor.
Quiero tenerte en mis brazos y sentirte dentro de mi corazón.

Me duele el olvido.
Sufro de amor.
Noches de soledad.

Cada mañana te busco y no te encuentro.
Quiero decirte muchas cosas.
Sueño con bailar entre las olas.
Besar tus labios de salitre.
Dibujar tu corazón en la arena.
Tatuarme tu nombre.

Estoy triste.
Me emborrache de amor.
Me duele la cabeza.
Dolor en el corazón.
No me quedan lagrimas.

Sabes que siempre te ame.
Sabes que te quiero.
Sabes que me emborrache de amor.

Maldita resaca de amor.

viernes, 2 de marzo de 2012

Lluvia del deseo




Tus manos son dulzura
jugando en mi cuerpo.

Tus ojos son fuego.
Tus pechos son cómplices
de mi lengua.
Tus caderas son mi sueño.

El paraíso es cuando
 te encuentro y gimes
de placer.

Amor. Te quiero.
Besos en tu boca.
Noches de lujuria.
Y sigues gimiendo
de placer infinito.

Tus ojos no mienten.
Son sinceridad.
Te quiero mi vida.
No pares….
Sigue…

Lujuria y delirios.
Delirios y pasión.
Se mezclan cada noche de amor.
Lluvia del deseo.

jueves, 1 de marzo de 2012

Ven amor




Ven amor
besa mis labios.
Dame tus manos.
Mírame a los ojos.
Sueña con el amor.


Déjame que te acaricie.
Quiero rozar
tu piel.
Ámame.


Ven amor
besa mis labios.
Abrázame.
Bailemos en el
tapiz del amor.