viernes, 29 de marzo de 2013

El País que niega el pan y la sal.


La calle llora de injusticias, inocentes detrás de pancartas, políticos indignos roban las miserias de los hombres y mujeres, que piden trabajo. Mentiras en la prensa, palabras vacías en espadachines de la falsedad.
Profetas de palabras, desde el púlpito del oro, tipos trajeados, que escenifican la obra teatral del hemiciclo.
Lagrimas mojan las calles de lluvia, relojes varados, sueños rotos y decepción en sus ropajes.
Corazones desvalidos, luchan contra hombres, sin escrúpulos de toga, apoyándose de los hombres trajeados de marca y gemelos de oro en sus mangas, que ejecutan el embargo.
Cabellos blancos, toda una vida luchando, por unos ahorros, y un día les engañaron el hombre consejero del banco del barrio  y ahora nadie les hace caso.
Soledad en las calles, desesperación en sus carnes, lucha desigual, la policía pone orden con la porra, el político ordena desde el altar del poder, prepotencia en sus palabras afiladas en el cuchillo de la muerte.
No hay derechas ni izquierdas, solo hay ladrones de guante blanco, blindados de oro en sus dientes. Que nunca se juegan nada, llevan las cartas marcadas, sobre el tapete verde, de las promesas falsas.
La gente nada en un mar tenebroso, lleno turbias aguas, el viento azota la marea que nunca acaba, la barca es ahora astillas en las aguas.
Quisiera que fuera una pesadilla, encuentro la realidad en las caras,  que pueblan las calles vestidas de luto, en el caminar sin esperanza en sus ojos.
El tren marcho aquí ,estoy en la estación esperando el tren que nunca llega, el tren de los ausentes. Billetes en busca de un trabajo, que aquí en este País, niega el pan y la sal.

Esta madrugada que parece nunca acabar…… como dice la bella canción de Amaral.




sábado, 23 de marzo de 2013

Primavera



La calle vivía en la soledad matinal de un domingo matinal el sol se asomaba con cierta timidez. Silencio acompañaba el vuelo de las gaviotas.
La mirada perdida en el infinito, lejos de los prepucios, diviso el nuevo día que esta en aparente tranquilidad mientras paseo por la arena de la playa, el mar esta en calma y dentro de unas pocas horas las carreteras de acceso a este paraíso se colapsaran de coches en busca de los primeros rayos del sol en los cuerpos escondidos en los ropajes después del invierno frío y duro.
Nuevo día.
Sol en las playas.
Bikinis de estreno.
El calor asoma por el horizonte.
Es el comienzo de la primavera.

viernes, 15 de marzo de 2013

Perdón




Era una tarde soleada de primavera, paseaban por el Retiro madrileño cogidos de la mano, se aposentaron en un banco de madera tatuado de corazones, le obsequio con un pequeño regalo envuelto con papel rojo y unas letras escritas con tinta negra, con un te quiero, lo abrió con curiosidad, sorprendida ante tal regalo, un precioso anillo estaba en sus manos, se besaron y le dio las gracias, con ojos de enamorada.
Te habrá costado mucho dinero, es oro..
El miraba la cara de felicidad.
Esto vale mucho dinero. Dijo tímidamente.
Este anillo supongo que valdrá mucho dinero, te digo que no se el valor monetario, pero te puedo decir el valor sentimental.
No entiendo, no lo has comprado, entonces.

Te explico querida, este anillo de oro que posa en tu dedo era de mi abuela y una tarde antes partir hacía el otro mundo, me llamo a su casa y me dijo, tengo una cosa para ti.
Este anillo de oro es el regalo de tu abuelo del día que nos casamos, y quiero que el día que de verdad estés enamorado regales a tu prometida este anillo de amor.
Te estoy pidiendo que nos casemos, me da igual sino tenemos dinero, piso, tenemos amor y para mi es lo importante.

Esta noche veras una estrella en el firmamento más resplandeciente que el resto será la felicidad de quien te a regalado el anillo.
Este precioso metal de oro solo conoce el amor,  navegando por tempestades amorosas, miedos, noches sin dormir, noches de silencio, noches oscuras,  maldiciendo el amor en esos momentos, y cuando el mar vuelve a la calma, es fiel en el amor, porque sabe que para amar hay que perdonar, para amar hay que comprender, para amar hay que querer. Hay momentos malos en los cuales quieres tirarlo por la borda, el anillo te dice que esperes, cálmate, espera el nuevo día, porque el amor esta repletos de trampas maliciosas y muchos caen en las primeras trampas, ese amor se llama odio, los besos son insultos, la felicidad es tristeza.
El anillo es la fuerza que necesitaremos para vivir nuestro amor todos los días de sol, lluvia, nieve, seguir amándonos sin tener que ninguno bajar la cabeza y saber que el perdón es una prenda que abriga el amor.

domingo, 10 de marzo de 2013

11 DE MARZO



11 Marzo 2004, han pasado nueve años de aquel fatídico jueves, en aquella mañana de confusión,  nuestros corazones lloraban ante tal tragedia, dolor, pena, rabia, incomprensión, nadie se explicaba que estaba pasando.
No quiero olvidar las 191 personas que asesinaron y los casi 2000 heridos de la masacre.

Lagrimas en mi corazón.
Jueves gris en el cielo.
Mañana de dolor.

Familias rotas.
Preguntas sin respuestas.
Olvido de muchos.

Flores en las tumbas.
Vagos recuerdos.
Falsas promesas.

No olvido a toda la gente que aquella mañana fue asesinada.
No olvido a los que fueron heridos y muchos siguen luchando por avanzar en la vida repleta de espinas.
No olvido a sus familias que en silencio sufren.

Jamás entenderé porque alguien se empeño en quitar la vida a inocentes.





sábado, 2 de marzo de 2013

Atardedecer



Sentados en la dársena del puerto en el atardecer de colores majestuosos que el mar y el cielo nos regalan para nuestros ojos.
Estamos en silencio disfrutando del espectáculo de la puesta del sol, palabras de amor en nuestros corazones, la sencillez de una tarde es grandiosa.
Dos enamorados de edad madura saboreando el amor desde el puerto, las gaviotas realizando vuelos acrobáticos para que disfrutemos de sus corazones en el aire.
Quisiera ser poeta amada mía regalarte un poema de amor en un atardecer.
Quisiera ser cantante para cantar a viva voz el amor hacia ti.
Quisiera ser pintor ver tu cara en el lienzo del amor.