miércoles, 30 de abril de 2014

Castell de Xativa


Medina Xateba.
Fortaleza mora.
Intrigas en sus muros.

Media luna ondea.
Espadas plateadas.
Clarines en el cielo.


Mezquita mora.
Sultana en versos.
Princesa Saetabis.

Almorávides en tus entrañas.
Cid a sus pies.


Muros repletos de viejas leyendas e historias, tiempos de Reconquista en el cual Jaume I el Conqueridor en 1244 narro en " les libres dels fets" las conquistas aragonesas, llevando los estandartes al viento y al son de tambores.


lunes, 21 de abril de 2014

Lagrimas de la inocencia.



Dolor en el pecho.
Viejas guerras.
Corazón herido.

Farsantes del rastro.
Hombres de palabras.
Mentiras al viento.

Días de tristeza.
Promesas difusas
Lagrimas de la inocencia.


sábado, 19 de abril de 2014

Despierta



Despierta hombre del sur.
Camina en busca del sol.
Despierta mujer del norte.
Camina en busca del sol.

Días grises en sus vidas, noches de angustia, promesas mojadas, realidad difusa. Falsos profetas guían sus vidas, hombres de corbata de seda y gemelos de oro, mujeres de sonrisa y labios carmesí.

La calle grita, llora, agitan banderas por la libertad.
Pancartas al viento, palabras escritas con letras de esperanza.

Deja de creer en los hombres del púlpito, que viven en mansiones de oro, nadie les cree, todos los votan.
Farsantes de las palabras, dueños del poder, vividores del sudor ajeno.

Hombre del sur.
Mujer del norte.

No creas aquellos quienes piden que luches por la revolución, porque ellos fijen ser como tu, pero en realidad viven a costa de tu sangre.
No creas a los que usan tus alforjas, porque son expertos en mentir.
No creas los que sin conocerte, te regalan los oídos de promesas.
No creas quienes hablan de trabajo y nunca han ejercido, han vivido de la oratoria facilona desde sus medios comunicativos.

Despierta hombre del sur.
Camina en busca del sol.
Despierta mujer del norte.
Camina en busca del sol.


viernes, 18 de abril de 2014

Eres....



Eres....
Una luz en mi corazón sediento y solitario que navega por los océanos de la vida.

Eres...
Unos ojos repletos de amor, una dama del jardín, unos pétalos de la ilusión.

Eres...
Toda una mujer.
Corazón volcánico.
Pasión de noche.
Calma de día.

Eres....
Los besos de una enamorada.

Eres....
Eres....

Un sol amaneciendo.
Un nuevo día.
Un día de amor.

Eres....

jueves, 17 de abril de 2014

Obstáculos



Los obstáculos en el camino pueden ayudarnos a aumentar nuestra determinación y compasión. Los obstáculos nos muestran nuestras virtudes y nuestros defectos, para poder conocernos mejor y ver que dirección deseamos ir.
Thich Nhat Hanh. ( Maestro Zen Vietnamita 1926)




viernes, 11 de abril de 2014

Un pueblo de la Sierra de Mariola

 Un pueblo con los años tiene un sabor diferente. La infancia es pasado, muchas de sus casas solo son recuerdos, fueron derribadas y hoy son parte de edificios altos, en donde sus bajos están las tiendas de todo a cien, o cafeterías. En tierras desiertas o descampados como se conocían, jugábamos a emular a las estrellas futbolísticas, hoy son parques en el cual los niños recobran la libertad, cuando salen de las cárceles de los ochenta metros cuadrados. El casco viejo por sus calles estrechas lloran de soledad, sus casas están vacías y muy deterioradas, los viejos comercios solo quedan pintadas en sus paredes, de estos que se creen estrellas de la moda de los grafitis.

Quedan en la retina del recuerdo aquellos juegos infantiles por las calles, los paseos desenfrenados a toda velocidad de las bicicletas, cada vez subías una cuesta, quedabas exhausto con el peso de las misma.  Los últimos carros tirados de mulas que estaban en su ocaso, con la venida de la prosperidad y la modernidad,  las calles comenzaron a llenarse de los Seat 600, en el cual, todas las familias los domingos se subían en ellos, desaparecían en busca de las playas en verano, o del monte en primavera. Aquellos primeros televisores en blanco y negro, donde los mayores el telediario era sagrado. Que decir de las noches de verano,  los lugareños sacaban las sillas de su casa para tomar la fresca, en la cual los pequeños nos encantaba escuchar aquellas leyendas, cuentos, historias, que los ancianos nos narraban con una delicadeza muy especial, con el cigarrillo sin boquilla en la boca, en cada pausa inspiraban y expiraban el humo.
Todo es pasado, no sabemos si era mejor o peor que en la actualidad, ahora desde la distancia comprendes que fue diferente.

Calles de un viejo pueblo.
Blasones moribundos.
Rejas oxidadas.

Mulas y carros.
Campo y olvido.
Hombres de blusa negra.

Noches de verano.
Historias del cielo.
Leyendas perdidas.

El pueblo dejo de ser pueblo, hay días que parece el reflejo de una pequeña ciudad, que no quiere dejar de ser pueblo. Las calles repletas de coches aparcados en cada hueco, ruidos de motos, gente con prisa. Hay veces que todos se conocen y otras nadie conoce a nadie.
Pueblo pegado a la sierra de Mariola en sus ultimas estribaciones, cuyo olor de tomillo y pebrella cuando llueve es notable, industrial en la segunda mitad del siglo XX y ahora en el siglo XXI es difícil de conocerlo.
Pueblo que intenta navegar con la crisis que acecha en este siglo, y quiere recordarnos que los comienzos del siglo pasado en este pueblo, fueron muy duros para nuestros antepasados.

jueves, 3 de abril de 2014

Descubrir



Hay quien descubre, mayor gloria en la hierba hollada por vuestros pies y en las humildes florecillas desdeñadas por vuestra mirada, que las pudiera hallar en los jardines del rey.
Hay quienes en un hogar de suelo desnudo y rasas paredes hallan puros goces que otros en un soberbio palacio, porque en el modesto hogar moran el amor, el contento y la dulce simpatía, mientras que en el palacio tal vez aniden el egoísmo, la codicia y el sinsabor.
Orison Swett Marden. ( Escritor estadounidense 1850- 1924).