martes, 30 de junio de 2015

AMA TU CAOS

Un día por la televisión absorbes una entrevista,  hay algo que te dice que este libro va parar en tus manos, la vida te lleva por caminos diferentes, te das cuentas que es para seguir creciendo, pierdes algunas cosas, en cambio ganas otras muy diferentes, es una nueva forma de aprender a vivir, sigues encontrado la forma a la vida, sigues sumando, aunque muchas veces no lo creas, porque siempre sumamos, aunque por culpa de las calculadoras olvidemos a sumar de cabeza.
La luz se oscurece, son momentos agridulces, no malos, son cosas de la vida, las lagrimas del corazón, comienzan a secarse, encuentras un pañuelo, y poco a poco recuerdas aquel hombre de la sonrisa mágica y ganas de vivir, que la pantalla de televisión te regalo unos instantes de gratitud, tú instinto te acompaña,  pasas a formar parte de sus paginas, las manos aceleran el paso de las paginas, te tiene hipnotizado.  Tu mente esta atraída, el corazón sonríe, la vida esta ahí, en TU CAOS.

Una potente luz deja en el atril un libro, un regalo desde su bondadoso corazón. Llego a casa a las tres de la tarde, día duro como casi todos los laborales,  duermo la siesta, y las cuatro entro en el cuarto de estar, levanto la ventana, me doy cuenta que hay un libro, el libro que iba a comprar, no lo compre, porque antes decidí leer otros libros de este autor, sabía que debía leerlos, siempre hay un instinto que te guía.  El Mundo Amarillo de Albert Espinosa, era el indicador del camino, que gran libro, que decir del siguiente, Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo. Entonces sucede algo.

En el atril reposa un libro. Me sumerjo en sus hojas, me envuelvo en su mundo azul. 
Lo leo, lo devoro, me adentro impacientemente en el, quiero llegar a su fin y que nunca termine, disfruto, como un niño pequeño en la mañana de Reyes.  Es como un orgasmo, ya esta, un orgasmo de la lectura, esto es llegar a su final.
Lo vuelvo otra vez a leer como en muchos libros, lápiz en mano subrayo frases, es el vicio del menda, muchos libros están subrayados, cosas o manías de mi vida.

Una madrugada  escribí este mensaje.

Ama tu caos.
Todo es posible.

Contraseña del cerebro.
Todo tiene solución.

Busca un color.

Ama tu caos.
ANDA, RÍE, RESPIRA.

Por cierto mi color es AZUL. Como mis ojos.

Como dice este gran libro AMA TU CAOS DE ALBERT ESPINOSA. “ El caos es aquello que te hace diferente, aquello que la gente no comprende de ti y desea que cambies. Pero uno es un caos. Por ello. Cuando alguien no te entienda, dile.”

AMA MI CAOS.

Si nos has leído este  libro atrévete, descubrirás algo muy especial. TU CAOS.



PD. El libro regalo de mi Princesita lleva dentro una dedicatoria…..muy hermosa. Gracias Princesita.
Ahora mismo acabo de terminar otro libro, de quien va ser, claro esta, el libro es " Si tú me dices ven lo dejo todo....Pero dime ven " ya esta subrayado, como no iba ser menos.

Ahora mismo huérfano de lectura... 
Cual sera el próximo.








domingo, 28 de junio de 2015

La medalla de plata de Baloncesto de Munich 1972

En la final de las Olimpiadas de Múnich de los años lejanos de 1972, disputaron la final las dos potencias mundiales la antigua U.R.S.S y Estados Unidos. Oficialmente ganaron los soviéticos ( 50 a 51) en una canasta en el  último segundo.
El partido se desarrollo sin incidentes, hasta que a falta de tres segundos para el final, Doug Collins fue arrollado cuando intentaba encestar. Se sanciono con tiros libres que el americano anotó y pusieron el marcador 50 a 49 a favor de EE.UU. Inmediatamente los soviéticos sacaron, pero uno de los colegiados detuvo la jugada al ver el alboroto que había en la mesa, ( faltaba un segundo para el final). Los soviéticos reclamaban un tiempo muerto. Según las reglas FIBA de aquellos años, una vez anotado el tiro libre no se podía solicitar tiempo muerto, los soviéticos decían lo habían hecho antes.
Después del tiempo muerto los colegiados ordenaron que el reloj volviese a tres segundos y se continuase con el partido. El equipo de la U.R.S.S. puso el balón en juego, intento un pase final, lo fallo, sonó la bocina y los americanos comenzaron a celebrar la victoria. Sin embargo el reloj no se había puesto correctamente en el tiempo indicado por los colegiados. En movimiento sin precedentes, el Secretario de la  FIBA bajo del palco de autoridades hacia la mesa y ordeno que se colocase de nuevo el reloj a tres segundos y se reanudase el partido. Fue el tiempo que Alexander Belov necesitó para capturar sobre la línea de personal el balón, que había lanzado, desde la línea de saque, Iván Edeshko. Deshaciéndose de los defensores americanos, avanzo hacia canasta y anoto los dos puntos que dieron la victoria a los soviéticos.
Tras el partido EE.UU. cursó una reclamación formal y un comité de la FIBA trató el asunto. Cinco comisarios decidieron por una votación ajustada de 3 a 2 que el partido la había ganado la U.R.S.S. Curiosamente los votos a favor fueron  de Cuba, Polonia y Hungría, países comunistas de aquellos años.
El equipo EE.UU. de modo unánime, rechazo recoger las medallas de plata, que hoy en día permanecen a buen recaudo esperando que sus propietarios las recojan. Cada cierto tiempo el COI envía una carta a los integrantes de aquella selección para que recojan el galardón y ellos se niegan a hacerlo.
Kenny Davis, el capitán de aquella selección, que en su testamento prohíbe expresamente a sus herederos recoger aquella medalla bajo ningún concepto.


Escaleras

Hay escaleras para subir al cielo, otras para bajar al infierno, depende de cómo caiga la moneda, cara o la cruz.
Momentos en que el cuerpo comienza a sudar cuando las escaleras son inhumanas, las piernas de rinden ante ellas.
Una noche de sueños, unas más en la almohada del desespero, subía escaleras, no paraba de subir, cuando creía que estaba en el final, aparecían otras, más escaleras. El cuerpo empapado de sudor, salitre en los poros, la vista nublada, veía doble, o triple, quien sabe, la niebla me acompañaba en tal menester, la lluvia lleno de agua las escaleras, la corriente de tal diluvio me empujaba para abajo, intentaba cogerme a las escaleras, una riada estaba presente, recordé que no sabia nadar, quería seguir subiendo, ya no veía las escaleras,el agua se mezclaba con el barro, el final de las escaleras se lo llevo el viento huracanado, quería gritar. No me salía la voz, por fin grite, “ Auxilio, auxilio, socorro, ayúdame a salir de aquí” las escaleras no paraban de reírse de mi. Todos desde los balcones contemplaban tal espectáculo, con aplausos, vítores, el cachondeo estaba presente.  Al fondo se escuchaba un timbre, no paraba de sonar, era el timbre de mi puerta. Me levante como pude lleno de barro, maleza, llegue a la puerta y abrí, mi vecina la del tercero, si la del culo respigón y buenas tetas estaba ante mí,  me dijo con una sonrisa en los labios rojo pasión, te pasa algo. Estaba confuso y anonado ante ella, era un sueño o realidad, me volvió a preguntar," te encuentras bien". Respondí si, si, lo cual contesto, llevas un buen rato gritando. Le explique el sueño, ella entro en mi casa, se acomodo en el sofá, me abrazo como una madre a un niño, volví a quedarme dormido, con mi cabeza apoyada en sus buenas tetas.

Las escaleras te pueden llevar al cielo o al infierno.

sábado, 27 de junio de 2015

Recuerdos de una noche

El mismo guión, la misma semblanza y bastantes años a sus espaldas, caricaturas de la vida, complejos escondidos que nacen en las noches de verano. Versos en sus palabras, poesía en sus gestos, desolación en sus rostros, engaños en sus miradas. Huyen del pasado, quieren el presente y sueñan el futuro, la utopia son sueños que se evaporan entre la calima de la noche. El verano es la estación de la desnudez, luz tenue que acompaña en la vieja tertulia es el despojo de sus sombras, viejas y escondidas que renacen cada año en la noche de San Juan. La llamas de la hoguera queman sus pasados, nunca los que fueron verdad, las cenizas son de los sueños que no se atrevieron a realizar, la cobardía se refleja en sus caras en la noche mágica. 
Los almanaques pueblan sus viejas y poca cabellera, las fechas nacen con lucidez de lo que fue, no quisieron reconocer, la timidez fue su camisa y hoy sueñan con el pantalón de la deshonra, sexo en sus mentes, frustración en sus cuerpos.  Si volviera a nacer, a tener veinte años y lo que se, palabras repetidas mil y una vez, palabras monótonas en cualquier lugar donde el macho esta presente.
El vino y cerveza recorre sus cuerpos entre bocados de carne asada en las parillas, es la noche de las brujas, es la noche que salta a las tablas  el cómico de la vida frustrada, se viste de la cabeza a los pies de arlequín de las miserias, entre trago de alcohol y bocanada de humo cuenta sus hazañas de perdedor, él se ríe, ríen todos, a su derecha el patriarca del amor, que habla y no deja hablar, con sus teorías del arte conocedor de mujeres, y la izquierda ex tímido hoy convertido en hombre de poca fe, hombre fugaz.
La vida es retazos de olores, son colores que cambian de tonalidad que se niegan a ver, los momentos son espejismos que pasan desapercibidos de sus vidas, entre los fuegos de artificiales que iluminan el cielo de luces y estruendo.
La hoguera se apagado, la noche de San Juan se despide hasta el año próximo, los hombres del pasado regresan a sus casas repletos de sueños, el presente es próxima visita al urólogo, porque las próstatas piden paso a los cincuenta años.
Colorín colorado el cuento se acaba, otra noche se San Juan se pierde por el horizonte sin pena ni gloria.
Dimes y diretes, damas o señoras en sus labios lo que fueron y lo que creen que son, aquellas que añoraron y nunca cataron.
Así es la puta vida, perdón por la expresión, porque la vida es JODIDA con mayúsculas cuando no quieres ver el presente.
Como hablar es gratis y escuchar también, pues esto es lo que hay, nada más.
Botellas vacías y sueños olvidos.

domingo, 21 de junio de 2015

Lárgate


Las madrugadas el silencio acompasa cada palabra desde la luz tenue del flexo, las teclas del ordenador se pierden en los delirios, sonrisas y deseos, locuras o alucinaciones, todo se mezcla, el humano se convierte en el rastro animal, trampa mortal en las entrañas.
Las letras se evaporan en el cielo oscuro de las noches.

LÁRGATE DE UNA PUTA VEZ

Quisiera saber la verdad de tus miserias y desdichas. Entre acordes de la razón, dime quien eres, creo que no te reconozco, los reflejos de felicidad olvidada, te dejas llevar por alucinaciones, deja de soñar, háblame a los ojos.
Tú eres tú y yo soy la que espera cada tarde, mintiéndome, es el momento que te vayas, dejes de compartir colchón. Lengua de dulces palabras adornadas de viejas mentiras, vas de señor y eres un miserable abocado al fracaso del amor. Aquí tienes la maleta repleta de ropa y colonia de la otra. Mi rostro tiene arrugas, mis pechos son naturales, mi corazón esta dolido por tus puñales, eres un hombre guapo, eres un gran mal nacido, que vives del sudor ajeno y del amor comprado.

Quiero beber de la misma copa.
Saborear el dulce amor,
Embriagarme de felicidad.

Yo en el suelo.
Tú encima.
Volar en el amor.

Desnudos en el amanecer.
Cuerpos fundidos.
Música de orgasmos.

Maldita sea tu estampa.
Puñales en mi corazón.
Lárgate de una puta vez.



domingo, 14 de junio de 2015

Luces de madrugada


El silencio es dueño de las madrugadas, los sentimientos se confunden con las luces. Son momentos de debilidad, fragilidad, donde los fantasmas recorren cada alcoba. Secretos dejan de serlo, las viejas historias se magnifican y se convierten en leyendas.
Las cartas lloran en silencio, la tinta negra es olvido, las letras son huérfanas de amor. La noche se convierte en la madrugada, muchos sueños quedaran codificados, otros serán descifrados que unas horas pasaran al olvido.
La madrugada es oscura, los bailarines de salón, danzan en el parquet, dejando el miedo en sus figuras y acrobacias, las sombras se mezclan en las paredes blancas, nada es como es, todo esta elevado  en la oscuridad de las noches.
Las calles viven en la penumbra de las luces amarillentas, las sirenas exaltan la paz, hay hombres y mujeres comienzan sus jornadas laborales cuando parte de la gente duerme, mientras se dirigen a sus puestos laborales los sueños se evaporan, quedan escondidos en las esquinas de las calles.

Luces de madrugada.
Sueños difusos.
Secretos olvidados.

Luces de madrugada.
Oscuridad en la noche.
Silencios escondidos.

Luces de madrugada.
Penumbra en las calles.
Sombras en las aceras.

Luces de madrugada.
Pronto amanecerá.
Sera un nuevo día......

Dudas y miedos.
Luces de madrugada.


viernes, 12 de junio de 2015

Desolación y miseria

Magos de las palabras.
Miserables y embusteros.
Domadores de palabras.

Visionario de la mentira.
Bola de cristal.
Locuaz y mordaz.

Dioses del pedestal.
Falsas promesas.
Políticos del dogma.

Rufianes de la vida.
Sectarios en sus hábitos.
Pastores de ovejas.

Dictadores silenciosos.
Triste realidad.
Desolación y miseria.




domingo, 7 de junio de 2015

Sueños

Nunca suena el despertador, miento la alarma del móvil, los despertadores han pasado al olvido de las tiendas de los chinos, nadie les presta atención en los estantes abultados de genero. A lo que vamos, aquella mañana sonó la alarma, a las cinco de la mañana. Estaba en pleno sueño, surcando en historias inimaginables de la vida, he decir que me encanta soñar, una noche sin sueños, una noche perdida. Mecánicamente me levante, directo hacia el retrere o wc que queda más bonito, la próstata esta presente, atrás quedaron esos chorros con potencia y sonoros en el choque con el agua, lavado de cara, afeitado, pelo en tonos blanquecinos, porque él más cabron que hay es el espejo del cuarto de baño, te recuerda que los años pasan, las canas y arrugas cada mañana son más visibles. Después de la liturgia del aseo y vestido, cafetera en el fuego, como un robot se asoma uno al balcón para notar la temperatura y ojeada al cielo. La luna en su sitio, no se si es que hay nubes que la tapan o no veo bien, me acuerdo que anoche me tome una pastilla de esas del sueño, que anuncian se acabo la cuenta de borreguitos, "ostras" por eso no veo bien, y ha sonado hoy la alarma del móvil.
Intento recordar el sueño de esta noche no lo consigo, la luna se descojona de mi, por  mala memoria, la culpa la tienen las pastillas azules, la cafetera me devuelve a la vida, preparo un café con leche, croassant, y pastilla de la tensión, unos toman zumo de naranja, los cincuentones pastillas para vivir cien años más.
Escucho un ruido en la calle salgo al balcón , los sueños aparecen con toda tranquilidad y veo que la luna se ha largado, iba devolverle las risitas de ironía que tanto usa, me quedo con cara de tonto. Lo que nunca deambulan en mis sueños, que me ha tocado la lotería, es imposible, ni la primitiva ni nada de eso, porque soy muy racano para comprar, hay una teoría que dice que el dinero va a el dinero, pues como soy un bolsillos vacíos, no compro. Los visitantes se pasean por mi casa, son los sueños que toman café, y la luna esta sentada enfrente de mí, se ríe de mi, noto en su rostro que me llama ignorante, que injustos que son los sueños, nunca se cumplen, seguiré soñando cada noche, eso si, sin pastillas antiborreguitos, para tener unos sueños más claridad, no tan confusos, y algún día se cumplirán, aunque no creo en los milagros.