martes, 29 de noviembre de 2016

Vuelo libre gris

Colores en el infinito.
Rojo, amarillo, azul.
Figuras en el cielo.

Días de otoño,
Tardes de ventisca.
Palomos en la conquista.

Sueños de libertad.
Libertad con alas.
Acrobacias y delirios.

Vuelo libre gris.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Tarde de domingo

Tarde de domingo, la lluvia invade las calles otoñales, viajo hasta el infinito entre pensamientos y delirios, sin dejar de mirar el crujir del fuego en la chimenea. Al fondo la televisión de plasma difunde imágenes borrosas de un ministro sin cartera con la amante por las calles de una gran urbe.
Limpio meticulosamente mis lentes, prosigo con la lectura que se quedo huérfana el verano pasado. Los hombres perdidos en la niebla se preguntan quienes son, unos dicen odio, otros dicen ser llamados venganza, los últimos rencor, viven en una constante contradicción entre rojos y azules, todos son inocentes de sus miserias que se reflejan en quienes no piensan como ellos.
Un día deje una palabra olvidada esta era Fracaso, no quise dar media vuelta e ir por ella, decidí comprarme unos pantalones de la marca Sueños en el bazar Chino de la esquina de mi morada. Silbo cada mañana al despertar cuando el espejo me devuelve la realidad de mis años, me visto de arcoíris en el armario desordenado de mi humilde alcoba de paredes blancas.
Todos sueñan en volver a ser niños y nadie lo quiere reconocer, borrachos, poetas, abogados sin escrúpulos, demás escoria que habita por el asfalto de la ciudad, la mascara social es un peaje muy caro que hay que pagar en la vida adulta.
Tomo un paracetamol para el dolor de cabeza que me jode cada día de lluvia, igual soy adicto tal droga reconocida por farmacología en los días grises y paraguas en las calles. Sigue lloviendo en esta tarde dominical la noche esta a punto de llegar, un anuncio de la tele me recuerda que pronto llegara la Navidad, comprare y seré feliz , con cara risueña de efectos secundarios cenare en la noche de los villancicos.
Un relámpago ilumina la  estancia, rabia feroz en el aguacero que cae sobre el asfalto, la luz hace un amago de irse al garete, aguanta estoicamente los relámpagos que parece una noche artificios, he dejado delirar, para volver a la realidad maldita de los adultos, mentiras, envidia y autoestima por las cloacas de la ciudad.
Deambulo por la vida.

PD. Como se que foto poner, con el tiempo todas son hechas por mi, que no mías, una vez salen por aquí o en otras plataforma son parte del universo del libre albedrio. Pues una del libro que descansa entre mis piernas.


domingo, 27 de noviembre de 2016

GALERIAS de Antonio Machado LXXIII -LXXX

Poema de Antonio Machado
GALERIAS
LXXIII

Ante el pálido lienzo de la tarde,
la iglesia, con sus torres afiladas
y el ancho campanario, en cuyos huecos
voltean suavemente las campanas,
alta y sombría, surge.

La estrella es una lagrima
en el azul celeste.
Bajo la estrella clara,
flota, vellón disperso,
una nube de quimera de plata.









LXXX
Campo

La tarde está muriendo
como un hogar humilde se apaga.

Allá, sobre los montes
quedan algunas brasas.

Y ese árbol roto en el camino blanco
hace llorar de lastima.

¡ Dos ramas en el tronco herido, y una
hoja marchita y negra en cada rama!

¿ Lloras?....Entre los álamos de oro,
lejos, la sombra del amor te aguarda.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Me voy

 Es la hora de partir.
No me digas hacia donde.
No lo se.
Me voy.
No intentes retenerme, me voy.

El anden esta vacío.
Espero la llegada del último tren.
Me voy.
No voy en busca de nada.
Solo quiero encontrarme.
Saber quien soy.

Llega la hora de dejar ser quien soy, del actor de las mil caras en la platea del teatro de esta vida que me rodea.
No te dejo palabras de despedida, ni lagrimas, ni recuerdos, quiero cerrar una pagina de mi vida.
Esta a punto de llegar el tren.
Me voy.


Calles vacias

Deambulo por el sendero de las calles vacías en silencio mientras imagino los días otoñales.
Camino por ellas como las gotas de lluvia que lentamente desaparece entre los adoquines de simulación del medievo. Recuerdo los cuentos que un día conté en las noches oscuras caminando por los calles engalanadas y los sueños deambulaban entre la oscuridad con el esplendor de la luna llena.
Cada pensamiento es un recuerdo fugitivo, un dolor en el pecho, una angustia en mi cuerpo.
Después de tantos años vuelvo a ti, hambriento de leyendas en los baúles escondidos de las intrigas silenciadas.
Cierro los ojos y recito una poesía, en soledad encuentro los sueños perdidos.

jueves, 24 de noviembre de 2016

24 de Noviembre de 2007

Un 24 de noviembre 2007 comenzó la aventura de escribir en este blog, modesto e humilde sin ninguna pretensión, simplemente ir creciendo como persona, siendo responsable de todo lo que sucede en mi persona, sin buscar culpa en nadie, ni las circunstancias que me rodean.
Sigo buscando respuestas.
Quien soy.
De donde vengo.
A donde voy.

Seudónimo. mErL.



domingo, 20 de noviembre de 2016

Locomotora de Villalonga

Locomotora nº 2 de la línea Alcoy- Gandía. El tren " Xixarra". Es parte de la historia del ferrocarril valenciano en la ruta también llamada " Dels Anglesos" porque aquellas maquinas que revolucionaron la montaña alicantina en los últimos años del S XIX y más de la mitad de S.XX, en sus comienzos las locomotoras fueron fabricadas en Manchester por la empresa Beyer&Peacok sobre el año 1890. Las Locomotoras la nº1 Gandía, nº2  La Vilallonga,  nº3 Lorxa,  nº4 Beniarres, nº5 Gayanes, nº6  Muro, nº7 Cocentaina, nº8 Alcoy. Las llamaron como los pueblos que pasaban por el trayecto Alcoy - Gandía.
Por aquellos lejanos años la ciudad de Alcoy pese a estar en un enclave de difícil acceso en la montaña de Alicante era una de las grandes ciudades industriales de la nación y el tren con salida al mar constituía un gran avance en las mercancía para ser fuerte en la exportación.
En la plaza Al- alzraq caudillo musulmán que encabezo tres sublevaciones contra el Reino de Aragon, se encuentra la locomotora nº2 La Vilallonga, como todo mobiliario en la calle de aspecto sucio, repleto basura a su alrededor, y como no las pintadas de gente aburrida que pasa el tiempo en tales menesteres. También habrá que decir que la plaza es un descampado en medio de la ciudad, lo cual su aspecto deja bastante que desear, a veces pasan estas cosas, una plaza pavimentada con las dimensiones que posee daría mucho más juego a la ciudad de Alcoy. Aunque si no esta hecha tendrá un porque que desconozco al no ser de esta ciudad.
La foto esta retocada para darle un poco de mejor aspecto a la locomotora.

Puentes

Cuando llega la inspiración en cualquier momento del día o la noche, es cuando comienzas a cruzar el puente hacia la creación, es el instante que las ideas se funden con las sensaciones formando un presente. Cuando cruzas el puente en donde se mezclan los miedos del camino con la duda si llegaras al final, miras hacia abajo desde el centro del puente, es cuando sabes que la creación es un estado de alturas, que pronto llegaras a la otra parte del puente con algo que te satisface de ser útil hacia uno mismo.
La vida son puentes, es cruzar de un lado hacia el otro, es cambios constantes, es inspiración y creación.
Los puentes nacieron de una inspiración para convertirse en una creación.

domingo, 13 de noviembre de 2016

La Encina

La estación llora la soledad, nadie la recuerda, cuando era el destino hacia la libertad.
Tarde de  sábado, nadie por los arcenes, ni pasajeros, ni trenes por las vías, a lo lejos se escucha pasar el Ave destino la inmediatez, alejado de las vías de la anciana estación. Hace un siglo era el nudo ferroviario del Levante español, hoy simplemente es abandono y desidia.

Tarde de Otoño.
Soledad en las vías.
Pasado en las venas.

Refugio de los desesperados.
Maletas de madera y sueños.
Esperas por los andenes.

Vieja estación.
Pedanía de la Encina.
Corazón ferroviario.


Trenes carbón, trenes de vapor, por ella pasaron, en las noches de niebla y mañanas frías de las puertas de la Mancha, cambios de ajugas, silbato del jefe de la estación, militares con el petate a cuestas a punto de partir hacia el cuartel del destino, sacas de correos por el anden, en ellas cartas de amor, cartas de despedida, o simplemente cartas sin sentido.
El tren en los años sesenta era libertad, dejar atrás el pueblo para buscar mejores horizontes, bocadillos envueltos en papel periódico, salir  al nuevo mundo. Si la vieja estación hablara de tantos y tantos sueños que por sus andenes pasaron, tantas despedidas, lagrimas, tanta impaciencia cuando esperaban algún familiar y el tren llegaba con retraso, la bajada del tren y los besos, brazos, con la llegada del hijo que llegaba para pasar unos días por navidad.
Cae la tarde y con ella la llegada del ocaso del día, la vieja y solitaria estación se queda sola, en el olvido de sus gentes, las huerfanidad en las vías, sin pasajeros, ni trenes. Aunque sabe que siempre desde lejos alguien la recordara, porque en sus andenes fueron tristes despedidas y llegadas alegres.
Por ella paso el famoso Tren Botijo que iba desde Madrid hasta Alicante en aquellos primeros días del siglo XX para pasar el verano en el balneario del Postiguet, el famoso Correo nocturno, entre muchos trenes y locomotoras.


Tarde de Otoño.
Soledad en las vías.
Pasado en las venas.

Refugio de los desesperados.
Maletas de madera y sueños.
Esperas por los andenes.

Vieja estación.
Pedanía de la Encina.
Corazón ferroviario.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Ansiolitoicos

Lejos esta el olvido y quisiera que fuera cerca. Cuando intento olvidar apareces en un rincón de mi mente. Cada amanecer no puedo dejar asomarme a la ventana y mirar el horizonte con los delirios de los fármacos adictivos.

Rosa del mar.
Desdichada y vagabunda.
Deambulas por mi mente.

Naufrago en la orilla.
Velero encallado.
Recuerdos tormentosos.

Cada noche el ansiolítico fiel compañero de la mesita.

PD. En este país del primer mundo los antibioticos y antidepresivos son los medicamentos que más presentes están en las casas del Siglo XXI, algo esta fallando dentro de esta sociedad depredadora de la felicidad exterior.