lunes, 27 de septiembre de 2010

Antonio Machado



Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.

Un 22 de enero de 1939 Antonio Machado salía de Barcelona en una ambulancia que les ocultaba de la huida, a su madre enferma, Antonio, muy quebrantado; José, el hermano pintor, y su esposa, Matea Monedero. El vehiculo apenas podía avanzar en medio de la avalancha de los que escapaban de la triste España por cualquier medio sin orden y concierto.
El 28 de enero se instalaron en un pueblecito francés, Colliure, la pobreza en los españoles es tan extrema que los Machado la sufren, no tienen más lo que llevan puesto, ni ropa, ni libros, ni casi dinero, solo tenían un poco les habían dejado. La dueña de la pensión, que por su natural o por su origen es española se apiada de este grupo tan serio, tan triste, que se sientan en un rincón de la mesa del comedor, observa que no bajan todos juntos a comer, hasta que averigua que cada uno solo tiene una camisa, cuando la lava, usa la del otro para bajar al comedor vestido decorosamente, luego sube a la habitación se la devuelve para que baje a su vez., Madame Quintana entonces le proporciona algo de ropa para todos.
La madre cada vez estaba más enferma, Antonio anda con la salud muy quebrantada, solo alguna vez dio un paseo con su hermano José.
Antonio solo llego a escribir fuera de España un solo verso, que guardó garrapateado en un papel en el bolsillo del abrigo y que su hermano José encontró a su muerte.
- Estos días azules y este sol de la infancia-

El 19 de febrero se metió en la cama estuvo tres días agonizando al lado de la madre, que, en estado en coma, agonizaba también. Para ella fueron sus últimas palabras. ¡ Adiós madre, adiós madre! , pero ella no podía oírlas. El 22 de febrero de 1939, a las tres y media de la tarde murió Antonio Machado.
En el sepelio del día 23 entre los asistentes sólo hubo dos figuras de importancia: Julián Zugazagoitia, hombre de confianza de Negrín y el Jefe militar del bando republicano, el general Vicente Rojo. Zugazagoitia hablo en el entierro, Rojo calló. La mortaja, por decisión del hermano fue una sencilla sabana blanca, el ataud cubierto de una bandera española republicana. Algunos republicanos que estaban cerca de Colliure al enterarse se acercaron a despedir al poeta en un entierro de tristeza, soledad y pobreza escalofriante.
Manuel Machado hermano de Antonio en julio del 36 cuando empezó la guerra estaba en Burgos visitando a una hermana monja de su mujer Eulalia y prima de los machado. Allí vivieron durante la contienda, Manuel se entera de la muerte de su hermano por el cartero que le traía la prensa y le dijo haber visto la noticia en un periódico extranjero. A pesar de las dificultades, consiguió pasar a Francia y llegar a Colliure pocos días después del entierro, encontrándose, junto a la tumba de su hermano, la de su madre que desconocía.

- Y cuando llegue el día del último viaje
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar
Me encontraréis a bordo, ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar-


Hoy quiero rendir un pequeño homenaje a uno de los grandes poetas españoles que sus letras siguen acompañados en estos días, letras inmortales, de todos son conocidos sus poesías, ensayos, el amor a su amada fallecida. Escribir de la obra Antonio Machado esta casi todo escrito, he querido hacer este sencillo homenaje a un poeta que a la hora de su muerte fue tan triste como la de tantos españoles, aunque fuesen de diferentes ideologías, donde que decir, Antonio abrazo la republica, y Manuel se considero conservador, los dos sufrieron la pena de la desolación, tristeza y lagrimas.

Datos y fotografías extraídos del premio espejo España 1994.

sábado, 18 de septiembre de 2010

El tren


Mi vida ha dejado de existir, estoy en el anden, no se a donde voy, solo se que espero el tren. Las cartas reposan tristemente en una vulgar papelera del barrio, las fotos descansan en paz en cualquier cementerio de recuerdos. Mis cincuenta años son una mochila pesada entre mi espalda, tus veintinueve vuelan en busca de otra presa inocente, besos, promesas, noches de locura amor, alcohol y pasión, en tu mundo de silicona mental.
Estoy seguro de nunca me amaste, solo fingiste, me mentiste, falsa mujer de vestidos de imitación.
Las palabras viajan en este tren del desamor, un tren que nunca volverá a su destino.
Falsa mujer.
Triste hombre.
Mujer mentirosa.
Hombre ignorante.
Soñadora de sueños irreales.
Vagabundo en los sueños.
Tristes vidas.
Grises vidas.
Mentiras de la vida.
EL TREN DEL OLVIDO.



PD. La foto es de internet.

sábado, 11 de septiembre de 2010

El vals


Hoy quiero bailar
el vals contigo.

Mi corazón te ama,
llora en soledad
desde el olvido.

Cierro los ojos
y te imagino,
reina de mis días.

La música suena,
tu no estas.

Quiero bailar
el vals contigo

Tu me olvidaste.
Yo te amo.

Cada noche
te busco,
no te encuentro.

Reina de mis días.
Satanas en mis noches.

Quiero dormir.
No puedo.

Quiero olvidarte.
No puedo.

Reina de mis días.

PD. La foto es de internet.

martes, 7 de septiembre de 2010

Una corona


Los besos iluminan los corazones, el jardín de las rosas esta repleto de amor, el sol calienta sus historias, ellos ríen, entre copa y copa, la música suena, ellos bailan. Las noches no volverán a ser oscuras en sus vidas, las historias florecen en sus corazones, el hombre del pelo blanco y la mujer de la esquina.
Cada tarde las mismas caras en la misma barra de un bar cualquier de ciudad perdida en algún país, nadie conoce a nadie, todos saben quienes son, quizás muchas de las almas que habitan el oscuro antro tienen historias comunes, nadie quiere hablar de ellas, olvidar la pesadillas de sus noches en los viejos colchones, donde la desazón habita en la almohada, cuerpos huelen a sudor rancio, hombres y damas que esconden sus miserias, entre copa y copa fuman un par cigarros entre el olvido de la miseria.

El la miró.
Ella sonrió.

El le hablo.
Ella le contesto con voz triste.

El siguió hablando.
Ella comenzó a sonreír.
Apoyados en la barra del bar pasaron la tarde lluviosa y triste que recordaba sus vidas, cincuenta y tantos años en el olvido tenia él, ella bastantes menos, un par de cafés y unas copas de coñac calentaban sus cuerpos, la ciudad afuera se había vuelto loca entre la lluvia, claxones, todos tenían prisa, menos ellos, él seguía hablando, ella sonreía, él le escribió un poema en una servilleta de papel, ella lloro de emoción, él la beso, ella se calmo.
Cada noche ella cantaba guitarra en mano los poemas de su amado, sus corazones eran viejos cofres abiertos al amor, al ser desempolvados se convertían en pasión entre sabanas, besos, caricias, te amo, te quiero, orgasmos anidaban las noches de amor.
Todos los sábados bailaban el vals de la mariposas en el viejo y humilde salón de la casa de él, la luna sonreía al haber que sus vidas ahora era esperanza, ilusión, la vida les negó muchas cosas, en cambio el amor olvidado en ambos, despertó del letargo de sus tristes y oscuras vidas.
.
El pasado lo enterraron en aquel bar.

No comieron perdices, pero fueron felices, ella dejo ser puta, ahora era toda una bella dama, él siguió siendo el barrendero poeta de la ciudad donde la droga acampa a sus anchas en las calles del viejo barrio entre cuchillos, sangres, muertos al llegar la noche, por culpa de la mierda que reina en esta miserable ciudad.
La puta droga sigue haciendo estragos en hombres solitarios, entre aquellas callejuelas hambrientas del polvo blanco.

El es Ángel.
Ella Magdalena.
Cada mañana los besos saben a miel, la reina de la casa se mira al espejo se ve guapa.
El amor enterró a la maldita y asquerosa droga.

Una corona dejaron en el centro de la ciudad.
Recuerdo de tus seres queridos.

Esta historia es ficticia, pero puede ser verdad en alguna parte del mundo.
El amor es la medicina de la vida.

PD. La foto es de internet

domingo, 5 de septiembre de 2010

5 de Septiembre

Quiero abrazarte.
Quiero besarte.
Quiero amarte.

Besos de pasión.
Besos de amor.
Rosa del amor.

Ojos de luz.
Mujer de amor.
Dulce mujer.

Enciendo las velas.
5 de septiembre.
Sueño.

Botas de terciopelo.
Rosa del amor.
Botas de terciopelo.
Nubes de caramelo.
Rosa del amor.

Mi princesa.