martes, 16 de diciembre de 2008

El paso de los años.




La tristeza acompañaba su rostro, las arrugas marcaban la frente, melena blanca, con algún cabello negro que se revelaba a cambiar de color, sus ojos estaban enrojecidos, mirada perdida pasando desapercibida ante la multitud de gente que pasaba por delante de él. Sentando en un banco de madera de estos que están en todas las avenidas de las grandes ciudades, que parece que aunque cambies de lugar sigues encontrado ese mismo banco de madera donde los adolescentes han dibujado un corazón prometiéndose amor infinito con un spray de color rojo de duele la vista mirarlo. La guitarra hoy estaba en la funda apoyada entre el asiento y el respaldo, quieta como él, sin rostro.

Era un mal día.
Odiaba esta fecha.
No soportaba las despedidas
Su alma estaba vestida de negro
El paso de los años le entristecía
Esta mañana de cuando sé desperto se miro al espejo, no se reconoció.
No-tenia fuerzas para tocar la guitarra y cantar.
El plato de las monedas no estaba expuesto a los viandantes.

Esta noche llegara antes a la pensión y buscara las sabanas blancas para olvidar esta fecha cuanto antes. Este día gris en el cielo y en su mente.

Hoy es 31 de Diciembre, un paso menos para el final.

Odiaba el paso de los años.

domingo, 30 de noviembre de 2008

El día de la Boda.

Sentada en un balancín al lado de la lumbre que acompañaba en el frio invierno norteño, vestida de un riguroso luto negro, ausente del mundo que le rodeaba, con el ruido de fondo de la televisión miraba fijamente la foto de color sepia, le daba besos tiernos.
Pasaban los días sentada en el balancín hablaba con él, era lo poco que le queda en su vida. La foto sepia se iba consumiendo con ella dentro.

La tristeza le humedecía sus ojos de mirada turbia y borrosa.
La pena apagaba la vela que se encendió un día aquella finca cuando vendimiaban en aquellos años de hambre, miseria, donde la dureza de la vid marcaba sus caras de viento, sol, frio, lluvia y ahora después de la muerte de él, no encontraba sentido a la vida.
60 años juntos y ahora un mes de soledad que parecía un lustro de oscuridad.

Esperaba la muerte en paz.
La foto del día de la boda se iba con ella en busca de su encuentro.

domingo, 23 de noviembre de 2008

LA ALMOHADA

Sé desperto al notar humedad en su slip, las dos de la madrugada, marcaba aquel despertador digital, la luz tenue de la lamparilla daba un color amarillento al techo blanco, mientras divisaba unas tetas grandes, las pulsaciones iban recobrando su normalidad.

Ven acércate.
Abrázame con todas tus fuerzas.
Bésame.
Acaríciame.
Soy toda para ti.

No pudo resistir la tentación, se quito la americana de marca caramelo, la dejo sobre la colcha de colores del Arco de Sant Martí, se desabrocho el cuello de la camisa, se quito el nudo de la corbata de color amarillo con rallas finas azulonas, se quito los zapatos, en la habitación se instalo el olor a humanidad, mezclado de colonia de imitación que olía la camisa.

Se abalanzo sobre ella, pasando a otro mundo, alli vestida de blanco inmaculado la abrazo.
Ahora despierto, recordada las tetas, no podía creer que se había corrido abrazado a la almohada.

sábado, 22 de noviembre de 2008

LUNA LLENA



La luna llena me mira desde la atalaya, aquí enfrente de este mar, pensando en ti.
Cogidos de la mano paseando por la orilla de las promesas que nunca se cumplieron.
Hoy mis lagrimas se confunden con el agua salada que recorre mi cuerpo maltrecho.
Busco aquellos ojitos que me hipnotizaron, desde él día que te cruzaste en mi vida maldita. La melancolía me ha dejado vencer, aquí en esta playa donde nos conocimos mientras nuestros cuerpos se amaron hasta el infinito.

Sabes que te ame como nunca había amado.
Sabes que te perdí por mis rarezas.
Te cánsate de comprenderme.
Quizás de tanto dar y solo recibir gritos.
Eres feliz en tu nueva vida, rodeada de tus niños, yo solo seré un pasaje oscuro de la vida.

Hoy en esta playa cada vez que hay luna llena mi corazón se encoge, de pensar que te perdí aquí donde te conocí, soñabas con el mar, el amor eterno, la felicidad.
Mi corazón llora desde esta nuestra playa que un día el velero de mi vida naufrago en pasajes oscuros de mi mente, el luto me ha matado, pasa el tiempo cada día es más difícil remontar esta vida sin sentido.

Desnudo con mi soledad, me voy no sé dónde, con tu foto pegada en mi pecho, donde la marea decida.


PD. La foto es de internet.

domingo, 16 de noviembre de 2008

EL CELIBATO



Todos los domingos era un día muy especial desde hacia años, no concebía este día sin este ritual, al toque de campanas a las 9 de la mañana era fiel a la misa de la catedral.
Podía ir a la iglesia del barrio, pero no, siempre le encanto aquel marco gótico de belleza impresionante donde las cristaleras la hacían diferente a las otras. Le encantaba ver a los seminaristas como estaban sentados rodeando el altar donde el retablo tenia lienzos de autor desconocido. La misa presidida por el Obispo y ayudado por dos Capellanes de cabellos blancos, voces roncas, sobrepeso en sus cuerpos de redondez y maneras difusas donde al levantar la Sagrada Ostia les temblaba el pulso.

Trajeado se sentaba en los primeros bancos. Cerraba los ojos, pensaba que era él quien desde el pulpito ofrecía la palabra de Dios a todos los feligreses congregados en la eucaristía. En esos momentos imágenes recorrían los pasadizos de su conciencia dejándose llevar por la palabra de Dios.
A la salida le esperaban su esposa y los dos retoños, recorrían las calles céntricas de la ciudad hasta llegar a una chocolatería de tercera generación abarrotada todos los domingos de hombres con chándal que durante la semana huelen a traje y corbata por imposición, desayunaban chocolate con churros, era feliz con su santa y esos bichos inquietos recién limpios que en unos minutos saldrían de chocolate hasta las orejas.

Un día de nubes negras tuvo que elegir amar a Dios o amar a Claudia. Aquel 8 de diciembre tras mucha incertidumbre, dudas, miedo, el corazón se ilumino de amor, sus suaves manos tocaron por primera los pechos desnudos, recorrieron palmo a palmo la piel blanca entre sabanas, hasta que por primera vez en su vida conoció el placer con una mujer, que su belleza lo hipnotizó.
Desde ese momento no tomo nunca más el cuerpo de Cristo, fue su rebeldía contra Dios, por no poder amar a los dos a la vez.

No entendía el celibato.

viernes, 7 de noviembre de 2008

LA GRAMOLA





Hace aproximadamente 12 años de lunes a jueves como soy poco amante de la televisión y antes era amante de la radio, mi espacio de tranquilidad era oír un programa de radio en M80 que se llamaba LA GRAMOLA que dirigía Joaquín Guzmán
A las 10 de la noche una voz singular, llevaba con una agilidad aquella emisión donde disfrutábamos de la buena música que él dejaba sonar en las ondas y las peticiones de los oyentes, gran mayoría universitarios que poblaban la audiencia.
Recuerdo escuchar a un Ismael Serrano que comenzaba y otro cantautor que me lleve una gran decepción cuando llego a mis oídos que había acabado él en la tele basura de GH era Tonxu, comencé a escuchar Amaral que Joaquín como buen zaragozano insertaba su música.
Un espacio de musica que fue Premios Ondas, tanto el programa como el locutor, donde recuerdo los nombres de Alicia Bajo y Alicia Sastre compañeras que ayudaban a Joaquín dirigir la nave musical.
Un buen día la maquinaria del Grupo Prisa se carga a Joaquín sin motivos aparentes, entonces yo deje de escuchar la GRAMOLA, y además M80.
En aquel espacio donde muchos chavales iban con sus guitarras pedían una oportunidad, el poder tocar para poder demostrar sus trabajos que pocas veces tenían cabida en esas multinacionales de la industria musical.
La gente escribía cartas con frases celebres o citas textuales que durante la noche Joaquín iba comentándolas, y él iba citando algunas otras, me aficione a coleccionar frases llegue a tener un millar.
Donde todos los días y ahora, pero no todas las semanas, al menda lerenda le sonaba el despertador a las 5 de la mañana, muchas noches se quedaba relajado durmiendo con los auriculares y la mañana siguiente cuando sonaba el maldito reloj se daba cuenta que la radio estaba en marcha.

- Si la voz de la radio te enamora, no te pases nunca por la emisora.
- Todo el mundo es ignorante, salvo en distintas materias.
- El castigo es la venganza del traje civilizado.
- Hay gente que es tan pobre que solo tiene dinero.
- Cuando se trata de dinero todos son de la misma religión.
- No llego a entender con lo inteligentes que son los niños y lo tontos que son los adultos.
- El hombre persigue a la mujer hasta que ella lo caza.
- No debes contar un secreto a quien te ha contado otro.
- A preguntas embarazosas respuestas anticonceptivas.
- El amor y la tos son dos cosas que se pueden disimular.
- El que no pueda reírse de sí mismo esta perdido.

Me apetecía recordar aquellos tiempos de buena música LA GRAMOLA.


domingo, 2 de noviembre de 2008

PARIS




La mañana era fría, Paris despertaba con una finísima de capa de polvo blanco, el contraste del Sena y su orilla era hermoso, algunas parejas de enamorados paseaban prometiéndose amor.
Raquel caminaba sola, triste, melancólica, había decidido aventurase a este viaje, que tanto añora años atrás. Hoy 31 de Diciembre, en miles de hogares despedirán el año, con jolgorio, jubilo y brindaran por la felicidad del año venidero. Jaime brotaba por su cabeza, una y otra vez, su corazón lloraba de tristeza, soledad, promesas incumplidas o vete saber, si eran farsas, era inevitablemente alli delante del Sena, quizás fueron sueños que nos martirizan y nuestra conciencia no quiera olvidar. Todavía tenia grabada su voz, cuando un día supo que algo malo pasaba. Hoy ha empezado a trabajar conmigo una chica majísima. El sexto sentido de la mujer pocas veces falla. Nunca hablaba de trabajo, pero desde aquel instante era raro que no saliera alguna anécdota del trabajo, o algún comentario, su profundidad en las palabras le denotaban algo más, un día comenta que había sufrido mucho y él le estaba ayudando a superar la separación, aquella tarde supo que era el ocaso de la relación.

Una mañana de domingo tomando unas tapas en una taberna del casco antiguo, le dijo ella- estas enamorado de Sara-. Él lo negó, con la cabeza sin pronunciar el monosílabo, sus ojos le delataron, se enrojecieron le salieron unas tímidas lagrimas, se sentía cobarde, traidor, por no decir la verdad, pero de pronto pronuncio un, sí, muy suave con la mirada baja.
Raquel le dijo que sabía que tarde o temprano esto sucedería. No te preocupes seguiré siendo tu amiga, no puedo tenerte encadenado si no me quieres, si la amas vete con ella, si los dos sois felices de verdad, mejor que fingir conmigo. Prefería la sinceridad que la relación muriera con la mentira.
El silencio se instalo en los dos, de camino de vuelta el sol se había escondido dando paso a la lluvia que estaba oscureciendo el día, con ese tono grisáceo de tristeza instalado en ambos por acabar la relación de promesas bellas quedaban en un viejo baúl de una buhardilla abandonada de cualquier casa de aquellas que poblaban este barrio antiguo.

Se sentó en un banco frente al Sena, sus ojos brotaron unas lagrimas, mientras su mirada estaba fija en el agua, una mano aparecio por detrás con pañuelo, ella se giro, lo cogió se seco las lagrimas, él se sentó a su lado en silencio, pasado un par de minutos quiso explicárselo, ella con su mano le tapo la boca, le dijo- no tienes que darme ninguna explicación. Ahora estamos los dos aquí cumpliendo nuestra promesa, el 31 de Diciembre en Paris, más que promesa era nuestro sueño.

Él confundió pasión con amor, aventura con amor y capricho con amor, la juventud de Sara lo confundió, el amor es querer, comprender, llorar, reír, ante todo luchar por ser felices, aventurarse en sensaciones de plenitud, saber que la vida es como un tobogán que subes por la escalera con esfuerzo, después bajas rápidamente, volver a empezar, ante todo es como el fuego hay que mantenerlo vivo, pero en su justa medida, si tiras poco a poco la leña te da calor y si lo abandonas no le hechas leña se va apagando poco a poco.

Se levantaron pasearon por las orillas del Sena, cogidos de la mano, sus labios se buscaban, el calor que comenzaban a desprender sus corazones paliaba el frio de la mañana caminaron por aquel marco de paz y calma transportaba el agua hasta casi el mediodía que se adentraron en un restaurante octogenario del viejo Paris, tenía un toque bohemio, las paredes colgaban frescos de la ciudad que pintores anónimos habían dejado como escaparte al comensal, detrás de la barra estaba una gramola que había acompañada a la alta sociedad Parisiense en principios del siglo pasado, al fondo del local en un pequeño altillo de madera habían cuarteto de músicos con barbas blancas y pelos blancos o lo quedaba alguno de pelo, con muchos años a sus espaldas con partituras, eran tres violinistas y un violonchelo que daban un toque mágico aquel lugar, donde el silencio era parte en la comida, se degustaban platos de alta cocina francesa con música de camara al fondo.

Mientras saboreaban la comida, sus miradas hablaban siguiendo las notas que venían desde el fondo, sus ojos eran un reflejo de luz, brillo, él no podía evitar tocar su mano, la acariciaba como un padre a un bebe, comenzaba a nevar en la calle, desde detrás de los ventanales contemplaban el manto blanco comenzaba adornar los coches, los transeuntes caminaban deprisa debajo del paraguas. Cuando llegó el café lo tomaron en pequeños sorbos, pocos lugares tan pintorescos como este su olor que salía de la taza era inimaginable, era especial, como todo, comida, música, postre.

Al fondo se oían las campanas de Notre Dame, era medianoche, eran como dos adolescentes que acaban de conocer el amor, sus cuerpos estaban entrelazados, recorriendo palmo a palmo, centímetro a centímetro cada parte de ellos, besos profundos, perdiendo la noción del tiempo entre las sabanas blancas, había pasado tiempo desde la última vez, pero daba la sensación que el tiempo no se había parado entre los dos. Era de madrugada se quedaron durmiendo desnudos estaban abrazados, hasta que la luz del día les desperto, era mediodía, se miraron sonrientes se besaron.
Él cogió el mando de la TV la encendió, vio que estaban retransmitiendo el concierto de año nuevo, el hindú Zubin Mehta dirigía la Filarmónica de Viena, de repente comenzó a dirigir el Danubio Azul de Johann Strauss hijo, él se levanta de la cama le tendió la mano, ella se alzo, bailaron vals desnudos sobre la moqueta de la habitación, sus cuerpos acabaron en la cama haciendo el amor.
Era año nuevo, Raquel hizo sonar de su móvil una canción que un día descubrieron los dos en el Retiro que les encantaba. El día de año nuevo de Amaral. La sonrisa se instalo entre ambos, cuando aquel día comenzó a llover con mucha intensidad mientras estaban en la barquita en medio del lago, cuando llegaron a la orilla llevaban más agua aquel estanque, días después estaban con tremendo catarro.

Él saca un papel donde escribió una poesía que le vino a la memoria durante el trayecto del avión, en aquellos momentos se ilumino su mente recordó a Bécquer cuando estudiaba BUP.
Amor eterno.

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar:
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón,
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

Todo tiene sentido en la vida. Dijo ella.





PD. Este relato ha sido escrito por TITANIC y MERL.

sábado, 18 de octubre de 2008

BOTAS DE TERCIOPELO




Sentados en un banco del paseo que separaba el puerto de la playa. Cogidos de la mano en silencio comtemplaban el mar enfurecido en este día gris y ventoso, algunas gaviotas volaban muy bajo. Las miradas se convertían en palabras de promesas, amor, compresión, cariño.
De repente él se levanto, tiro de ella, de pie los dos, la rodeo de la cintura, ella puso las manos por detrás del cuello, la beso.
Empezaron a cantar en voz baja al oido.

Dices que tengo el cenizo
y me persiguen las tormentas,
pero no tengo la culpa
de no ver problemas venir.
Dices que tengo la cabeza
como un saco de centellas,
pero te gustan mis pies mojados.

Botas, botas de terciopelo,
nubes de caramelo,
cubren el sol de agosto.

Botas de terciopelo.
Toda la tarde lloviendo
la ciudad colapsada,
baila la danza de la lluvia conmigo

.................
Y te espero con los ojos abiertos,
para decir te quiero.

Mientras comenzo a llover, al compas del sonido del mar, y la canción que él canturreaba, bailaban ajenos a todo, sus cuerpos cada vez más mojados bañados de las olas enfurecidas que se estrellaban contra las rocas, la lluvia era cada vez más copiosa.

Al acabar el baile caminaron cogidos por el paseo, bajaron a la playa se sentaron en la arena mojada convertida en barro, dibujaron un corazón.

TE ESPERO CON LOS OJOS ABIERTOS.
PARA DECIR QUE TE QUIERO.


domingo, 5 de octubre de 2008

6 de Octubre.

Su abuelo entro en la habitación lo desperto, con cara sonriente que radiaba felicidad, pasado los nervios de la noche larga. Donde el amanecer trajo la tranquilidad de que todo había ido bien. Se vistio, lavo, desayuno un tazón de leche con dos yemas de huevos como todas las mañanas que tanto le encantaba degustar.
Era una mañana lluviosa de octubre, se puso el chubasquero y las botas de agua, antes de partir entro a la habitación de su mama, alli estaba en la cama con su recién nacido, apenas una hora. Beso a su mama, miro el bebe que estaba al lado, donde solo divisaba la cabecita.

De camino al colegio nombre del dictador, la cartera en una mano y en la otra iba cogido de su hermana que llevaba el paraguas negro. La cara de ambos era de alegría, la lluvia no cesaba, pero les daba igual. Mientras con sus botas disfrutaba pisando los charcos de agua, las nueve de la mañana hoy no se guardaba la fila en el patio se entraba directamente a la aula.
El maestro comenzó la clase, mientras miraba distraído las gotas que impregnaban los cristales, hoy estaba en otro lugar, estaba recordando su regalo. La hoja blanca inmaculada pronto se lleno de garabatos, una pelota, un recién nacido, dibujaba a su forma, el día grisáceo para la gente se convertía para él en un día mágico. Hoy el agua que tenia un significado, era la bienvenida, a este mes de otoñal que es el final para muchos y el comienzo para otros, entre esos estaba él con las botas de agua, que en el patio se divertía pisando todos los charcos, mientras el agua iba calando su chubasquero.
Él era el niño más feliz de la tierra, un día muy especial, 6 de Octubre cumplía 7 años.

La lluvia no cesaba. Las velas seguían encendidas.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Una mañana. Monique

El cielo gris amenazaba lluvia, tres mujeres octogenarias de negro riguroso pasaban por delante de ella. La foto que adornaba la lapida negra, era de los tiempos universitarios donde se conocieron. Saco del bolso los pinceles los deposito al lado de la jardinera que adornada de flores de plástico aquel mármol negro.
Quien era él para entristecer su vida, oscurecerla, él fue quien eligió ese final, pero ella no había elegido ese dolor.
Un año después no iba a derramar más lagrimas. No quería el legado de sus pinceles, al fin era las pertenencias de un cobarde.
Salió del cementerio se dirigió a la marquesina de la parada del Autobús, mientras comenzaba a llover. Cuando el Autobús salió en dirección hacia el centro de la ciudad, comenzaba el trayecto del olvido. Bajo, camino por las avenidas principales de la ciudad mientras la lluvia la empapaba.
La lluvia esta limpiando su vida.
La lluvia estaba lavando su cara.
La lluvia esta borrando aquel pasado injusto.
La lluvia era el nacimiento de un nuevo ser.

jueves, 25 de septiembre de 2008

Una mañana. Carta de despedida.

Querida Monique.
Desde hace un tiempo, tenia decidió que hoy sería el último día.
Mi vida ha estado rodeada de lujos, placeres, siempre crecí en un mundo irreal, nací como bien sabes en una familia del mundo de las finanzas, de gente poderosa, símbolo de alguna gente de la sociedad que aspira a ser como ellos.
Siempre tuve claro que mi mundo estaba en la pintura, de la cual fui un pintor vulgar, sin arte, ni traza, como me decía constantemente mi padre, era un FRACASADO en mayúsculas.
Últimamente mis lienzos habitaban la muerte en ellos, mis entrañas estaban llenas de oscuridad, dolor, tempestades, pasadizos donde se convertían en laberintos difusos.
Un día me comentaste que querías ser madre, te dije que esperásemos un par de años, te mentí, yo sabía que nunca iba ser el padre, esta losa me pesaba mucho estos últimos meses, no me dejaba tranquilo, quería decirte la verdad, pero no-tenia las agallas suficientes.
Eras mi única luz en esta vida, pero mis demonios en mi cuerpo eran más poderosos, cada vez te veía mucho más lejos, la muerte sustituye a la sangre en mis venas.
Solo te pido que lleves siempre contigo mis pinceles, lo demás deshazte de todo, no merece estar contigo.
Quiero que seas feliz con otro hombre, que sea el padre de esa criatura que tanto deseas engendrar. Un hombre que te quiera, te mime, te ame, te desee, no quiero que sea un cobarde como yo.

Antes que la droga me mate.
Me voy yo.

Jean.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Una mañana

Sus cabellos ondulados blancos y negros descansando sobre la blanca almohada, sus brazos musculosos adornados de tinta negra, la espalda morena, las piernas bajo la sabana.
Pasaba muchas noches mirándolo como dormía, era como entrometerse en sus sueños, vida inocente, cara angelical, mientras su respiración era pausada.

El viejo despertador sonó, volvió a la realidad, él no estaba alli.
Hoy hacia un año que se marcho, debajo de la almohada encontró aquel papel de despedida amarga.

Va camino del cementerio, no lleva flores, solo dolor de un corazón solitario, triste, dejado, abandonado que no encuentra respuestas.
Las lagrimas se secaron hace meses, no sabe por que esta allí, delante de aquella piedra negra de mármol.
Fue un cobarde.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Con la mirada ausente.




Sentada en el balancín, el cenicero lleno de colillas adornaba la mesa camilla. Una tarde más de domingo, con la vista perdida en aquel cuarto de paredes blancas desnudas, interrumpida por el sonido del viejo televisor. Su rostro cansado envejecido de la vida, nunca conoció el amor, solo el sexo, fue deseada, poseída, hasta que fue apartada por aquellos hombres que regaron sus oídos de falsas promesas. Sueños sin cumplir, mundo de cristal, pasarelas, fiestas, gentes sin almas, vacías, dinero corrupto.

Allí estaba sola, años y años engañada por curanderos, hechiceros, agua bendita, toda clase de pócimas, los quistes en sus ovarios eran múltiples, fueron culpables de dos abortos.

La botella casi vacía de vino barato, compañera fiel, mientras detrás de los cristales la lluvia estaba presente en ese día gris, su vida era como el otoño, triste y apagada, caminaban juntos de la mano sin mirarse el uno al otro.

Hoy era su aniversario 51 años.
Hoy nadie se acordaba de ella.
Soledad, maldita soledad.
Triste soledad.
Hoy cumplía 51 años, igual daba, a nadie le importaba.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Crear.





Una conversación con mi amigo, que es peluquero o estilista, jejeje, bueno, comentaba que solo trabajaba 8 horas, tenia que estar fresco, para ser creativo, parte de su trabajo era la innovación vanguardista no si es la palabra correcta, pero sus clientes buscaban algo diferente.

Un creador debe ser una ventana de luz y de color, la curiosidad es el motor, despertar sus pensamientos, captar algo que te atraiga. Necesitas tiempo, una mente ágil, valentía dejarte llevar por caminos que otros nunca han pisado, que optar por lo fácil de copiar aunque cambies variantes, por que el miedo les encorseta.

La gente tiene miedo escoger el camino diferente, quizás por que sé muchas veces esta solo, el creador siempre cree en él, por eso no le importa estar en el camino de la creación, donde los atrevidos gozaran, los arcaicos criticaran, entonces el creador será libre.

Me encanta la gente diferente.
Me encanta la gente que busca algo nuevo.
Me encanta la gente atrevida, solo cree en ella.
Me encanta la gente les indiferente las criticas.
Me encanta la gente no se deja llevar.
Me encanta la gente aunque duda es valiente sigue hacia delante.
Me encanta la gente que reconoce que tiene miedo, pero no se rinde.
Me encantan muchas cosas, pero me encanta la GENTE CREADORA.

No hay nada mejor que para salir de un bajón emocional un cambio radical en tu imagen es como comenzar a vivir de nuevo.

Seamos valientes, seamos creadores de nuestra vida.


CREAR ES INNOVAR.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Algunas Reflexiones de la Vida.



No discutas nunca con un tonto, porque te puede confundir con él.

Si decides montar una empresa, ten encuentra como te vaya mal, los de sonrisa fácil, los que te pasan los partes de sus compañeros, aquellos que te alaban, aunque te tires un pedo, serán los que te sacaran los ojos, te enterraran vivo, mientras los otros, los honrados recogerán los que les pertenece se largaran y cuando te cruces por la calle te saludaran, el risitas no volverá nunca más hablarte.

Si alguien le tienes que recordar quien es su madre, díselo al oido, por que la ostia te la llevaras igual, pero el otro quedara como un bárbaro y tu como un santo, todos le tildaran sé salvaje, porque total te la juegas igual, pues por lo menos quedas como un señor.

Cuando oigas a uno de estos que se vende muy bien, que lo sabe todo, es el mejor, date media vuelta lárgate, porque estarás con un fantasma.

Si cuando estés en una comida, alguien se levanta al servicio, lo demás lo ponen verde, ya sabes no te levantes, aguanta vejiga por que el próximo eres tu, y si decides levantarte es para no volver, porque la indiferencia es lo que más jode.

En las reuniones de vecinos, cuando veas al tipico que de todo protesta, no esta conforme en nada, siempre quiere tener razón, ten encuentra que ese es típico clazonazos en su casa ver oír y callar, porque no le dan bola, manda más el gato que él.

Mujeres ambulatorio de pueblo, ya puedes ir al médico de año en año, siempre ves las mismas caras, eso si con unas arrugas más, te preguntan que te pasa, porque te hacen un cuestionario, y uno hecho polvo, sin poder hablar de la faringitis y con 39 de fiebre, ya te dicen que te va recetar el médico, ya ves, para que perder las horas en un ambulatorio, si ellas saben más que los doctores, porque experiencia tienen un rato.

Dos mujeres pueden ser muy amigas, pero de toda la vida hasta que se cruza un hombre, porque pasan a ser enemigas pero para toda la vida.

Una de mi abuelo, fumador de toda la vida, pero de Celtas desemboquillados, o de tabaco puro, de los que se plantaban en macetas, después machacaban, que habilidad para enrollar el cigarrillo a lo que iba, murió de 83 años, pero siempre lo conocí con una orquesta incorporada en el pecho, pero ni medicinas, ni ostias, en ayunas se tomaba un trago de ginebra seca, decía que eso los mataba los bichos alli dentro, ostras, se callaba la orquesta hasta el día siguiente, ni antibióticos ni potras en vinagre, yo no fumo pillo cada resfriado y estoy seguro que a los 80 no llego, pero seguro.

Dale alas a tus hijos no sea que cuando te des cuenta estén volando en parapente. Hay mucho nene formal en casita, pero amigo cuando salen no los reconoce ni la madre que los parió.

Las conversaciones son peligrosas si tienen algo que ocultar. Cudadin que hay mucho piquito de oro.

Quiero ser cobarde, no quiero ser valiente. En el campo santo esta lleno de valientes, el uno de noviembre solo se acuerdan de ellos y hasta el otro año.

No hay cosa más peligrosa que toparse con un celoso, tienen problema de vista, siempre ven doble. Encima son mentirosos, pero tienen un defecto, que para ser mentiroso, has de poseer buena memoria. Y pillarles una mentira les Jode, pero que un montón.

Hay aquel que se enamora, y el pobre no le hacen ni puto caso.....Se les va la olla que da gusto, delira, de noche de día hasta en la siesta.

En esta vida hay que tener muy en cuenta que el amor no muere nunca, solo cambia de lugar, dejemos correr al amor, pero cuanto cuesta aceptar los cambios, creemos que el amor es para toda la vida, lo es, pero con diferentes personas. Deja poner obstáculos a tu corazón, él solo quiere amar, te empeñas en joderlo.

Hay aquel que no se ría de si mismo, porque esta en este mundo amargado. Si sabes reírte de ti mismo, siempre serás feliz.

domingo, 31 de agosto de 2008

Concierto de AMARAL.













Fue una tarde larga de espera, mi princesita iba a cumplir uno de sus sueños, toda el día le notaba muy nerviosa, hoy alli, actuaban ellos, tardes y noches viendo conciertos bajados de Internet, You tube, muchas horas de cd. Llamadas de teléfono desde el viaje de fin de curso, has comprado el cd, que acuérdate que sale a la venta, le contestaba tranquila mañana iré. Como hace 15 días estaba de vacaciones, me llamaba, has comprado las entradas, le contestaba, no te preocupes, las compare.

Se abrieron las puertas del viejo campo de arena de fútbol, que recordaba mis años de niñez cuando acompañaba a mi padre cuando el equipo de mi localidad visita aquel recinto, días de pasión, rivalidades, hacia 14 años que fue la última vez que pise el albero, estuvieron en el escenario Víctor y Ana Belén con su banda de músicos la misma que acompaña a Sabina. Hoy mi joven princesa corría hacia el espectacular escenario, soñaba con estar delante, llego, estuvo allí, en la primera fila, iba a ver su cantante preferida, bueno digamos a nuestra cantante preferida. O mejor dicho nuestro grupo Amaral.
Camara de fotos prepara, nervios, toques en el escenario, empezaba la actuación de los teloneros Shuarma para comenzar la noche una agradable sorpresa, nunca los había oido, poco a poco su música se apodero de mis sentidos, donde Enrique Bunbury y Juan Aguirre colaboran en este trabajo de este grupo. Pronto conectaron en el publico, lo cual dio un pequeño toque especial a la noche musical, con un final que nos deleitaron donde la gente colabora con ellos.
Llego el momento estelar de la noche, el que tanto esperábamos, ansiábamos, queríamos, alli delante para ver bien el concierto, el escenario sé cerro con el telón rojo, pronto se encendieron las luces rojas, la gente murmullaba de nerviosismo, sé abrio el telón, sonaban las acústicas a topes, alli Eva con la mascara, de pronto mi teléfono hizo una llamada. Ella esta en medio del océano, mientras el publico coreaba la canción.

Dime si sientes los mismo que yo.
Y dime si estás conmigo o contra mí.

Porque la misma confusión.
Que sientes tú, la siento yo.
Yo me limito a seguir.
La ley de mi corazón.

No podía comenzar mejor el concierto, con un publico entregado, con unos cantantes que se les notaba muchas tablas en un escenario, ella un torrente entre aquella alfombra roja, él era impresionante ver el cambio de guitarras en cada canción, su banda dando todo, como un torero, dando arte, saber estar.
Las canciones más conocidas de sus antiguos trabajos la gente las cantaba, las del nuevo los incondicionales que agolpaban las primeras filas, pero ella como un volcán en erupción sacando su voz desde muy adentro, siendo cómplice del publico que esperaba aquello.
Juan canto, Solo una Canción, fue todo espectáculo, Eva de coro y la componente que les acompaña con el violonchelo, pero solo haciendo de coro, fue mágico el sonido de la guitarra y la voz de él, fue un momento donde el publico se entrego.

Solo una canción.
Para calmar mi corazón.
Lo que yo quiero.
Lo que yo noto.

Sinceramente lo que más me agrado del concierto y para rematar Juan cantando con el megáfono, todo un músico de la cabeza a los pies, no como los triunfitos y toda esa bazofia que pulula por el mundo de la música.

Y el gran final la guinda a una noche, Sin Ti No Soy Nada. Eva remato la faena. Dios que garganta que tiene esta mujer, todo un torrente para acabar este concierto.
Fue fin de una noche, espectacular, pero me fui sin mi Rosita, ay mi Rosita.

Rosita, no te hace falta llorar.
Rosita, esa sonrisa traviesa.
Es mi Rosita.
Esa sonrisa me trae de cabeza.

Muchas se quedaron en el tintero de su amplio repertorio, pero Rosita, la mía y de mi princesa, esa es la nuestra. Bueno me quede con las ganas de oír, Tardes, No se que hacer con mi vida, Salir corriendo, otras que sabía que no las iban a cantar, Botas de terciopelo, Día de Año Nuevo, No sabe a donde va.

Pero como avanza mi vida TODO TIENE SENTIDO...Rosita, Kamikaze y el Día de Año Nuevo.....Espero que siga teniendo este sentido, por el cual soñamos, luchamos y que el tiempo dirá, pero estamos dispuestos a disfrutar.


Dime si sientes los mismo que yo.
Y dime si estás conmigo o contra mí.

Porque la misma confusión.
Que sientes tú, la siento yo.
Yo me limito a seguir.
La ley de mi corazón.

Nuestra canción. Es algo más. Es la ley de mi corazón y me limito a seguir.


PD. Las fotos es del concierto que vimos, la hizo como no mi Princesita.

jueves, 28 de agosto de 2008

EL PALACETE DE COLIN




Las campanas del viejo reloj de la ermita dieron tres golpes, una tarde del mes de julio muy calurosa, dos chicos que estaban sentados bajo uno de los pinos de daban vida aquel entrañable lugar, donde sólo sé oia el canto de las chicharras, se acordó que según su madre que en este momento estaba naciendo, eran las tres, era su cumpleaños, mientras Carlos estaba mirando enfrente el palacete de finales del siglo XIX que estaba a escasos metros, donde un muro hacia de separación entre los jardines.
Hace años que nadie habita esta mansión me dijo mi abuela—dijo Carlos.

Se levantaron merodearon por las afueras de los muros, la puerta de hierro principal estaba cerrada con un candado oxidado, en la parte oeste del muro, siguieron explorando por debajo de aquellas paredes hasta que llegó a la parte este donde una puerta pequeña de madera podrida entre abierta, entraron en aquel jardín, lleno de maleza, alguna lagartija cruzándose por sus pies y unos manzanos casi secos.
Miraban el exterior, una casa muy grande de tres plantas de muchas ventanas y tres puertas hierro macizo en cada lado de la casa, con un escudo heráldico diferente, en la parte central tres amplios balcones que miraban al sur, la última planta cinco ventanas. En sus tiempos parecía ser una casa de gente pudiente o terratenientes.

Andrés nota que la puerta central estaba abierta, con el hombro empujo al notar que estaba encasillada, se abrió.
Hubo momentos de dudas de entrar el nerviosismo, se adentraron.
Carlos entra primero, dio dos pasos y diviso algunos ruidos de ratones, salió al jardín y busco un par palos y volvió a entrar, Andrés detrás expectante.
Notaron mucho polvo y deterioro, vieron al fondo una escalera grande donde los pasamanos parecían ser de cobre y avanzaron lentamente mientras sus cuerpos en tensión, miraban con los ojos muy abiertos, atentos a cualquier ruido, subieron despacio, muy concentrados en silencio, la planta superior con el suelo de madera, caminaban lentamente el crujido sé sus pisadas, de tablas resquebrajadas, al fondo del pasillo oscuro divisaron una puerta de cristal donde un resplandor de luz del día, daba claridad en el final del corredizo, abrieron la puerta sin ninguna dificultad.
Una enorme biblioteca llena de libros en todas las estanterías, donde no había nada de polvo ni suciedad. En el centro estaba una mesa grande ovalada de estilo isabelina, un candelabro impresionante de bronce en el mismo centro, a los lados dos jarrones de flores, rodeada de sillas, en el ventanal estaba un sillón del mismo estilo con tapizado de ocre, el suelo era de moqueta, limpia y en el único hueco de la pared, un fresco impresionante de la batalla de la Independencia, a los lados sendas fotos perfectas en blanco y negro de una dama de mediana edad y hombre de aspecto algo mas mayor, casi calvo con lentes redondas tenia el aspecto del dueño del palacete, mas bien bajo y regordete muy bien vestido.
Sus ojos hechizados mirando todo aquello con curiosidad infinita, y vieron al unísono que un libro que estaba en un rincón del ultimo estante que resplandecía sus tapas como iluminadas, se acercaron en silencio.
Carlos subió encima de una pequeña escalera de tres peldaños que estaba en un lado y cogió aquel libro de tapas rojas y letras doradas se sentaron los dos en el sillón ocre, estaban apretados, pero no notaban calor, miedo, intriga del lugar, incertidumbre.

Lo abrieron por la primera pagina un dibujo a carbón y lápiz de una niña
En una isla paradisíaca del caribe en las plantaciones azucareras vivía una familia pobre, las tierras pertenecían a un gentilhombre de la casa real española, cada vez la explotación daba menos rendimiento, pero la guerra deja sin tierras a esta pobre gente, pasaron a poder de una nación, la pobreza la miseria sobrevino a esta gente más de lo que habían padecido.
Una noche fría oscura de invierno, cayendo gotas de agua nieve llamaron a la puerta, una doncella abrió la puerta, se encontró con una niña de seis años de color moreno y pelo rizado negro tapada con una manta y un saquito con ropa, pidió por favor que la dejaran entrar con un acento dulce en su habla, avisaron a la señora, que pronto se persono en la entrada, he hizo pasar aquella chiquilla, todos los sirvientes expectantes ante tal acontecimiento, en la cocina le prepararon un vaso de leche caliente, pues estaba casi congelada aquella pobre criatura.
El señor estaba de viaje llegaba al día siguiente, cuando se persono fue informado, de tal suceso, él y la señora entraron la biblioteca estuvieron los dos más de tres horas, a la salida el señor mando disponer un cuarto en la zona de servicio, y que la niña fuese enseñada como empleada de hogar.
La niña no sabia leer, todas las tardes la señora de la casa le obligaba a rezar y mando que se le enseñara a leer y escribir.
Aquella venida de esa niña fue una expectación en aquella localidad, los mentideros estaban a flor de piel, dichos, diretes se sucedían pero siempre a las espaldas de los señores.
La niña fue creciendo, la señora de la casa la trataba con una crueldad llamándole la atención delante de todos, vejándola, siempre mandándole trabajos muy pesados.
En cambio él, siempre la trataba con una amabilidad exquisita muchas tardes se encerraban los dos en la biblioteca y ayudaba al señor a ordenar los libros, era la encargada de limpiar aquella estancia, no podía entrar a esa habitación ningún sirviente salvo ella, esto a la señora le enfurecía, eran ordenes del señor, ni sus hijos podían acceder sin su permiso, cuando estaban los dos estaba totalmente prohibido.
Pero una noche de repente un infarto le sobrevino al señor y cuando llega el viejo medico ya era cadáver, la fortuna pasa a manos de la señora.

La primera orden fue mandar encerrar en un cuarto oscuro donde no tenían ventanas a la sirvienta de color, solo se le daría una vez al día comida. Nadie podía hablar con ella, la tristeza invadió aquella chiquilla de siete años, sólo hacia unos años que llega aquella mansión.


De repente mientras estaban leyendo aquellos manuscritos de aquel libro, se abrió la puerta aparecio una bella chica igual como la descrita en libro pero con unos años más, era de unos veinte y pocos años, muy hermosa, alta, fina, pero con ropas muy antiguas, se quedaron petrificados como dos estatuas sentadas en un sillón leyendo el mismo libro.
Se acerco con una sonrisa blanca en sus dientes, caminaba lentamente, cogió una silla se puso enfrente de ellos, mirando hacia el ventanal, estuvo unos instantes en silencio.

Seguir leyendo la historia, no os molesto, dijo la chica con su dulce habla.
Cuanto tiempo que no recibo una visita de gente tan encantadora.
Os cuento, algo de este libro que esta en vuestras finas manos llenas de vitalidad.

Mis papas trabajaban en un país muy lejano donde siempre hace calor. En aquellas tierras eran del señor de esta casa, pero hubo una guerra por mi país entre España y Estados Unidos, al ser derrotados perdió todas sus tierras y me trajo con él, al llegar Alicante después de un mes travesía, me mando hacia Colin con unos drogueros me trajeron hasta la puerta, él hizo noche en Alicante, tenia que resolver algunos asuntos.
Cuando llego al día siguiente su esposa esa que veis en la foto le hizo pasar a esta sala, le pidió explicaciones de mi venida, a lo que el señor fue tajante eran ordenes suyas y en esta casa nadie las rebatía.
Entonces empezó mi calvario, cuando el se ausentaba que era muy a menudo debido a temas de tierras que poseían en otros lados y países cercanos al mío, la señora me trataba con mucha dureza, descalificaciones, me imponía castigos duros, alguna vez con azotes, pero era entrar él por la puerta del huerto era amabilidad hacia mí, tenia dos caras, en cambio él siempre me trataba con mucho afecto, cariño, ternura, lo cual ante los otros sirvientes les daba mucha envidia y me cogieron mucha odio, intentaban hacerme la vida imposible muchas veces conchabados con la Dama de la Casa.
Recuerdo con mucha alegría una noche de Reyes, no sabía exacto que era aquello, me regalo una muñeca de porcelana para mi habitación, fue uno de los días más felices de mi vida, recuerdo que me la dio en esta sala, me mando llamar, me entrego una caja de madera, cuando lo abrí, no sabía que significado tenia aquello, muy pacientemente me lo explico, la puse encima de una repisa que tenia mi cama y la llame María como mi querida y linda mama. Bueno fue el señor quien me recomendó el nombre, pero a mí me encanto, todas las noches hablamos las dos, me empezaron a llamar loca entre los sirvientes porque me oían hablar, me daba igual, estaba muy contenta de poder hablar con mi mama.
Otro día llego me regalo un sombrero con un lazo y un paraguas para llevarlo en verano, no entendía muy bien, aquí no hacia tanta calor como allá, pero me dijo que las señoras elegantes lo usaban, me sentía como una reina, pero notaba como la mirada de la señora era muy dura cada vez que me veía con el sombrero y el paraguas. Muchas tardes salíamos a pasear el señor y yo, por el camino que va hacia la fuente que hay en el pinar que veis por la ventana, aquel en cuya fuente hay una cruz, me contaba cosas de mi tierra como era, hablamos mucho de mi mama, nos sentábamos los dos en el escalón que hay en la bajada a la fuente pasábamos horas y horas hablando siempre muy despacito, me contaba secretos.
Me hablaba de leyendas de mi tierra y me contaba algunas de aquí, aprendí mucho del énfasis que ponía en cada palabra, en cada tono, en los gestos de la para el interpretar, como movía las manos, sus ojos dibujaban las palabras, sus guiños de complicidad, pero hubo una cosa que aprendí fue que me enseño a ser observadora, siempre muy atento al sonido del aire, al paso de las nubes, a cualquier planta que nos cruzábamos por el camino, recuerdo que cuando veníamos para acá, un día de bonanza del mar, estabamos apoyados en la baranda del barco, me dijo mira veras que bonito es ver el infinito del mar, pasemos dos horas sin hablar solo mirando aquella maravilla de océano, donde era difícil ver el horizonte la vista se perdía entre la raya azulona y verdosa con una neblina al fondo, lo miraba con expectación sus ojos ni parpadeaban al mirar aquel horizonte, la brisa era más bien fresca, notaba como el sol cada vez parecía estar mas cerca, era una niña alli en aquel instante aprendí a mirar al infinito en silencio, empecé a encontrar preguntas y respuestas con mucha claridad, sabía porque iban en aquel barco lleno de gente de esta patria muchos lo habían perdido todo, otros algunas propiedades pero tenían en otras tierras como era el caso del señor.

Una noche oí mucho estruendo la señora chillaba, gritaba pedía auxilio, los sirvientes acudieron a la alcoba y el señor estaba en el suelo, uno de los criados salió corriendo a llamar al médico.

Al poco tiempo la casa se llena de gente, todos de negro, mujeres alrededor del ataúd rezando y consolando la señora.
Por la tarde llegaron sus hijos pues estaban en Valencia estudiando, tras ocho horas de viaje en carreta llegaban cansados y apenados, por aquí fue pasando todo el pueblo y alguna gente pudiente y terratenientes de las localidades vecinas, lloraban la perdida o fingían, rezos y más rezos.

Pasado unos dias de aquellos días después del entierro, se presento el escribano de Alicante se reunió con la señora en esta sala, a los cinco minutos la señora chillaba con unos insultos muy fuertes hacia el difunto, era el testamento, no estaba como ella quería o creía, salió de esta cámara guardo las apariencias, pero todos lo estábamos oido chillar, algo iba suceder.
Al día siguiente fui encerrada en un cuarto oscuro para el resto de la vida, este palacete decía aquel testamento que cuando todos sus descendientes fallecieran es decir sus hijos y esposa pasaría a ser de mi propiedad. Ella quería que muriera de pena y olvido, tristeza, tenerme encerrada era para me volviera loca y que fuera ella la dueña del palacete.

Pasaron los años seguí encerrada en un cuarto que hay debajo de la escalera que baja a las antiguas cuadras, pero alli descubrí que había un pasadizo que salía al exterior justamente a la salida de una cueva que hay en la montaña esta de ahí detrás. Nadie lo conocía, solo estaba a la hora de la comida en la puerta, después me iba recorrer las dependencias secretas de cueva.
Una noche descubrí una sala donde había un mago, sentado en un sillón igual como este, me llamo, me acerque, me pregunto quien era, se lo explique, tenia al fuego unas hierbas, que desprendían un olor muy exquisito, me las dio a probar, las bebí, sabéis para que eran aquellas pócimas, para vivir siempre, sin ser viejo, pero claro me explico que si salía al exterior el hechizo de aquellas hierbas se perdía, ya veis por eso estoy así.

Esta mansión aquí donde están la limpio todos los días, me siento en el sillón y leo libros de mi papa, que muchas noches aparece a contarme historias de mi mama.
Como no puedo salir a la calle, la gente cree que aquí no vive nadie, que esta todo en ruinas, están equivocados.

La señora siempre fue muy cruel, nunca amo al señor, se caso porque su familia eran terratenientes que su padre fue un alcohólico perdió muchas propiedades y rentas, entonces como conocía al señor lo encandilo, fue por seguir siendo rica.
Ella conocía que tenia un amante en tierras lejanas, mucho antes de casarse con ella, esa era mi mama, yo nací del amor de los dos, fui buscada, entonces cuando la guerra, me trajo para sus tierras españolas.

Sigo bebiendo mis pócimas, visito al mago que esta al final del pasadizo, hablamos los tres, hoy es un día alegre por tener a unos visitantes en mi palacete.
Pero ahora tenéis que guardar el secreto, aquí no hay nadie, sé que la leyenda dice que vive un alma que sale entre las noches para ahuyentar los muertos, pero no es verdad, un día entraron unos señores y les asustes por que eran malos, querían destruir la mansión para construir esos feos edificios de hormigón que habitan en este pueblo.

Cada uno que entre los espantare, me vestiré de fantasma, saldré con mis crujidos les asustare encima tengo unas águilas del mago amaestradas que las suelto, ellas me ayudan a espantarlos, si es de noche los murciélagos de mi amigo también, ellos se encargan de echar a todos los malos.

Vosotros sois dos buenos chavales os he dejado entrar, para que leáis los libros que quieran, me hagan la visita.

Bueno le dejo, me voy para mi pasadizo secreto, les espero otro día para poder platicar un buen rato.
Os recuerdo que esto es un secreto entre ambos, vos nunca habéis estado en este mundo tan maravilloso, que os iré enseñando poco a poco, pero más adelante.

El pasadizo esta llena de sorpresas, pero tiempo al tiempo, de momento seguir disfrutando de estos libros, que vos miran con amor, sabiduría, en ellos esta la esencia de la vida, el amor, sobre todo la bondad, que es lo que se carece ahí afuera.

Desapareció lentamente, era muy tarde estaba anocheciendo salieron a la calle sin ser vistos, mientras caminaban en silencio anonadados, donde volverían a pasar sus tardes de verano, hoy era el mejor regalo de cumpleaños, donde nadie se acordó que era su día.

Era un lugar mágico, diferente, donde la vida era diferente, alli con su secreto a cuestas todas las tardes a las tres puntualmente iban al palacete, los tres toques de campana del reloj anunciaban que era la hora de la entrada, alli en aquel salón majestuoso se sentaban alli pasaban las tardes, hasta que una tarde los invito al pasadizo, nunca vieron semejante mundo, lleno de estancias, donde podían navegar por un lago, pasear por un bosque, donde nunca era de noche, alli era todo como un sueño. Una de las cuevas estaba repletada de animales adiestrados de todas las especies, era fascinante ver ese colorido de fauna. Aquellas salas eran como el paraiso, que ellos visitaban cada tarde, cada día era una sorpresa más agradable. Era un mundo inimaginable en el exterior, era como un sueño, todo lo que sus ojos percibían.

Cada vez que algún humano entraba al palacete los fantasmas aparecían, todos huían, en Colin nadie osaba a entrar al Palacete malvado, donde incredulidad era creciente, pues la leyenda decía que el fantasma era la hija del señor, que tuvo con una amante, era verdad.....
Era ella, pero no era fantasma, se cubría en una sabana blanca y sus águilas entonces nadie se atrevía entrar, y poder vivir en su mansión.

LA LEYENDA CUENTA QUE ES EL PALACTE DE LOS FANTASMAS.

Nunca más en COLIN nadie entro aquellas estancias.

Palacete donde el fantasma era dueña y señora.

PD. Esta modesta e imaginativa historia fue escrita la tarde de nochebuena y la mañana de navidad del 2007.

viernes, 22 de agosto de 2008

GENTUZA




Pocas veces me equivoco, pero hay personas que sus comportamientos me dan referencia como son, esta gente que nunca dará una opinión que pueda llevar a enfrentamiento, porque antes de defender o mejor dicho debatir su postura, callan y miran hacia otro lado, pero son gente que les gusta halagar con la palabra, con el chiste oportuno, saben que palabras han de utilizar siempre para quedar bien en todo lo que le rodea, a pesar de muchas veces se mantienen callados, es gente que antes de conocerte dan la mano, son los políticamente correctos, son los risueños, sinceramente en su mundo son los trepas de la vida.

Si eres simpático de pasta de dientes tienes mucho que ganar, si eres serio, pasas de halagos gratuitos a ciertas personas te tachan de antipático.

Si eres de los que se rebelan ante lo crees que es injusto, aunque vayas a contracorriente quedas ante todos los políticamente correcto como mentiroso.

Hay mucho peloteo gratuito, solo por que hay gente lo ha vivido en sus padres, unos auténticos arrastrados, es la herencia de su genética, vivimos en el mundo del peloteo.

Yo de mayor quiero ser un pelota.
Si eres un pelota encontraras la felicidad.
Ser pelota se nace y sino te haces.
Me encantan los pelotas van sonriendo por la vida, bueno casi siempre cuando ven al Jefe.
El pelota solo trabaja delante del Jefe, mentira de boca es el que más trabaja.
El pelota tiene una lengua ágil, y un culo perforado, son ágiles en el fondo.
El pelota es agradable, simpático, chistoso, lo que verdaderamente es un gran.............cada uno que le ponga el adjetivo que quiera, el mío es dos palabras.

sábado, 16 de agosto de 2008

Hablar por hablar.

La noche era negra, oscura, contradictoria, el insomnio se había convertido aliado de batallas, la ansiedad le desgastaba, las horas eran como los últimos kilómetros de un maratoniano que nunca ve la meta, el sufrimiento era una angustia inexplicable, la almohada se convirtió en paño de lagrimas, tormentas en sus caminos perdidos, donde los fantasmas salían del castillo desde cualquier rincón de su conciencia.

Cansado de no dormir, encendió la luz y busco en el dial una música que le relajara, encontró de pasada una voz, con una profundidad en unos segundos se dio cuenta que no estaba solo.
La voz de Mara Torres en espacio radiofónico de la SER, con sus oyentes se convirtió en el fiel amigo nocturno, oyendo aquellas personas desesperadas con sus voces de angustia, miedo, o solo soledad en sus espaldas que al llegar la noche les era insoportable.

Noche tras noche se quedaba durmiendo las voces profundas que inundaban las ondas mágicas de la noche. Fueron pasando las noches hasta que venció el insomnio con la ayuda de medico y medicación.

Una tarde de primavera dos años después hojeando las estanterías de libros de un centro comercial un libro le hizo un pequeño guiño, se fijo, de pronto se conocieron, eran amigos, el maravilloso libro sonriente era HABLAR POR HABLAR historias de madrugada, de Mara Torres, cogió el libro en sus manos y paso a su poder, nada más llegar a casa se instalo en su sillón preferido en dos horas el libro lo termino, ceno, después lo volvió a leer, era como una conversación en un café, respetando los silencios, las palabras que fluían entre ambos. Las letras impregnadas en el libro dibujaban figuras geométricas, respuestas encontradas, preguntas que antaño parecerían importantes, ahora diluidas le hacían sonreír, miedos que se habían vuelto inexistentes, pero en su momento llenaron su mochila de preocupación, e inquietud, alli sentado bajo la lámpara del salón meditaba en silencio, desde el presente miraba el pasado como una lección de la vida.


jueves, 14 de agosto de 2008

Cosas de la vida


Cosas de la vida.

¿Que es un hijo?.
Para unos parte de tú esencia.
Para otros un estorbo.

¿Que es el amor?.
Para unos un sentimiento.
Para otros joder.

¿Que es el trabajo?.
Para unos una afirmación.
Para otros una esclavitud.

¿Que es un abuelo?.
Para unos es su padre.
Para otros es la herencia.

¿Que es un sueño?.
Para unos una ilusión.
Para otros una perdida de tiempo.

¿Que es la noche?.
Para unos descanso.
Para otros un modo de vida

¿Que es la religión?.
Para unos una creencia
Para otros una farsa.

Que es la primera comunión.
Para unos recibir a Dios.
Para otros un negocio.

¿Que es un amanecer?.
Para unos una belleza inexplicable.
Para otros es un fastidio.

¿Que es el futbol?.
Para unos una pasión.
Para otros 22 tontos detrás de una pelota.

¿Que es una puta?.
Para unos una pobre chica.
Para otros una viciosa.

¿Que es el vino?.
Para unos un placer.
Para otros una perdición.

En fin la vida, cada cual escoge el color que le gusta,
Hay muchas todas tonalidades, para no aburrirse.
¿Tu entiendes la vida?.

PD. El cuadro es del pintor Colivenc Eusebio Sempere, titulado Primavera.

lunes, 4 de agosto de 2008

Era un nuevo día.




Eran las 7 de la tarde se levanto de la siesta, el cosquilleo se trasladaba a su estomago, la ducha la despejo, se enrollo la toalla como un turbante se dirigió hacia el armario abrio la puerta, ahora empezaba las dudas, que ropa ponerse, costaba distinguir pues estaba hasta los topes, pero ella muchas veces lo veía vacío, que dilema, la cama se fue amontonado de trajes, pantalones, blusa, decidió que iría de sport, cómoda, se seco la melena lisa adornada de mechas doradas en su pelo castaño, se pinto con toques suaves, preparo la camara de fotos en el bolso, la cartera, móvil, tabaco, las llaves, mientras se dirigía para acceder la autoría, la radio sonaba un bolero, su mente se instalada en la melodía, conducía autómata, quedaba una hora para llegar, las imágenes aparecían como en una sala de cine, nítidas sonoras, de vez cuando se distaría algún claxon la volvían en sí.

Dejo el coche casi un kilómetro de la plaza de toros, la gente iba a pie hacia el recinto, como se aproximaba el gentío era impresionante, colas en las puertas, se instalo de pie en albero, comenzaban la cuenta atrás, la gente silbaba, se pagaron las luces, un murmullo entre el publico de repente las luces y la música de repente hizo un subidon impresionante, la adrenalina recorrió su cuerpo, alli estaba su cantante, el amor platónico, el grupo preferido de ambos, saco la camara de fotos he hizo algunas fotos, se dejaba llevar por la música su cuerpo se movía su mente estaba en el cielo, cantaban juntos, cogidos de la mano, en el escenario comenzó a sonar la canción favorita de los dos, sus lagrimas se le empañaron los ojos miraba el cielo, le decía lo oyes, cariño, intento cantar pero la voz no salía, desde lo más alto una voz sonaba en su mente no llores, desde aquí estoy contigo, María disfruta como estoy disfrutando, tranquilízate estoy bailando, sintiendo los acordes, ella lloraba, José te querré siempre, te llevo dentro, intento seguir el concierto no pudo, le pesaba el corazón, pensó en abandonar pero aquella voz le paro, estoy aquí arriba disfrutemos los dos, si te sales, yo me quedare triste, se quedo, poco a poco comenzó a disfrutar del concierto, recordaba en imágenes como pasaban horas y horas oyendo dvd de este grupo en coche para acabar haciendo el amor en aquel habitáculo tan pequeño e incomodo.

Ya de vuelta a casa recordaba como aquella maldita llamada una tarde cuando un amigo común con la voz entre cortada le decía, José no esta, el guardarail le quito la vida, la moto patino por culpa de la gravilla del asfalto y unas gotas de aceite que estaban en la carretera y aquellos trozos de hierro le dejaron huérfana de amor, luz, mucha pena, recordaba aquel fatídico sábado que ojala nunca hubiera existido, aquel día muchas luces se pagaron, su corazón dejo de brillar, desde aquel día odiaba los tanatorios, los entierros les tenia pánico, cuanto dolor le traía aquello, llevaba dos años luchando por salir, pero ver una simple moto de carretera le llevaba a la mente, su novio, todos le parecían él, tanto que disfrutaba de la moto, ella siempre supo que los sábados por la tarde eran para su afición salir a rodar con la peña motera del barrio.

Hoy era el concierto que tanto soñaron los dos, estar juntos, abrazarse, sentir sus brazos fuertes como la rodeaban por la espalda le daba un beso por detrás del cuello, que le susurrara las canciones al oido, como tantas veces. Aquellas letras que conocían con sus puntos y comas, la melodía, sus acordes de guitarra con el sonido del teclado, los redobles de la batería.

Al llegar a casa era tarde se tumbo en la cama, respiro hondo intentaba tranquilizarse de tantas emociones vividas en un par de horas, noto que su corazón comenzaba a brillar, que su luz se encendía, que su chico le decía María la vida sigue ahí a fuera, seguro que encontraras un chico estupendo, sabes que siempre estarás en mi corazón,

José siempre estarás en mi corazón, no sé si mi vida volverá a compartir este corazón que es tuyo tambien, pero te juro que siempre te llevare dentro. Sé feliz allá donde estés, no se si es el cielo, si existe o no, pero noto tu risa contagiosa en mi alma y eso hoy me hace mirar con otros ojos la vida.

Apago la luz se durmió en un sueño profundo. Mientras los acordes de su canción favorita sonaban, él le susurraba al oido TE QUIERO.

miércoles, 23 de julio de 2008

Su Isla.


Amaneció envuelta en la sabana blanca su cuerpo desnudo temblaba el sudor de su cuerpo olía salitre, la claridad penetraba por la ventana abierta de par en par, a lo lejos los ladridos de algunos perros era el sonido matinal. Sus ojos se quedaron entre mezclados con el blanco inmaculado del techo,

Era pasado, o era realidad, volvían a su mente aquellas imágenes que la visitaron, oscuras, confusas, entremezcladas, mientras notaba su corazón palpitaba pausadamente, las lagrimas recorrían sus mejillas, cansancio en sus entrañas, no era tan fuerte como solía mostrar, era muy débil, la coraza pesaba, tenia miedo a desprenderse de armadura de metal. Se levanto camino desnuda hasta el cuarto de baño, se miro al espejo, su cara desprendía cansancio, su cuerpo ya no era el de aquella joven, la cual soñaron muchos en poseerla, el espejo devolvía defectos, su pelo asomaba alguna discreta cana, sus pechos rozados estaban abandonados, las piernas empezaban a avistarla las varices,

La ducha de agua fria le abrio los ojos, sé vistio con una blusa blanca y chanclas salio en busca de la arena fina que poblaba la playa de poniente, el sol comenzaba a dislumbrar por el este, sus colores se entremezclaban en la mar calma.

Mientras caminaba por la orilla el agua se confundía con sus chanclas el sonido del agua y sus pisadas le abstrajeron de la vida, quien era esta chica, porque había llegado a este lugar, que hacía allí, no-tenia sentido, muchas preguntas, pocas respuestas.

Su gente, familia, amigos no le entendían que hacia en esta isla, lejos de su ciudad de la meseta castellana, se fue porque creía haber encontrado el amor que siempre añoro, se tropezó en falsas promesas, mentiras, engaños y sobretodo mucho egoísmo, ella era para él una pieza de museo, un trofeo que enseñaba a sus amigos, conocidos, con aquella facilidad de palabra jugaba con los sentimientos de la gente, era feliz cuando sentía que lo odiaban porque siempre estaba rodeado de bellas chicas, él creyó que ella era como las otras, se equivoco, el jugo con el chantaje emocional, que tanto la destruyo, hoy hace tres años que estallo aquella bomba, se hizo fuerte le humillo delante de sus queridos amigos o sus amigos estantarde, le pago con la misma moneda, comenzó a odiar su cuerpo, se sentía sucia, pero quería pagar en la misma moneda, pero nunca pensó solo en acostarse con un hombre por fastidiar a su pareja, encima con su mejor amigo decía, pero que en realidad no era, pues no le costo nada llevarlo a la cama.

Ella siguió viviendo en la isla, de donde era él, busco trabajo, intento comenzar la nueva vida, se encontró sola, rodeada de hombres buitres, a los que rechazo, la noche en su vida paso a mejor vida, muchas veces se preguntaba que hacia alli, pero siempre añoro el mar, ahora nunca más lo iba abandonar.

Su gente no la comprendía, la juzgaba, desde la distancia le llegaban las punzadas a su corazón débil que poco a poco iba cerrando la herida, pero creyó que aquello eran unos meses, pero fueron años.

Hoy se encontraba feliz, estaba en el mar, disfrutaba de él, le encantaba los paseos por la playa con el mar en calma, cuando este se enfurecía en invierno le encanta pasar horas y horas en silencio oyendo como rugía desde el paseo de la playa..
Disfrutaba de la soledad, en su tiempo libre se bajaba a la playa se sentaba, sacaba su libreta de tapas de color del arco iris y su bolígrafo de punta fina se dejaba llevar entre la tinta, la hoja blanca y el sonido del mar acompañado de la brisa. Sus poemas eran de un marinero que llegaba a puerto feliz, que al estar una semana en tierra su estado de ansiedad le jugaba malas pasadas, pues amaba el mar a las buenas como a las malas.
Se entre mezclaban el amor, la tempestad, la calma, la luna, las estrellas que eran la guía en alta mar, los náufragos que intentaban llegar a la costa, la luz del faro, todo ello lo conjugaba con una pluma excelente, sentimental, alli estaba en el mediterráneo, que era como su amiga con la que llorar, reír, y saborear la vida.
Nadie la comprendía, pero a le daba igual, quien eran para ser jueces de su vida, era suya, no-tenia que dar explicaciones a nadie, ella nunca pidió a los suyos sobre su vida, pero le fastidiaba que se entrometieran, odiaba el móvil, lo tenia muchas veces apagado, su madre, sus hermanas, alguna amiga de aquellas que se creen perfectas, intentando convencerla para que volviera a Burgos.

Ella era feliz en Tabarca, un pueblo de pescadores, una isla desértica, donde en dias de tormentas se iba la luz, cuando el mar se enfurecía no podían ir en Barco a Santa Pola al médico o hacer sus quehaceres en los bancos o lo que fuera, era los días que más le gustaban Tabarca aislada, aquella reserva marina en su pureza máxima, mientras sonaba en la radio la canción de un grupo llamado como el mar que bañaba la isla.

No cambies nunca, por favor.
No admitas violación.
Que no comercien tu paz
Tabarca eres una luz
En medio de la oscuridad.
Tabarca no cambies nunca por favor. (1).

Cerraba los ojos y se dejaba llevar por la música.

Tabarca era su luz,
En medio de la oscuridad de sus días pasados.
Tabarca era su salvación.
Tabarca no cambies...era su sueño.
Vivir en Tabarca.

Era feliz en medio del mar.

(1) Letra de la canción Tabarca del grupo alicantino Mediterraneo.

Música de la canción de Tabarca, una de las más preciosas en los finales de los años 70, que muchos jovenes aprovechaban esta pieza musical para susurrar palabras de amor a su prometida. Esta canción fue una de las primeras que me dio a conocer la buena música cuando estaba a entrando en la adolescencia y que después de joven disfrute mucho en los conciertos de esta banda alicantina.

http://www.esnips.com/doc/90c32c1e-0206-40c6-915b-a34fbf219bae/Mediterráneo---Tabarca

BPL.

sábado, 21 de junio de 2008

Profesores de la vida


Se levanto temprano, después de la ducha, tomó un café muy cargado intentaba repasar la agenda diaria, le eran imposible sus imágenes estaban en el último ensayo de la noche anterior, el móvil la relajo, una llamada de un ser especial, siempre atento, en los momentos más duros, la espera, miedos, dudas, incertidumbre todo junto para un día que iba ser muy largo, una conversación en el celular le iba relajando mientras las palabras dulces sonaban en su cerebro como agua bendita, cuando termino la llamada se sentía mejor, una persona feliz desde la distancia que separa ambas ciudades donde cada cual tenia sus actividades profesionales. El móvil seguía sonando llamadas desde las emisoras nacionales, atendía con paciencia y cortesía aquellas preguntas, que eran siempre las mismas, ella pensaba entre pequeñas risas que poca imaginación de los guionistas y conductores de los magazines radiofónicos que luchaban por la cuota de oyentes de la mañana. Hojeo la prensa a la que estaba suscrita llegaba puntualmente todos los días al buzón del edificio donde el portero amablemente se la subía al piso. Hablaban del estreno en el apartado de espectáculos que como siempre estaba en las últimas paginas de los diarios, delante de la programación de la televisión y la predicción meteorológica entre otras cosas, pues el horóscopo andaba en aquellas hojas, nunca creyó en esto, lo leyó con expectación, lo encontró vulgar sin argumentos, le auguraba un mal día. Le dejo mala sensación aquellas letras impresas, volvió a repasar casi de memoria mucho de los diálogos, quien le mandaba leer aquellas memeces que sólo influyen en las personas débiles o desesperadas, quizás hoy ella era una, la cabeza entra en pensamientos pesimistas se fluye una conversación interna en su ser, entre los demonios de su cuerpo que le desgastaban en aquel letargo.

Preparo una comida suave, como siempre en el día del estreno o simplemente de actuación el estomago se cerraba herméticamente, tenía que comer, aunque solo fuera una taza de caldo caliente y un poco de ensalada. La tele estaba encendida con las noticias, como siempre no muy agradables, no podía concentrarse en la pantalla, intento dormir en el sofá, fue imposible, se levanto abrió la carpeta rescato el guión de la obra teatral, leía una y otra vez, las dudas empañaban su mente, si era acertado o podía ser un fiasco ciertas partes, la tarde avanzaba lentamente, como un ritual, el dolor de estomago aparecio, los nervios traían su tarjeta de presentación.
Reviso el armario escogió una ropa cómoda pero elegante a la vez, tomo una ducha rápida, salió en busca de un taxi, mientras el recorrido hasta el teatro, más dudas, los miedos marcaban su cuerpo, tenia frio en el cuerpo, un minuto después tenia mucho calor. Llegó al edificio cuya fachada renacentista que se vestía de gala como en las mejores ocasiones, era el teatro principal de la ciudad, la historia del arte estaba dentro de aquellos muros, entre bambalinas se fraguo muchas decisiones de la ciudad, las mejores damas los hombres más poderosos habían ocupado aquellos palcos centenarios.
Era de los primeros en llegar, reviso los decorados, desde todos los puntos diferentes de la sala de butacas, palcos, mando probar las luces y la megafonía, dio una vuelta por los camerinos, la ropa preparada, perfectamente ordenada, las peluqueras y maquilladoras comenzaban a divisarse por los pasillos que dentro de unas horas se convertirían en un ir y venir de gente con prisas y ajetreo.

Se encerró en su camerino que tenia reservado en intento relajarse tumbada sobre un sofá, dejando su mente en blanco, inspirando, espirando, notando como el aire entraba en su cuerpo y expulsándolo, hasta que su mente entro en armonía con su cuerpo, después tranquilamente reviso su bloc de notas lleno de apreciaciones con sus tachones incluidos y signos que solo entendía ella, si a aquella libreta de tapas rojas se fuese todo a la porra, notas, que visto por una persona ajena, diría lleno de rallas y garabatos.

Se notaba el ambiente que faltaba poco, los actores llegaban a sus camerinos, risas en sus rostros, preocupación en sus acompañantes, ausente a todo se miraban en los espejos mientras las estilistas los vestían y maquillaban cuidadosamente, eran momentos que la tensión se notaba en el rostro de los educadores, ahora los minutos volaban como un bólido de formula 1, en una recta de cualquier circuito.

La gente iba ocupando su localidad, las entradas estaban agotadas desde días atrás, se esperaba con expectación esta obra, iba ser dirigida por una profesional del mundo e inexperta a la vez en la dirección de aquel grupo humano.
Los nervios se apoderaban en todos los componentes del equipo técnico, ella como directora intentaba que su rostro, cuerpo trasmitiera calma, control, sabía que iba a salir bien, pero las dudas ahora eran mezcladas con esas sensaciones malditas que por mucha experiencia que tengas tenían su plaza en aquel teatro sin pasar por taquilla instalado en el cuerpo. Últimos consejos, animo para todos los componentes, las manos las notaba impregnadas de sudor, con un abanico disimuladamente se hacía aire para que el sudor no ocupase la frente estropeara el maquillaje, repasaba el vestuario como les paraba a cada uno de los componente, las peluqueras con cepillo en mano hacían los últimos retoques, mientras desde detrás del escenario se palpaba el ambiente del palco de butacas.

Se levanto el telón los espectadores guardaron silencio, las luces se recostaron sobre las tablas del escenario, la megafonía acorde con las letras que salían de los labios, la obra comenzó su curso, la tensión seguía, los nervios desaparecieron, la guardia no se podía ni debía bajar, el bloc de notas se llenaba de signos desde un rincón, la obra duro 55 minutos donde se mezclaron monólogos, diálogos, movimientos acordes del cuerpo con los sonidos de las voces, gestos perfectos marcados con precisión, el telón se bajo, las luces se apagaron, los aplausos llenaron todo la sala, tres minutos sin parar, la luz se encendió otra vez, se abrió el telón en el centro la directora a sus lados los actores, que eran igual que aquellas estrellas que inundaban las revistas de entretenimientos, aquellos chicos y chicas todos veinte a cincuenta años reían mientras miraban al publico, ellos aplaudían, sus rostros eran de felicidad antes y después, solo sabían trasmitir cariño, eran deficientes, Síndrome Down para unos, en cambio para aquella mujer era la experiencia más grandiosa que había conocido en el mundo, nunca un gesto desaprobación, ni de cansancio, solo trasmitían bondad, ternura y ser humanos muchos más perfectos que otros que se creen normales.

Iban hacer una mini gira, que tenia la corazonada que era una lección para ella, que estaba a mitad de lección aun quedaba días de convivencia, ensayos y sobre todo muchas oportunidades juntos, compartir momentos íntimos con ellos y sus familiares que viven el día a día con los chavales, muchas noches mientras descansan, ausentes a todos sus padres llenan de lagrimas la almohada solo de pensar que el día que falten ellos, llegue algún malvado y les haga daño. Donde sólo existe un cariño infinito.

Llego a casa, era tarde llamo por teléfono era mujer más feliz de la vida, este era un regalo, quería que su amado fuera participe de su felicidad, gracias a esos chavales tan magníficos. Se tumbo en la cama lloro, de felicidad, personas tan humanas que la gente mira de reojo, ella encontró una guía en su vida.

Estaba ante los mejores profesores de la vida, estaba dispuesta ser la mejor alumna.
PD. La foto es el teatro principal de Alicante.

sábado, 14 de junio de 2008

REGALOS


Abrí el cajón de mi mesita de noche encontré un trozo de papel blanco con unas letras limpias escritas desde el amor, ternura desde el corazón tierno, tan joven, a la vez madura para su edad, sufriendo desde el silencio, callada con su sonrisa en sus labios, en aquella primavera del 2004 donde inocentemente se topo con una amargura, sé desperto de su sueño, era realidad. Mire aquellas letras desde mi corazón delicado, que luchaba en aquella deriva en alta mar, el velero buscaba el faro que le guiara hasta la entrada de bocana del puerto que le esperaba vestido de luto. Agradecí aquellas sinceras letras impregnadas en una grafía perfecta e inmaculada. Fue como encontrar la estrella que me guiara en el naufragio, me aferré con todas mis fuerzas para encontrar mi salvación.

Hoy sábado 14 jun. 08 estaba arreglando mi cajón, alli en el fondo estaba el trozo de papel, mis sentimientos les entrado añoranza de aquellas letras desde el corazón, hace cuatro años, me siento el padre más afortunado del mundo, mi pequeña joya sigue siendo mi bastón de apoyo junto a la sonrisa de mi tesoro de humanidad que es mi otro hijo. Son mis guías donde lucho, soy el padre ogro que les riñe, que ríe con ellos, que les gasta bromas, son mi familia.

Hay regalos tan simples que son unas letras de amor que no tienen precio, el más apreciado por su momento de ambos, siempre son los primeros cuando es mi cumpleaños o vienen de viaje de hacerme un regalo, sea libros, ropa, o un llavero que pasan a ocupar su sitio importante en mi vida.

Regalos que no tienen precio.
Regalos desde el corazón.
Regalos desde la gratitud.
Regalos desde el amor.
Regalos de mis hijos.

viernes, 13 de junio de 2008

Mariano el Risas.

Sentando en escalón de mármol que daba entrada del Banco, donde la gente fluía con papeles y caras serias, mientras reía, le miraban como un extraño, algunos con cara de esperpénticos, otros con cara de mosqueo, algunos indiferente, allí estaba riéndose de la vida.

Lo había perdido todo, dinero, amigos, amistades, estaba más solo que la una, pasaba los días amargos, era un elemento de la sociedad innecesario, hasta que una noche soñó, que un pobre vagabundo se reía de la vida, todos lo trataban de loco, un día le preguntaron porque se reía, les contesto que la vida le sonreía y él le devolvía la sonrisa, la gente no lo entendía, pero a él que más le daba, quien tenia que entenderlo era él.

Alli estaba todas las mañanas Mariano el Risas como lo conocían en aquella villa pegada a las faldas de la montaña, mientras la gente se preocupaba de saber si podía pagar sus hipotecas, si pedían un anticipo para llegar a fin de meses, otros iban a protestar al banco porque sus intereses eran muy pobres amenazaban en irse a otro banco.

El sólo se dedicaba a vivir con su pensión ridícula, no necesitaba más dinero, era feliz con comer, dormir y mirar la vida con ojos diferentes, veía la belleza de las flores en primavera, el cantar de los pájaros, como las palomas lo buscaban sus miaga de pan, solo se dedica a vivir, era el poeta de la vida.


Le encantaba narrar a los niños cuentos que recordaba, otros se los inventaba, adoraba ir al campo desde lo alto de la colina apreciar la belleza de un amanecer, la puesta de sol, pasaba horas y horas observando el cauce del rió, le entraba la inspiración, sacaba su cuartilla, el lapicero de carbón dejaba fluir su mente entre las manos, las aguas cristalinas que pasaban saludándolo cortes mente, les dedicaba unos sonetos.



Todos los días a las once de la mañana se sentaba en escalón de mármol de que daba a la entrada del Banco, reía, no paraba de reír del dinero, de unos trozos de papel que eran el mal del mundo, de unos ignorantes que soñaban cada noche en la felicidad del dinero, pero vivían la amargura de la hipoteca, la ambición era su peor enemigo que llevaban a sus espaldas, siempre tenían una excusa para ser infelices, a las doce abandonaba aquel asiento iba a pasear por el parque, se iba amar la vida.

Mariano el Risas estaba loco para el mundo, era feliz, el mundo era infeliz.

PD. Es más pobre el que más dinero tiene, porque sólo tiene dinero.

Cuanto más pobre es uno menos amigos tiene, pero si tiene un amigo es bueno.

Dinero, dinero, odio odio, envidia, envida. Puto dinero.






Esta canción de Supertramp Fool´s Overture, cuantas veces la oí una y otra vez en el disco directo de Paris, me encanta era mi canción preferida, en aquellos comienzos de los años 80. Fascinante aquel rock sinfónico.

jueves, 12 de junio de 2008

La palabra más triste.

Llegamos al mundo desnudo sin nada y le abandonamos con una caja de pino o en frasco de polvo, sin nada, como venimos a este mundo de los vivos, locos, cada uno con un grado de demencia.
La gran mayoría de los vivos o mortales su mente es tener patrimonio para que sus antecesores tengan una vida más placida, no escatiman en sacrificios, sudor, lagrimas, todo por bienestar de sus jueces que son sus hijos.

El patrimonio que dejas cuando te vas al otro mundo, no sé cuál, el los adosados silenciosos, aquel que es eterno, eso dicen, porque de alli no se escapa nadie, todos alineados, ordenaditos, mirando fijamente con sus ojos de la foto aquella que estaban muy guapos.

Comienza la batalla de los vivos, aquellos que durmieron en la misma habitación hace décadas, que se bañaban todos juntos en verano en la piscina, se reían, peleaban dentro del agua, que de jóvenes se intercambiaban ropa, hasta secretos de los primeros besos, al cabo de años, todos se ponen el casco de guerra, entran en las descalificaciones mutuas, el egoísmo sale a flote después de muchos años, represalias infantiles, envidia generada durante toda la vida, la ira se instala en sus almas desconocidas, aquella familia que años atrás reían en navidad, gozaban, preparaban con ilusión esa fecha, nadie se conoce ahora, el veneno que llevan cada uno, sale a flote todo por una palabreja.

HERENCIA.

Que palabra más triste. Herencia.

Cambiemos esta palabra por la más hermosa.

Deje a mis hijos la herencia de la bondad, de leer, ante todo ser ellos mismos, con sus errores, equivocaciones.

Les deje en mi testamento, RESPETO.

lunes, 9 de junio de 2008

DOS ALMAS

Era un sábado más en aquella ciudad norteña, donde los inviernos eran larguísimos y los veranos pasaban con una timidez tremenda, estaba sentado en la barra del bar, dentro de aquellas paredes amarillentas, detrás de la barra estada decorada con amplio espejo que ocupada toda la parte trasera acompañada de botellas de todos los licores, se miraba se veía cara de derrotado cansado de huir de su pasado, su pelo de ceniza, las arrugas de la frente muy marcadas estaba muy envejecido para su edad, en unos años se había precipitado al vació, tomaba una cerveza fresca, jugaba con el humo del cigarro haciendo círculos cuando lo expulsaba, de vez en cuando miraba de reojo aquella mujer sonriente casi de su edad, que estaba en este país huyendo de la miseria o del terror. Él buscaba su identidad sin salir de su país pero a la otra parte de España.

Salió a la calle era de noche camino lentamente por las calles del extrarradio, sin dirección alguna hasta que se topo con unas luces de neon, se adentro, tomo un par de copas y acabo comprando sexo, eran dos almas vagueando sin horizonte, pobreza en busca de un futuro o vete saber, eran dos pobres infelices, ella perdida de la promesa de la esperanza de esta tierra donde la crueldad existe entre las que buscan la tierra prometida, cuando acabo su media hora le entro redomordimiento muy grande, aquella chica tenia la edad de su hija, solo diecinueve añitos, en cambio su hija seguro que no había salido de su casa, pues era pronto para empezar la noche por las bares y discotecas tomando litronas en las puertas con su pandilla. Esta estaba alquilando o lo que fuera, pagando con unos míseros euros, la injusticia de la vida, se sentía la persona mas detestada del mundo, sucio, asqueroso, su cabeza solo pensaba en su hija, como había podido acostarse con una pobre muchacha.
Cuando llego al piso que compartía con unos compañeros de trabajo unos colombianos, no había nadie, ellos se estaban emborrachando como todos los sábados, olvidando sus miserias, era una vivienda de alquiler de fracasados, se tumbo en su cama, las imágenes iban proyectándose como en una sala de cine, cuando se apagan las luces, sale el titulo de la película, el silencio invade la sala, fue un hombre poderoso, rodeado de amigos, o gente que le chupo la sangre mientras tuvo dinero y lo pataleo cuando se encontró rodeado de deudas, un emprendedor en sus empresas, pero la avaricia y la envida le pasaron factura, siempre quiso más, al final se precipito por un puente hasta quedar colgado de la cuerda del puenting. Se quedo en el vació, el orgullo le pudo, cuando fue a pedir ayuda todos lo esquivaron. Conoció a gente poderosa, e influyente, políticos, banqueros, siempre en esas cenas donde se discutía el futuro de su ciudad, tuvo a mujeres a su lado, pero fracaso en un negocio por codicia y los bancos, acreedores lo crucificaron como a cristo, con clavos en sus manos y pies en la cruz.
Perdió a su mujer e hijos que le dejaron, su amante a la que quiso como nada, aquella mujer que él siempre creyó que estaba por amor, le mintió, alli estaba en aquel mísero cuarto, donde nadie sabia su paradero, ganando unos 1000 euros al mes trabajando como peón de albañil en una empresa de subcontrata de gas, haciendo zanjas y zanjas sin parar, quien le hubiera dicho que de una mesa de despacho acabaría con un martillo eléctrico, reventado por las noches de las vibraciones, y lo que podía gastar en un día hace años ahora tenia que ir con mucho cuidado para llegar a fin de mes.

Su tristeza le invadía se acordaba de su hija pequeña, la de su amante, que aunque nunca tendría sus apellidos, era su tesoro, hoy era su cumpleaños celebraba 6 añitos y su padre biológico alli estaba derrotado, intentando salir del naufragio, los otros hijos de su matrimonio le detestaban, se acabaron los coches, motos y él fue culpado por ellos por su mujer de todos los males.

A la mañana siguiente sé desperto helado de frio, se había quedado dormido encima de la colcha, o lo que fuera, se levanto se abrigo salió por el paseo de la playa de Riazor, anduvo empapándose del agua fina que caía, mientras intentaba olvidar el pasado, necesitaba encontrar un cementerio donde enterrar el pasado, pero le era imposible, pasaban los días y la losa era más pesada. Su conciencia le martirizaba, pero empezaba a comprender su soledad, no-tenia amigos, solo compañeros de trabajo, pero se ayudaban todos para sobrevivir en esta vida de vivos entre los muertos que pululaban la ciudad, debido al trabajo perdió diez kilos, estaba flaco, tenia casi cincuenta años, pero aparentaba algunos más.

Todos los sábados iba al bar donde estaba la María que era de Medellín y pasaba la tarde conversando con aquella mujer que tenia palabras para todos, tomando un par de cervezas, cuando cerro el bar salieron a dar una vuelta los dos juntos, nunca había hablado con ella fuera del bar, pasearon un buen rato platicando sobre sus vidas, la noche estaba clara, se veía la luna llena en aquella noche de verano, la cogió de la mano, sintió el calor de sus dedos sudorosos, acabaron las dos almas rendidas en la cama de ella, eran dos náufragos de amor, dos pasados para el olvido, que ninguno lograba evadir, se entregaron como dos adolescentes que comienzan a descubrir el amor por primera vez, dejaron atrás sus penas, la dureza de la vida, las huidas de ambos, los llantos por unas risas sinceras que salían desde el corazón, se amaron esa noche hasta el infinito, cuando acabaron se quedaron cogidos el uno al otro pegados sus cuerpos, entrelazados de sudor, mirándose en silencio, un silencio que tenia palabras hermosas para dos vagabundos de la huida, se levanto puso un CD en el modesto reproductor comprado en el mercado negro y sonó la música de Shakira, comenzó enfrente de la cama desnuda mientras su cuerpo bailaba la danza del vientre, él lloro de ver lo bella que estaba, sus ojos no veían defectos en aquel cuerpo curtido y duro ante las adversidades, ella reía como hacía años atrás en su país hasta que las balas le robaron la sonrisa.

Lo perdió todo en esta vida, pero ahora acaba de ganar una persona que ambos se necesitaban, sabían que no podían olvidar, pero tenían que mirar hacia otro lado y caminar, porque la tumba les esperaba, esta era la forma de decirle iban a luchar por tardar en ver aquella tierra húmeda donde yacerían, les quedaban años, contar, amar, vivir, saborear un trozo de alegría que sus cuerpos necesitaban seguir creyendo en algo, él en su hijita que la llevaba dentro de su alma y ella a que algún día se hiciera justicia con la muerte de su hijo.

Mientras seguía sonando la música, dos almas perdidas se encontraron para poder soportar la carga pesada de la maldita soledad que les estaba ahogando.

sábado, 24 de mayo de 2008

La bola de cristal




Los hombres monovolumen, son aquellos de una edad de 30 años a 40 años, más o menos, con alopecia, con barriguilla escondida en lacoste, con dos hijos que veranean en un hotel de playa, van con la camara pegado a su cuerpo, se pasan todo el día foto, foto a los niños en la piscina, en los columpios, por las noches bailan la canción hortera de moda que ponen los espectáculos patéticos de todos los hoteles de costa, es decir tipic Benidorm. Son los típicos que conducen monovolumen, todos son parecidos de igual de carcas y horteras. Cada día hay más con cara de sonrisa amarga aguantando a la mujer repipi, que sólo piensa en pasar las vacaciones en el tostador de la tumbona de la playa. Si quieres formar parte de los padres ejemplares cómprate un monovolumen para la playa veras como lo pasas....entraras en la media de los horteras del monovolumen.


Amigos que se acaban de llegar del típico viaje de novios te invitan a cenar, llegas te cascan el video de la lunita de miel, te pegas tres horas tragando pirámides, y todas las explicaciones que aprendieron de la azafata monotema que llevaban, que era muy simpática, y uno hace buena cara y se lo traga, siguen saliendo pirámides, más pirámides, mas sarcófagos o lo que coño sea, pasan tres horas y por fin se acaba el dichoso dvd, mientes que chulo, me ha encantado, tienes más hambre que un perro abandonado, él anfitrión dice, como se ha hecho muy tarde pedimos unas pizzas, entonces mentalmente te cagas con la madre que lo parió, sábado por la noche perdida viendo pirámides y comiendo una pizza con coca cola, te vas con una cara de tonto, bueno con cara de pirámide.


Entras en los 40 años esos, que todo el mundo madura, y sino pues te jodes como yo, bueno a lo que vamos, te encuentras con una compañera del insti, esa la que estaba muy buenas, buen culo, pedazo de tetas, que muchas noches soñaste con ellas, y te llevas un sospreson, joder que mal lleva los 40, esta gorda, la cara llena de arrugas, y piensas a esto le dedique mis fantasías manuales nocturnas, en fin la vida.
Pero de repente te encuentras con aquella que era una mosquita muerta, que no valía nada, te llevas un sospreson, que los 40 le sientan de cine, que esta muy buena, hablando claro, con lo estrecha que era de joven, ahora ya va por el tercer tío, estarías dispuesto a ser el cuarto, la madurez le para de cine.

Sábado, sabadete camisa nueva y un polvete, pues no, de eso nada.
Sábado, sabadete, chándal nuevo y carro del carrefour.


Te separas vas a una discoteca de separados, ostia donde te has metido, joder parece una boda, hay de todos los colores, todas las tallas, por haber y encontrar, las hay que tienen el gusto en el culo donde no se lo ven, aquellas que con 50 añazos se creen que tienen 25, te partes el culo riéndote viendo tal espectáculo, y los buitres carroñeros a por la presa, te entra la depresión donde me he metido, jo que no estoy tan jodido para ir a la caza de un pavo real, te sales a ver otra vida más alegre, que me gusta la buena mesa con un buen vino, dejemos el menú del día para otra ocasión.


Un día te enteraras que aquel que se sentaba al lado de uno en el colegio, ese gordito, con gafas de culo de vaso, empollon, que se pasaba todo el día en la biblioteca, la típica rata, ahora esta flaco, viste pijete, va con deportivo y le encanta el blanco, pero de la coca, es muy hábil con la aspiradora nasal, el gordito reciclado.



¿Que diferencia hay entre un maricon y un gay?

El maricon es pobre. No tiene donde caerse muerto.
El gay tiene dinero, es divertido, es un chico bien, hijo de Papa.