domingo, 8 de octubre de 2017

Lejos queda el octubre 1984

La España de quintas,
petates en el anden,
caras resignadas,
besos en la despedida.

Cuarteles imaginarios
novatadas y putadas,
juras de bandera,
sueños de la blanca
en la cloaca humana.

Horas en la garita, 
trajes de emperador,
humedad en los huesos,
lluvia en los acantilados.

Lejos queda la mili,
como el vinilo,
las cintas de casete, 
pelos sin canas,
y los Larios con Schweppes 
de limón.

Lejos queda Riazor,
paseos sin paraguas
sábados grises
vestidos de personas,
unos vinos,
unas borracheras.

En el vaivén de esta vida
lejos queda el pasado
de la España del petate
y andenes de reclutas
con corte de pelo al uno,
 horas de viaje
 en el tren del desespero.

Lejos queda el octubre 1984
en la caja de los recuerdos,
testigo de la juventud,
que no ha de volver.

Lejos quedan las cicatrices
de unos sueños
que nunca fueron reales,
en el mundo imaginario
de desechos y figurines.

Lejos quedan
aquellos campamentos,
y excedentes de cupo,
tenientes chusqueros
 y saludos de esclavos.








viernes, 6 de octubre de 2017

Velas imaginarias


Velas imaginarias en la tarta
chocolate y moka,
medio siglo y algo más
con arrugas y canas.

Me miro al espejo
encuentro sombras
en el reflejo taciturno,
maestro de nada,
alumno del mundo.

Pastor sin rebaño
que no quiere ser ovejuno,
habitante del universo,
diferente a uno mismo.






sábado, 30 de septiembre de 2017

Recuerdos en el espigón

Puedo soñar la realidad,
mirar el mar,
y que mi voz llore de felicidad.
Dejar los recuerdos
en el espigón frente al puerto,
bajo el sol de poniente
y el cálido viento.

Desnudo con el amor
frente a ti,
mi corazón no duerme
en busca de una estrella
silenciosa e olvidada.

Labios del frenesí,
besos de fresa y nata,
ojos verdes,
elixir de mi memoria.

Bebamos del buen vino
brindemos frente al acantilado,
escribamos un cuento
sin princesitas ni ranitas,
reinventamos los finales
de los puntos suspensivos.

Tal vez fue una historia
del amor barnizado,
un paseo,
una ciudad,
viejos amantes,
besos en el espigón.

Y es que el amor
es una ecuación de espinas
y de risas,
un bucle repetitivo
de unas locuras
y unos cromosomas.

Recuerdos en el espigón.




sábado, 23 de septiembre de 2017

Tempestad en el corazón

Adiós Verano
bronceados con olor after sun
noches de brisa marina
tardes de playa.

Septiembre de compras
estrenos de colores,
moda y gentes
pueblan las calles.

Gota fría
destrozos en la costa
barcos en el puerto,
tormentas en el cielo,
tempestad en el corazón.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Nada es lo que parece

No intentes entender nada.
La vida es sencilla.
Entender lo que sucede es complicarlo todo.
Nada es lo que parece.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Fin del verano

Una mañana del mes de septiembre al levantarme me asome al balcón, pude presenciar este bello espectáculo del nuevo día, prepare la Nikon D3300 deje inmortalizado este amanecer, pronto comenzara el nuevo ciclo de la madre naturaleza, el verano se despedirá y dará la bienvenida a la nueva estación, hermosa ella, los vendimiadores comenzaran recoger la uva que en unos años será el exquisito brebaje de nuestras copas elegantes en las mesas de postín, o bien en cualquier barra de un bar filosofando entre amigos con unas buenas tapas  Y cuando el otoño este en su ecuador las hojas amarillentas se esparcirán por los suelos, se mezclaran con nuestros zapatos de charol, y en su desnudez los arboles no tendrán secretos escondidos entre sus ramas, que el viento limpiara todos los recuerdos. La luz cada día brillara menos, y nos impondrán el cambio de horario de invierno, guardaremos en los armarios los disfraces ligeros, daremos color a las nuevas prendas recién compradas de la nueva temporada que serán despojadas de los tristes maniquíes del escaparate de las sombras, las bufandas protegerán nuestras delicadas gargantas y los paraguas de colores se adueñaran de las aceras y pasos de cebra. Como en esta vida nos quejaremos de la lluvia, de la bajada de algunos centígrados, y de la melancolía que se instalara en las entrañas en las tardes nocturnas.
Noches de tazas de chocolate será una excusa para merendar detrás de cualquier cristal de una cafetería, observando el caos de la ciudad en una tarde de lluvia, donde todo son prisas y cláxones en el bullicio de la salida del trabajo, paladeando el cacao lentamente endulzaremos nuestras emociones abatidas por la oscuridad.
Nuestra naturaleza descansa en este ciclo para preparar en unos meses el nacimiento de una nueva vida que brotara en los campos y parques para disfrutar de algo que es gratis, la naturaleza y su vida.
Disfrutemos de este final del verano y el comienzo del otoño, como no, de los ocasos del sol en otoño que son especialmente emocionantes y con una magia envolvente sentando en un acantilado observando en el poniente  como el sol desaparece lentamente entre versos imaginarios que viajan  al interior del corazón, un gran placer de la madre naturaleza.



lunes, 11 de septiembre de 2017

Decadencia de las casas y algo más

Decadencia de sus años,
abandono del mundo en ellas
viejos habitantes en sus miserias.
El silencio es el dueño de las cicatrices
como una gramola sin música,
y unos versos perdidos en el eco de los acantilados.

En esta vida todo tiene un principio
y un final quizás no deseado,
donde las promesas se evaporaron entre la niebla,
las mentiras fueron dueñas de la realidad.

Una mañana de un año cualquiera desaparecerás
entre excavadoras, polvo y camiones,
con los planos de joven arquitecto con sed de gloria
 y sueños de grandes cuentas corrientes,
se edificaran colmenas mileuristas,
de muchas letras por pagar y poca calidad.

Aquí acabara tu humilde historia,
viviendas de antiguos obreros,
que yacían en torno a las fabricas,
en los años de la Restauración,
se olvidaran sus luchas, reivindicaciones,
y sus muchos días de huelga y hambre.

Somos quienes somos,
dados a perder la memoria y la dignidad,
por un futuro mejor que igual nunca llegara,
dejamos que el presente se muera en el olvido,
donde las ratas sean dueñas de las estancias,
y olvidamos que las peores ratas son las humanas.

Decadencia de las casas y de los humanos,
que olvidan sus pasados,
miran al otro lado y la historia
siempre vuelve a los orígenes,
porque cuando se aprende de ella,
es más difícil que te vuelva a engañar,
solo a los tontos y ovejunos,
que son más de la cuenta en el haber.