domingo, 25 de enero de 2015

La maleta de madera

Soy viajero de lápiz y papel, sendero en busca de unas palabras, libros llenan mi maleta de madera, apuntes voy dejando en cada uno de ellos. Charamitas suenan a lo lejos, la llamada de un nuevo libro de paginas con olor a imprenta, en ellas vivirá el mago de las palabras, el soñador de historias que mezclan en la ficción siendo quizás mas reales.  Llueve en las calles, asfalto mojado, paraguas es el color de las aceras, libros escondidos en los bolsos, carreras con la cabeza baja, intento llegar al destino, al viejo café, donde desde el cristal, con una taza de un buen café con leche, escribiré unos versos, libros reposaran en la mesa como acompañante. Solitario lector ausente todo su mundo, me adentro por la selva de  los sentidos que habitan dentro de mi estancia en la aventura de cada página. Despertare del sueño, y pagare mi café con leche, caminare por las aceras sorteando charcos y paraguas, viendo en cada uno de los transeúntes un libro y una vieja historia perdida en sus recovecos mundos de sus vestimentas.
No todos son fracasados, no todos son ganadores, algunos son desdichados en amores, otros portadores de sotanas imaginarias negras que amenazan con blasfemar ante sus delirios de la vida.
Esperare pacientemente en la marquesina de la parada del Bus, refugiándome del aguacero y la señora que fue Marquesa y ahora Condesa de los números rojos, gruñirá la tardanza del Bus, arrugas estiradas, ropas de muy mal gusto será mi paisaje, intentado distraerme, recitare un soneto en silencio a la señora que tengo ante mis ojos, ante la desfachatez de su mirada, sacare el libro de vieja maleta de madera e intentare leer unas paginas escondías de la lluvia.
El conductor nos recitara la melodía del claxon acompañado de una canción protesta y con el estribillo de “ gilipollas” entre frenazos y baches, llegare sano y salvo al destino, a cien metros de el dulce hogar.  Durante el trayecto iré sorteando paraguas y cacas de perrito, por fin llego al portal de la escalera que se precia en ser el antro de las escaleras que parten hacia la vivienda, con la maleta de madera en las manos, cargadas de libros con olor a imprenta llegare por fin a mi morada, ropas mojadas, zapatos repletos de barro, serán la maldición del viejo parquet.
Me sentare ante mi mesa de madera, con lápiz y papel comenzara la novela de los hombres perdidos, pordioseros de las letras, espadachines de los sonetos y rufianes de las rimas.
Llorare ante mis hojas, las olvidare por días, volveré a ellas, como un niño en la noche de Reyes, las odiare por las noches, las bendeciré de madrugada, el libro poco a poco ira cogiendo forma, el hombre de la vieja maleta repleta de libros, en soledad metido en su isla, vivirá su felicidad y un día terminara la historia, comenzara su pesadilla, nadie la querrá editar. La palabra deja el numero de móvil te avisamos en algo, nunca sucederá. Un  día en un periódico en la mano leerá que el hijo del director del periódico a editado un libro, en el apartado cultural todo será un caudal prebendas, alabanzas, y que decir cuando ese libro llegue a sus manos. Entonces conocerá la crueldad de la vida en todos los sentidos, la trama es conocida, el texto muy parecido, el nombre de los protagonistas nada tienen que ver con los suyos.
El escritor partirá de viaje con la maleta de madera hacia donde se perdió el destino, entre amargura, tristeza, engaño y traicionado.


El viajero de la maleta madera y los sueños rotos.

jueves, 15 de enero de 2015

Ave de paso

Quisiera ser ave de paso, sin parada en ninguna estación, y huir en el tren del olvido. Desnudo sin apariencias, ni ataduras, buscar la felicidad en cada amanecer que el cielo se viste de colores hermosos, amarillo, rojizo y gris. Caminar en los atardeceres, disfrutando del ocaso de los días. Dejar detrás el pasado enterrado en el jodido mundo de las personas sin sentido. Encontrar los besos y los ojos enamorados de la niña que sueña en ser toda una reina de los cuentos de hermosas mujeres.
Te regalare un bella flor, el día de boda, sin altar, ni juzgados, solo con unas palabras de mi boca, desde lo más profundo del corazón. Serás mi flor, dulce amada, te cuidare, te mimare, desnuda al amanecer te dibujare con lápiz y carboncillo. Y una noche bailaremos a la luz de la luna un vals de los enamorados que me inventare para ti, suspirare el oído mis plegarias de amor.
 En este paisaje del mundo apago la luz, cojo el tren en busca de viejos y fugitivos amantes, como un ave de paso, vuelvo en busca de un mejor clima.

Quisiera  ser un ave de paso.
Una cigüeña en el sur.
Un viajero perdido.

Un fugitivo de la vida.
Un hombre sin apariencias.
Y una mochila vacía.

Dormir en colchones.
Sabanas solitarias.
Besos pasionales.

Quisiera ser un amante.
Todo un caballero.
Un amante de camas vacías.

Huir cada madrugada
En un tren del olvido.
Dejando una carta de amor.








sábado, 10 de enero de 2015

Dama de los arrabales

 Dama de los arrabales,
de falda corta y medias rotas.
Sus días quedaron en el olvido,
como los de Cupido.
Luces tristes de colores.
Iluminan sus estrechas calles.

Rufianes y mafiosos,
sin dinero y navajas.
Recorren sus adoquines
en busca de amor.
Humo y alcohol
en los antros de olor
a pachulí y despojos.

Tacones viejos.
Palabras de amor
Labios rojos.

Rimel en sus ojos.
Besos al viento.
Senos ajustados.

Ven aquí, Don Dinero.
Serás todo un Caballero.
De los pies a la cabeza.

Quiso ser una Dama.
Fue una fulana.
Muñeca de Porcelana.

Detrás dejo a sus muñecas.
Conquisto Peleles.
Abrazos y caricias.

Era la más guapa.
Coqueta y seductora.
Toda una señora.


Un día le prometieron Amor.
Ramo de rosas y una alianza.
Visa en la cartera y mucho amor.

La Dama de los Arrabales.
Quedo en el olvido,
de caballeros y amantes.


Dos balas atravesaron su corazón,
una la cocaína, y otras las falsas promesas
 del chulo del piquito de oro.

La Dama de los Arrabales.
Muñeca de Porcelana.
Falda corta y medias rotas.

Murió en sus calles.
Miseria y lágrimas.
Arrabales mundanos.






martes, 6 de enero de 2015

Palabras un día de fin de año.


Algunas reflexiones o pensamientos, o yo que se, algunos delirios en una tarde que no es igual a las otras, una tarde de esperanza, e ilusión, una tarde del frío invierno en las que muchos sueñan con una vida mejor, risas, copas, besos y deseos. 
El pianista mueve sus dedos en la habitación de las partituras entre dos velas encendidas en la oscuridad de una recién empezada noche. La muchacha de piel morena y ojos azabache se viste para la mejor ocasión, este año que termina conoció a su amor, esta noche nunca la olvidara, bailara hasta el amanecer, en el cielo las estrellas brillaran desde lo más alto del firmamento. El hombre de las canas al piano canta entre el candil del amor. Y sus palabras se convierten en melodías en pensamientos que recorren sus dedos.
En la mesa unas hojas amarillentas escritas de pluma y tinta negra, en la tarde en la ventana despiden el almanaque entre lágrimas, horas y horas, mirando por ella, y luz del mundo se apaga.
 Ven aquí, lee las palabras que una tarde dejaste en esta hoja amarillenta solitaria.
-         Ver la luz es verte a ti mismo en el espejo. Y si te ves guapo, es que la luz de tú corazón esta repleta de amor. Y te ves feo, depende de tú luz, enciende el interruptor de la vida y ríete de las mentiras del manantial de la vida deja que el agua siga su curso simplemente llegara al mar y será libre. Enciende tú luz la más hermosa que esta en el corazón, brinda con él, baila hasta el amanecer, despierta del letargo que te contaron, nada es como parece, todo depende de uno.
-         Nadie perfecto, solo son perfectos los tontos, deja de ser tonto, enamórate de la vida, deja de ser perfecto, que es muy aburrido.
-         Si tienes boca come y calla, cuando hablas, vomitas, es de mala educación hablar y comer, así pues cállate de una puta vez y come.
-         Un año más es cumplir años, evidentemente. Otro año es tener alguna arruga, más años en el comienzo de las canas, muchos más es la calvicie pura y dura, cuando no te quedan años, pues ya sabes donde habitas, no coment, así que deja de comerte la cabeza con los años, que los milagros no existen.
-         Ten cuidado si te cruzas con un tonto, porque te volverás en tonto y medio. Ten cuidado si te cruzas con un listo, porque te volverás un sabelotodo. Ten cuidado si te cruzas conmigo, porque volverás en un tonto y medio sabelotodo.
-         Un secreto es algo que guardas y nadie sabe. Un secreto cuando sale de tu boca, es un chisme, así de simple.
-         Si eres mi enemigo, eres uno más en la cuenta del olvido, si eres mi amigo, eres un mentiroso, y si no eres ni lo uno, ni lo otro, eres un fantasma.

Se termina el año 2014, un año de crisis económica, valores, desaliento de muchas familias, comencemos el almanaque con la esperanza de tiempos mejores, olvidemos las derrotas y miremos con optimismo el futuro nos depare lecciones para aprender. El universo es libre, los seres humanos somos esclavos de nosotros mismos, cada cual sabe sus cadenas, miedos, y tristezas.
 QUE EL  UNIVERSO NOS DEPARE SALUD


lunes, 5 de enero de 2015

Plegarias al cielo

Antología de las falsas palabras.
Viejas puertas de iglesias.
Credos y plegarias.

Sotanas e hábitos.
Plegarias al cielo.
Túnicas en sus cuerpos.

Oradores del verbo.
Oro en el altar.
Rezos de oración.

Ave María y Padrenuestros.
Monedas en el cepillo.
Confesiones y pecados.


Plegarias al cielo.