domingo, 31 de enero de 2010

El espejo

Las arrugas me parecen perfectas que adornan mi cara, las canas acaban de nacer, cada mañana me miro en el espejo, se quien soy.

Mirada desnuda.
Inocencia de un niño.
Tristeza de un anciano.
Soledad de un vagabundo.
El reflejo del espejo de quien se posa todas las mañanas con el torso desnudo.
Hoy te vuelvo a ver.
Soy el mismo.
Quiero que me devuelvas la sonrisa que me robaste.
No quiero tus respuestas.
Solo quiero que me dejes en paz.
Eres muy superficial.
Te pasas el resto de la vida jodiendome.
Maldito espejo.



PD. La foto es de internet.

sábado, 23 de enero de 2010

Despedida


He soñado para ti toda la felicidad del mundo, hoy volveré a verte, una rosa llevare en la mano, la corbata que me regalaste, te besare en silencio, mis ojos lloran desconsolados, no quiero verte más, promesas ahogadas, ilusiones muertas.

El pasado lo enterrare, soy el presente, el destino es mi futuro.
Creí en nuestro mundo, hoy he vencido el miedo, borrado los recuerdos, mi amor camina en busca de semillas nuevas.
¡ 0jala me olvidaras¡
Te espere.
Te ame,
Te comprendí.
Te guié.
Te falto valentía
. No quiero que sigas oliendo dos colonias diferentes todos los días, que hagas el amor pensando en mí, para ti es solo un juego de sexo, el amor lo es todo para mí.


PD. La foto es de internet.

sábado, 16 de enero de 2010

Mi pequeño homenaje.



El manto blanco cubría los campos aceituneros, los hombres bien abrigados trabajaban a destajo, el tiempo era el enemigo el hambre era la necesidad, niños, madres, recogían las aceitunas sobre la capa fina de nieve, Enero golpeaba fuerte en los rostros de las gentes jornaleras, nadie paraba, había que acabar una finca para empezar otra, poco trabajo durante todo el año, no se podía desperdiciar la oportunidad de estos meses de recolección, solo descansaban los domingo la guardia civil vigilaba con recelo que este día se trabajara.

Hombres aguerridos, duros, con ideales silenciosos, amaban la libertad, que bella palabra, la libertad estaba entre las cadenas que oprimía al pueblo, allí aquellos perdedores de ideales entre olivos trabajaban duro para sobrevivir en paz con la máxima dignidad posible que alguna gente les negaba.
En verano recorrían los pueblos de la España calurosa con sus heladoras al hombro vendiendo helados, días donde el calor era insoportable, el sudor, cansancio se mezclaba en jornadas interminables al terminar el estío trabajaban en la alfarería castellana en la teja.
Años duros, poco trabajo, condiciones duras, todo ello acompañado con ganas de vivir de mirar al frente seguir luchando por una vida digna.
Con boina negra, pantalón y jersey de pana, cigarro a un lado de su boca, manos de callos duros, mirada fría estaba un gran hombre trabajando a destajo, era el guardián de su hija y mujer.

Mi abuelo Roberto.

PD. La foto es del año 1929 en Getafe en verano vendiendo helados. En aquellos años contaba con 24 años muchos años trabajando y los que le quedaban iban a ser muy duros comenzando por la guerra, la muerte de un hijo pequeño durante la conteinda y la enfermedad de su mujer durante muchos años.
Si algo admiro fue la complicidad de mi madre y de él, fueron un autentico tandem de la vida, un ejemplo para nosotros es decir sus nietos.

viernes, 8 de enero de 2010

La rosa


A los treinta sus pechos crecieron, era modelo de cabellos ondulados rubios, ojos azules que cautivaba al andar por la pasarela, a los treinta y cinco conoció al hombre de su vida, el doctor milagro le ayudo con la celulitis, con cuarenta su cara se estiro y a los cuarenta y cinco dejo al naufrago de su vida. La mujer de cartón hoy tiene orgasmos artificiales veinte años menor que ella, es envidiada aunque todos saben que comparte músculos, ella se ríe es la amante del hombre de cabellos blancos con chaqueta llena de cheques.

No sabe quien es, la depresión es compañera en las noches de tormenta, su cajón de la cómoda esta repleto de fármacos, en las tiendas paga con visa, nunca repite ropa, se disfraza de señora entre su cuerpo de cartón.
Promesas incumplidas.
Sexo sin amor.
Regalos materiales.
Besos salados.
Sonrisa disfrazadas de falsedad.
Noches de alcohol y drogas.
Días de resaca.
Vida de acróbata
Madrid, Milán, Paris, muñecas de cristal.
Su luz se apago entre las sabanas, el móvil no deja de sonar, sus lagrimas se deslizan entre su cara y la almohada, sus ojos azules son la tristeza, las manos recorren su cuerpo acariciándose, sueña con un hombre que la quiera, quiere orgasmos de amor.
Las rosa se muere, nadie le pone agua.
La rosa se abre dándole calor, no tirando de ella.
La rosa esta llorando en la cama.
La rosa se quiere morir.


PD, La foto es de internet.

domingo, 3 de enero de 2010

Jacobeo.



Hoy escribo porque me apetece, las letras caminan por el jacobeo de la vida, mis pasos de peregrino siguen la estela del cielo que ilumina, las campanas me saludan desde su atalaya legendaria, mi mochila se llena de palabras entrañables que me ofrecen el lugareño, el saludo amable, el sol hoy calienta mi corazón, los pájaros dibujan palabras a mi paso, les sonrió desde el camino, la música es todo un placer que me ofrecen.

No importa donde voy, es un sentimiento que me acompaña, años de esperanza, meses de ilusión, días de espera, horas de realidad, minutos de fe.
La senda de mi vida recorre los campos desnudos siempre agradecidos a una nueva semilla que les rejuvenecerá para dar riqueza humana con sus colores.
En cada posada escribo unas palabras de agradecimiento de este caminante nacido del amor.
Hoy quiero escribir a la vida.
Solo a ti.
Nada más que a ti.
Que me arropas.
Que me mimas.
Que me besas.
El peregrino, mochila en su espalda sonríe mientras camina, por las veredas de la vida.

 
PD. La imagen es de internet.