viernes, 7 de febrero de 2014

Serenidad


Así como el cuerpo nos exige alimento, un alma saludable se nutre de serenidad y pensamientos positivos. Hay personas están constantemente en guerra contra el mundo y todavía se sorprenden que su vida sea un fracaso.
Un proverbio japones aconseja << lo que tengas que decir, dilo mañana>>. Esto se aplica especialmente cuando estamos irritados. En estos casos, la lengua suele ir más rápido que la mente y se puede hacer un daño que luego habrá que reparar. Por lo tanto; ante todo calma.
Hasta el más difícil de los problemas puede tener solución si se afronta con la disposición  justa.La serenidad procura al individuo el espacio mental adecuado para que la creatividad pueda aflorar sin trabas.

Si se habla y actúa con espíritu sereno, entonces la serenidad nos sigue como la sombra que no nos abandona.

Texto y frase extraído del magistral libro 99 recetas budistas del autor Gottfried Kerstin.

PD. En estos momentos que la sociedad vive constantemente agitada y aterrorizada por la crisis económica, acompañada de la crisis de valores individuales, el ser humano esta en estado exaltación ante tales vicisitudes. Los medios de comunicación es constante bombardeo de noticias poco agradables e incluso rayando la mezquindad humana, en los debates televisivos donde se apoderan los gritos en pos la verdad única. Quizás nuestra sociedad este huérfana de serenidad, ante la crisis de valores que aflora por las calles y platos de televisión.

Foto la Creu de Santantoni.

No hay comentarios: