domingo, 29 de noviembre de 2015

Barco varado


Soy como barco varado en las noches de tormenta.
Encallado en las rocas, manteniendo en los vaivenes del oleaje. Hay mañanas que el impulso me levanta de la cama en los días de lluvia, navego contra corriente, escondo el miedo en el baúl de las miserias. Izo las velas del olvido navego por alta mar entre virajes del velero buscando el mejor viento.
Quisiera dejar ser cobarde, aparcar los miedos, encontrar una estrella en el firmamento y abrazarme con el viento, seguir en mi velero navegando por los mares del mundo y saludar a la luna en cada puerto, sonreír en cada faro que ilumine mi corazón.


No hay comentarios: