martes, 24 de noviembre de 2015

Caminando


Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,

el camino se hace al andar.
 Las palabras son mi camino durante estos años por esta pequeña ventana, ausenta de cotilleos muy acomodados en la España de los patios vecinales, de la pantalla de plasma que entretiene a la parroquia sentados en el brasero. En esta comedia de la vida, nos situamos en nuestro mundo, el mundo de las viejas palabras, que se pierden por la red, que quizás algún día serán pasto del olvido.  Escribir es verte la esencia en el espejo de la vida, desnudo ante el cristal que nunca miente,  delirios recorriendo cada poro de la piel. Aquí estamos en sentados ante la vieja pantalla como aquel 24 de junio del 2007, en el día que nació esta página de tranquilidad y sosiego, que recorre mi vida, en mis cabellos reticentes a las canas medio siglo de estancia.




Sigo caminando por el camino de mi vida.
Entre días nieblas y otros soleados.
Recorriendo los recovecos de mi vida.
Buscando el horizonte lejano.
Entre la resaca del mundo.

Mundo confuso y alterado.
Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
el camino se hace al andar.


No hay comentarios: