miércoles, 6 de julio de 2011

Tormenta




En esta mañana de domingo me he despertado con el llanto sobre mi corazón, la lluvia golpea los cristales, los relámpagos que iluminaban esta triste ciudad en el amanecer, sonidos espantos que cargaban a sus espaldas, el mar embravecido con furia en las rocas que protegen el puerto, el vendaval se adueñaba de la ciudad.

Mujer de mis días.
Amante de los lunes.
Labios sedientos.
Amor en la sombra.
Niña de mis cuentos.
La música suena en las ondas.
Locutora del amor.
Amor de mis ondas.

Te miro.
Te veo tan guapa.
Sueño con tu cara
en los días
de tormenta poder
tenerte entre
mis brazos.
Mujer de mis sueños.
Amante en la oscuridad.

Aquí sentado tras el cristal esperando a que pase la tormenta y que llegue por fin el lunes para poder verte, mirarte y estar contigo.
Tú en el micrófono del amor.
Yo en la pecera de los sueños.

Cada canción es nuestro cómplice, cada melodía son nuestros ojos, nadie sabe que nos queremos, somos los magos de las ondas, el amor no se puede disimular, querida reina del amor.
El técnico de sonido.

1 comentario:

pluvisca dijo...

Que maravilla de meáfora niño. Sigue escribiendo que me gusta,

Un abrazo