jueves, 22 de septiembre de 2011

El hombre de la sonrisa a cuestas.


Todas las mañanas nada más levantarse se mira al espejo, este es el hombre de las sonrisas, las muecas son parte de su vida, es como el café si no lo tomas te falta algo en tu cuerpo.
Hoy es lunes, toca la sonrisa del lunes, y sus toques depende del cielo, lluvia, sol, nubes.
Cada día una sonrisa a cuestas.
De ahí le viene el mote del sonrisas.
En fin cada día una sonrisa nueva, como no, el domingo tiene sonrisa de fiesta, esta es especial, la sonrisa de ir a misa. Sonrisa eucarística.
En cambio tenia un problema el hombre de la sonrisa, la del entierro, en ella estaba estudiando en el espejo todos los días en la sonrisa mezclada con la pena y la compasión. Pasaban los días y no lograba encontrar esta sonrisa, él creía que era culpa del espejo.
Un día ocurrió que se estaba mirando al espejo y llevaba horas y horas, nada que la sonrisa no salía como el creía.
Una voz salió del espejo.
-Deja de hacer el gilipollas.
- Falso que eres un falso.
- Solo eres un pelota.

El espejo se callo para el resto de la vida.

1 comentario:

pluvisca dijo...

Vaya, y es que no hay nada como ser ntural con o sin sonrisa...

Besos