lunes, 23 de julio de 2012

El jubilado




Las noches caen en el tedio de los sueños que un día naufragaron, ilusiones desvanecidas, lagrimas de impotencia inundan los corazones.
Hombres mayores, hombres desilusionados, hombres cansados, hombres que lloran después de tanta lucha, tanta fatiga en sus manos, cansados de ideas revolucionarias, cansados de tantas mentiras, hartos de tanta hipocresía, hartos de tanta falsedad.
Sentando delante del televisor con gesto de tristeza, apesadumbrado, impotente, ve el noticiario, desilusión en sus entrañas, no puede dejar de pensar años de lucha, años de esfuerzo, años de sueños. Ahora  estos gestores de la  vieja patria que siempre ha sido azotada por la peste de la corruptela, políticos con patente de corso, engominados banqueros ladrones de estilográfica y papel blanco nos han llevado a una crisis agonizante que todos tenemos que pagar, o más bien el pueblo llano, pueblo trabajador, pueblo que simplemente busca un salario digno, empleo digno y no lo encuentra.
El pueblo grita.
El pueblo llora.
El pueblo se jode.

Los sueños se diluyen en el infierno de las mentiras.
El hombre jubilado, hombre cansado, hombre asustado, coge el mando y apaga el televisor, sale a la calle a luchar por sus hijos, por sus nietos, por el futuro que no existe de esta nación, su nación, la patria que le hizo soñar en un futuro mejor en aquellos años de la transición.

1 comentario:

pluvisca dijo...

Que caos amigo mio...los jubilados y los que van a jubilarse y...un drama

Buen escrito

Besos