domingo, 31 de mayo de 2015

Una tarde de lluvia

Sentado detrás de los viejos cristales de mi posada, los recuerdos invaden mi corazón, la tarde es lluviosa parece otoñal, esta primavera nos vuelve loco, las gotas quedan marcadas en el cristal, como los años pasados, la infancia se evaporo hace décadas, la inocencia se fue con ella, que hermosa que fue.
Muchas tardes paseo por la calle que me vio nacer, mis primeros llantos, palabras, pasos, y sobre todo risas de inocencia, risas de bondad infantil, risas del amor recibido. Aquellos años de la década de los sesenta del siglo pasado, en la lejana España se despertaba de años duros y ásperos, comenzaban las primeras televisiones en los comedores de las casas, las primeras vacaciones de playa, todo era nuevo, aquellos hombres y mujeres comenzaban a saborear la sociedad del bienestar.

Pocos años después llego los años de colegio, cada vez las aulas estaban más repletas, mi pueblo, un pueblo acogedor, siempre habían niños nuevos en clase, desde el primer minuto eran uno más en el patio, las tardes de la infancia en la calle, se poblaban de niños con un simple balón, la felicidad se divisaba en nuestros rostros . Esta mi calle, el raval de baix, como era conocida por nuestros abuelos, donde recale a vivir a partir de los seis años fue donde halle la felicidad de un niño, disfrute de las noches de verano, ¡ Que noches tan mágicas! repletas de grandes juegos y paseos en bicicleta.

La lluvia ha cesado en esta tarde gris, me ha hecho despertar del sueño de la infancia, recuerdos en blanco y negro se acoplan con  los de color. La tarde me ha llevado por los hermosos caminos de la inocencia que años después la olvide, no se para bien o para mal, Hay días que quisiera recuperar la inocencia, vivir en mi mundo, un mundo donde la palabra amor, se acomodara en el corazón de todos desde la pura inocencia, seguro que no habría tanto dolor en este mundo. Quizás no haría falta que algunos que se creen piadosos, fueran los domingos a fingir que rezan, otros por su verdad no matarían.



No hay comentarios: