domingo, 13 de diciembre de 2015

Cajón desastre

En este país de medio tontos con los futuros presidentes del cajón desastre de esta España. Políticos mediocres como la sociedad española, adoctrinada desde las mediáticas cadenas televisivas con sus pésimos pogres de periodistas medio rojos que es lo que mola, simpáticos y amiguetes  o impertinentes depende de la presa que tengan delante. Debates de poca calidad, argumentos muy pocos y muchas palabras con golpes bajos adoquier. Que esperamos de esta sociedad de cultura esperpéntica adoctrinada desde los medios de comunicación que están hechos para dirigir a los borregos, donde el Gran Hermano o Cristiano, Mesi, Salvame son con lo que se entretienen los españolitos. Así nos va en este país, donde los cabezas de lista, esta el populista de verborrea con coleta, el seductor de Ferraz, el hombre que se pasa el día leyendo el Marca, o el guaperas de Albert, este por lo menos le pone el hombre voluntad, pero ya esta, nada más, el 20 D por la noche puede haber un galimatías para gobernar lo queda de España, cada vez es menos, que el futuro de este país es de un  tinte muy oscuro.
Que curiosidad entre los medios televisivos, a quien denuncia en los juzgados los hechos de corrupción lo arrinconan como a los pupilos de Rosa Diez y también al cachorro de Cayo Lara que las grandes cadenas les niegan el pan y la sal en el debate de atresmiedia, pues tienen representación en el congreso diputados, y algunos de momento no tienen escaños, cosa que a partir del 20 de diciembre entraran por sus puertas.
El panorama en este país, se presenta una situación muy difícil para la gobernabilidad de España, llena de corrupción, amiguetes, y con la ruptura por parte de Cataluña que es el gran problema, como por supuesto el gran drama del ciudadano de a pie que es el paro y la precariedad del empleo que existe, con muchas mentiras del gobierno falseando las cifras de empleo.

El cajón desastre esta preparado para recibir la difícil salida de esta nación que cada día va perdiendo su identidad, gracias a la clase política y los medios de comunicación luchando por sus intereses económicos, donde no existe la imparcialidad.

No hay comentarios: