domingo, 14 de febrero de 2016

Sentir

Lucha de gigantes es la vida, dejar detrás los viejos fantasmas, en un mundo de sombras, educadas por la sociedad, ser un pequeño loco, soñar, aprender, dejarte llevar por las intuiciones, pasar de los examinadores de conciencia, que tanto les gusta que les oigan desde sus atalayas de la verdad y la razón de sus miserables creencias nacidas del opinar de lo ajeno.
En ello estamos a bordo del ligero equipaje del aprendizaje de las oportunidades que aparecen en el sendero de esta vida, que más importa la edad, si es hora de dejarte llevar por lo que te apetece.
Las palabras dejan paso a la realidad, en el velero que me acompaña en la travesía por este mar bravío en los días de tormenta, con la esperanza de el sol deje detrás las nubes negras. Con la calma dejo reposar mis sentimientos de miedos que fluctuaron en medio de la tempestad.
En esta habitación en la escribo estas letras desordenadas fluyen los sueños que están por llegar, que un día serán realidad, mientras me disfrazo de hombre acomplejado, para protegerme de los malvados que pululan en el viejo universo.
Con ganas de sentir lo quiero ser, lo ahora mismo me apetece, no dejar pasar el tiempo, seguir los vientos de alta mar, izando las velas del viejo barco, buscando ese viento a favor navegar por los sueños. Llegar al puerto de la realidad sin antes no haber disfrutado en la navegación, en la cual en el mar los planes pueden desaparecer en un minuto, y aquel que no pierde la calma, es quien vence.

Sentir

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que tengas mucha suerte en el viaje