domingo, 19 de junio de 2016

Llegada del verano

Ahora con la llegada del verano los recuerdos de la infancia afloran nuestra memoria, los nacidos en los años sesenta del siglo pasado, cuando comenzó el boom de la construcción en nuestras playas, los primeros turistas llegaban a la Costa Blanca al mediterráneo levantino. Recordar aquellos años con los cual España dejaba de ser un país retrasado, la Dictadura necesitaba dinero extranjero, vio que con el sol, playa, era fácil de conseguir y, a pesar de la resistencia eclesiástica que se oponía a los biquini y bañadores, pues su moral se veía resquebrajada, el Dictador hizo caso omiso, fue como los francos, libras, marcos, llegaban a España donde su moneda la peseta fuera del país era muy débil. Los españoles también comenzaban a coger vacaciones, las fabricas nacientes de toda España el día que se conmemoraba el Alzamiento se paraba la producción y partían  quince días vacaciones estivales, los pueblos del interior llegaban aquellos que debido a la falta de trabajo lo abandonaron, en esta quincena pasaban unos días de verano con familia y amigos, donde se reencontraban con aquellos que se quedaron o los que habían ido otras ciudades o pueblos distintos. El Seat 600, Seat 850 o la misma moto Vespa vestían de color las carreteras precarias del estado en estas fechas.  Otros de la clase media recién nacida en estos años que se estaba asentando, una clase que nunca existió en España, se desplazaban a las playas, cargados de sombrillas, maletas, era una nueva forma de veranear, que anteriores décadas solo estaba alcance de los más poderosos, y pudientes.

Desde la lejanía los recuerdos de los días de playa, o de campo en el estío vacacional  es parte de los cimientos de la infancia feliz de aquellos niños casi ajenos a la Dictadura, donde los mayores comenzaban a respirar de la opresión del régimen. Playa, sol, biquinis, cuerpos bronceados, diversión, todo lo por aquel entonces necesitaba el español, fue una luz en aquellos días duros.
Recordar lo bueno es avanzar en la memoria casi perdida que los años van dejando en el sendero de la vida, y ahora con la llegada del verano, con los días más largos precisamente el 21 de junio, piscina, playa, granizados, y como no, las noches a la fresca tan peculiares en los pueblos donde los niños disfrutábamos de los juego de las calles y como de las historias de los más mayores que contaban tomando la fresca. El verano en los adolescentes es el primer amor, el amor del verano, en los jóvenes las primeras vacaciones lejos del seno familiar, campings, apartamentos o viajes por el mundo. El verano es otra forma de vivir, es el estío la estación que todos esperan para vivirla a tope.

Unos videos excelentes  MichaelRogge nos dan testimonio de la Playa de San Juan en 1964 de la Albuferta en 1965, donde se puede apreciar el Bom de la construcción de la costa alicantina.




No hay comentarios: