lunes, 24 de septiembre de 2012

Tarde de melancolía



Busco viejas canciones en el baúl del pasado en esta tarde de  melancolía. Vinilos descansan en la cárcel del olvido. Un espejo preside la alcoba no puedo dejar de verme en el, cabellos blanco, arrugas nacen de la alma, soledad en la imagen que se posa ante el cristal resquebrajado.
Domingos de adolescencia el tocadiscos a 33 revoluciones sonaban por los altavoces, la música buscaba acomodo en las estancias de colores que habitaba el salón de la casa.
En el baúl piden a gritos los discos  salir del olvido de mi juventud, Supertramp el maravilloso directo de Paris, Tubullar Bells de Mike Olfield, muchos otros comienzan a posarse en mis desnudas manos.
La memoria recorre laberintos perdidos que hoy resplandecen en mis entrañas, mañanas de rebeldía, tardes de locura y noches de adolescente en busca del licor de la vida, alcohol en las venas, delirios en la música acompañada de las luces de la discoteca.
Enamorado de la moda juvenil que tanto cante símbolo de las pistas de baile, los años quedaron atrás, ilusiones perdidas, fracasos se instalaron en el maletín del representante vendedor de felicidad.
Aquí en esta tarde de domingo como hace 30 años con el viejo tocadiscos sonando por las paredes de la alcoba mezclándose entre las partículas de polvo que habitan en la estancia.
Me sumerjo en la melancolía de las canciones y buceo por los recuerdos que tuve y dejo que mis sueños se acomoden en mi vida.



1 comentario:

pluvisca dijo...

Excelente m'usica para sumergirse en los recuerdos...esa 'epoca que corriamos para pasarla y que ahora a;oramos...

Besos