sábado, 23 de enero de 2016

Que le Dennn



El otro día pase hacerme unas fotos de carnet, cuando las vi, encontré a quien estaba en la foto, la juventud paso hace décadas, las arrugas en la cara son patentes, eso si las canas son casi inexistentes, aunque he de reconocer aunque en la foto no se aprecia, lentamente están cogiendo posición en mi pelo que es abundante, de momento no soy calvo. Bueno a lo que iba, que los cincuenta ya no los cumplo, que voy camino desde la madurez hasta no se donde, aún me queda años y años para la jubilación, cosa que igual ya no queda dinero en la caja del estado, si es que hay estado o nación, país, o nada de nada. Pues la juventud  es casi recuerdo de eso hace tantos años, cuando llegue a los cuarenta, llegue con los comienzos de dolores articulares, que creía que era yo solo, pues no, hay muchos, bueno menos los del jogging el domingo por la mañana y fiestas de guardar, porque ahora la moda es correr, todos corren, quienes ganan son los fisios, siempre están saturados de pacientes. Bueno a lo que iba, que comencé con los dolores, con lo blando que soy, pues más agudos en el coco, y con la llegada a los cincuenta, pues ni lo cuento, porque creo que soy el campeón en blandigui, cuando llegue a los sesenta seguro que salgo a correr todos los domingos, vamos que ilusión dicen que también se vive, pues ale, " más moral que el Alcoyano".
Como la juventud es un recuerdo, quien no se acuerda tener ganas de cumplir dieciocho años, sacarte el carnet de conducir, tener coche de segunda mano, antes todos, pocos de primera se compraban uno nuevo. Tener libertad y todo eso, vamos pasarlo bien a nuestra manera, todos esas historias de jóvenes de los años ochenta, lo de la movida para los de Madrid, en los pueblos ir de discotecas y pubs. A los pocos años de ser mayor de edad, te jodian, a la mili, a la otra punta de España, un año de verde los de tierra, mi caso, y a los veintiuno libre otra vez para la vida, y la juventud. Que seguir contando pues como todos historias de jóvenes en un pueblo que iban a de pueblo en pueblo en manada, con el cubata, y la moda, con la ventaja que por aquellos años, era inexistente el control de alcoholemia.
Pues pensando lo bien, con mis arrugas y las canas que se acomodan levemente en mi cabellera, "Que le den por culo a la juventud y viva los cincuenta más uno ".
Que los espejos se mueran de rabia, porque mienten como bellacos, las fotos digitales se pierdan en el ciber espacio, los selfis o autorretrato, coño, con tanto americanismo o anglicismos, que se vayan a tomar viento, que ya esta bien de trasmitir la vida de las miserias por fascículos.
Pues viva las arrugas, los dolores, las canas, y los sin pelo, y a quien no le apañe, que tire de la cadena del retrete.
Que le Dennn

No hay comentarios: