miércoles, 18 de enero de 2017

La calle del Desamor.

Aquí sentando en la pantalla del pasado recordando la calle del Desamor, los microrrelatos se pierden dejan en el olvido de las mentiras de la puta de vida del amor y sus miserias.....marcapasos en el corazón.


Todos los días iguales.
Pasa todas las mañanas con la bolsa del pan camino a su casa, en su mirada hay tristeza, va con sus mallas ajustadas y tanga debajo, suéter pegado a sus pechos, a sus cincuenta y largos sabe que provoca, la tristeza es la vida de casada y madre. Todos los babosos de la puerta del bar sueñan cada noche con sus caderas y su culo, mientras se masturban.
Sus ojos son estrellas apagadas, sus sueños se evaporaron, cada día es igual, sin sabor nada, casada y madre, huérfana del amor.


Sin postre.
Me gusta recordar tus besos con sabor de cola, tus manos largas y finas como de una pianista, tus pechos erectos, ver el tatuaje en tu espalda, lo que más me duele es recordar la noche que no viniste a cenar, no me jodío el plante de la cena, fue el postre de los orgasmos.



Dentro de ti.
Dentro de ti, es la lava del volcán.
Dentro de ti, es el sol y la luna.
Dentro de ti, es gemidos y susurros.
Dentro de ti, es pasión y desenfreno.
Dentro de ti, es lujuria y orgasmos.
Dentro de  ti, es imaginación y sueños.
Dentro de ti, es un final de excitación.
Dentro de  ti, es sexo sin control.
Dentro de ti…
Dentro de ti….
Dentro de ti, amada.
Dentro de ti, son los recuerdos.
Es pasado, ahora confundo las palabras con la memoria de las noches de antaño, con un Réquiem en las entrañas, un condón sin usar, pasado solo es pasado, hoy es vago recuerdo de tangos en el colchón y sabanas descosidas.

No hay comentarios: