miércoles, 9 de noviembre de 2011

Hola


Nunca había visto unos ojos tan bonitos, aquella mañana quede hipnotizado. No sabía si era una princesita de cuentos infantiles o la sirenita.
-Hola- Dijo.
Me quede mudo. Reaccione pasados unos segundos. - Hola-.

Bajo en la siguiente parada del Bus.
Se despidió. - Hasta luego-.
Hasta Luego. Conteste con una voz nerviosa.

Todas las mañanas voy en el mismo autobús de línea a la misma hora, no la he vuelto a ver.
Sueño con sus ojos.
Unos ojos hermosos.
Azules.
Guardo aquella mañana en mi retina.
La chica de los ojos azules, suéter rojo y vaqueros ajustados.
Se despidió. - Hasta luego-.
Hasta luego. Conteste.

1 comentario:

pluvisca dijo...

Esta forma de enamorarse es preciosa, hace que durante un tiempin estes medio enlas nubes y con alguna que otra mariposilla en el estómago...

Un abrazo