sábado, 25 de junio de 2011

Veneno en mi cuerpo


Llegan los momentos me acuerdo del pasado, las fotografías en blanco y negro recorren el laberinto de mi mente que me llevan al abismo.
Hoy mientras desayunaba placidamente en la cafetería de la plaza mayor sentado detrás de la cristalera una mujer llamo mi atención, eras tú, pasabas por la acera, tan elegante y guapa, segura de ti misma, supongo que ibas camino del juzgado con tu cartera repleta de demandas, denuncias y recursos.
Quería desviar la mirada, no pude querida, eres como un imán, me atraes .Cada vez esta distancia es más dura.
Algún día dejaras mi cabeza, esta angustia pasara, me olvidare del Besitran y el Orfidal.
Mientras sigo tomando café descafeinado con media tostada y un antidrepesivo.

Mi cajón esta llena de cartas de desamor, cartas de odio, cartas sin sentido, o tal vez cartas de amargura. El psiquiatra esta punto de mandarme a galeras, mi cabeza esta repleta de arena del desierto. Mis amigos creen que estoy loco, se que en el fondo estoy un poco ido.
Mujer serpiente, llevo tu veneno en mi cuerpo.
Todas las mañanas leo la carta de despedía

Todavía sueño con tu boca.
Los besos son pasión.
Solo tú me prometiste amor.
Solo tú.

Solo tú me engañaste.
Quiero olvidar.
Quiero vivir.
Quiero que desaparezcas
de mi cabecita.

Si hace sol me acuerdo de ti.
Si llueve también.
Solo tú.
Solo tú.

Eres el veneno de mi cuerpo.
Mujer serpiente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un beso ... Merche

pluvisca dijo...

No es fácil cerrar el interruptor de las emociones mErL

lo has bordado hoy, tu escrito me refiero.

Un abrazo

LIGEIA dijo...

Hola Merl, paso a saludar después de tanto tiempo sin pasar por los blogs, y es que una vez que se pierde el hilo exigente de estos sitios virtuales, es difícil retornar...

A pesar de los cambios de apariencia de muchos sitios virtuales, veo que la esencia permanece al igual que los recuerdos, muy dentro y a veces, hiriendo el presente con demasiado fuerza.

Deseo que te mejores, todo es temporal. Un abrazo