domingo, 28 de junio de 2015

Escaleras

Hay escaleras para subir al cielo, otras para bajar al infierno, depende de cómo caiga la moneda, cara o la cruz.
Momentos en que el cuerpo comienza a sudar cuando las escaleras son inhumanas, las piernas de rinden ante ellas.
Una noche de sueños, unas más en la almohada del desespero, subía escaleras, no paraba de subir, cuando creía que estaba en el final, aparecían otras, más escaleras. El cuerpo empapado de sudor, salitre en los poros, la vista nublada, veía doble, o triple, quien sabe, la niebla me acompañaba en tal menester, la lluvia lleno de agua las escaleras, la corriente de tal diluvio me empujaba para abajo, intentaba cogerme a las escaleras, una riada estaba presente, recordé que no sabia nadar, quería seguir subiendo, ya no veía las escaleras,el agua se mezclaba con el barro, el final de las escaleras se lo llevo el viento huracanado, quería gritar. No me salía la voz, por fin grite, “ Auxilio, auxilio, socorro, ayúdame a salir de aquí” las escaleras no paraban de reírse de mi. Todos desde los balcones contemplaban tal espectáculo, con aplausos, vítores, el cachondeo estaba presente.  Al fondo se escuchaba un timbre, no paraba de sonar, era el timbre de mi puerta. Me levante como pude lleno de barro, maleza, llegue a la puerta y abrí, mi vecina la del tercero, si la del culo respigón y buenas tetas estaba ante mí,  me dijo con una sonrisa en los labios rojo pasión, te pasa algo. Estaba confuso y anonado ante ella, era un sueño o realidad, me volvió a preguntar," te encuentras bien". Respondí si, si, lo cual contesto, llevas un buen rato gritando. Le explique el sueño, ella entro en mi casa, se acomodo en el sofá, me abrazo como una madre a un niño, volví a quedarme dormido, con mi cabeza apoyada en sus buenas tetas.

Las escaleras te pueden llevar al cielo o al infierno.

No hay comentarios: