martes, 2 de agosto de 2016

Dialogos en el cuaderno III


Espejos de las sombras.
Espejo de las arrugas.
Cinco de la mañana.

Suena el despertador de los sueños imposibles, me levanto en medio de una confusión mental, que sueño tengo, ahí esta el espejo de las sombras, lo miro y el me contesta, cosas de la vida, camino un pasos entro en el cuarto de baño, enciendo la luz, ahí esta el espejo de las arrugas, en su cristal dibuja una sonrisa felicidad, pues su misión es joder el comienzo de la mañana.
Me recuerda la canas.
Las arrugas.
Las ojeras.
Y que tengo cincuenta años y casi dos más.
Se descojona de ver mi cara apesadumbrada, el muy ruin, me recuerda, ¡ Que feo eres !. Me maldigo su estampa, mientras me aseo para comenzar una jornada laboral aburrida y rutinaria.
¡ Que careto!.
 ¡ Cuantas canas!.
Que nariz tan grande y que orejones.
No puedo más, al fin exploto lleno de ira, espejo torturador vete a la mierda, así como suena a la puta mierda.
El muy cabron me contesta, aquí resido donde tu cagas.
No puedo más, salgo enojado del cuarto de aseo, por el pasillo sigo escuchando su risa maldita y cínica.

No hay comentarios: