domingo, 21 de agosto de 2016

Noches de alcohol

Quisiera escribir sobre el amor, desde la huerfanidad que se instalo en mis noches de dudas. Cansado del viento poniente abrasador que absorbe mi cuerpo en las noches estivales. Llegue a perderme en el mar tenebroso ante los miedos que iluminan el cielo. Profetas y tiranos prometen plata, suplican el voto para vivir del cuento, y sigo perdido en amores, llevo años enredado en viejas mentiras de soledad, aquí melancólico recuerdo tu cara, en las noches de sexo. No se si es amor o es sexo, simplemente un corazón de espinas. Dicen que el tiempo curas heridas, dicen aquellos que viven de la bola de cristal, sentado en el acantilado, observo las olas que chocan suavemente, miro el vacío, me enfado con la vida, escupo al cielo, las malas lenguas hablan que estoy loco, puede que este, solo se que las chicas mundanas son el consuelo de mis días. Quizás son las más cuerdas en este mundo de falacia y apariencias, y la vida no es real, por mucho que nos vendan el elixir de la felicidad.
Esta vida se parece a una vela en diminuta llama, que se consume entre la cera, los días se caen del almanaque como las hojas del otoño.

Letras y más letras.
Tesoros escondidos.
Recuerdos olvidados.

Vagabundo de los sueños.
Profeta de las desdichas.
Amores de barra.
Chicas mundanas.

Labios de carmesí.
Soledad y pasado.
No se si es amor.
O, es sexo.

Esclavo de los pechos.
Amante del pubis.
Mentiras y verdades.

Noches de alcohol.
Noches sin sentido.
Noches de delirios.



No hay comentarios: