martes, 9 de agosto de 2016

Un amanecer estival

Una sombra entre las sombras del amanecer de una mañana estival después de una noche de calor y saboreando el fresco de la mañana de las tierras montañosas de las últimas estribaciones de la sierra de Mariola, curioso su nombre de la bella Mariola hija de Sixto Mario, que vivía por estos parajes de la provincia Contestania, y Tiberio Claudio Neron quería casarse con ella, le dijo que no quería casarse con el emperador, entonces este se vengo del padre y de la hija.
Dejando la historia pues la leyenda es tiene un final trágico, en estas sierras hermosas en otros siglos más tarde tiempo de la morisma estuvo plagado de bellas leyendas y finales de  lagrimas.
Quizás esta sierra y su encanto es digna de leyendas, que se tejieron por sus parajes por sus moradores que  las hicieron singular cada una de las historias
La mañana invitaba a pasear tranquilamente entre caminos de una paraje y reflexionando a tales horas, buscando encontrar la paz y el sosiego entre su vegetación dejando fluir la imaginación.
Exactamente paseando por un paraje en la ubicación de la Casa Tapena en la partida de Fabanella, por sus senderos observando el amanecer entre la vegetación lo hace muy hermoso.
Madrugadores corredores pasaban por las cercanías y por la carretera un par de ciclistas eran quienes se divisaban entre la quietud y el sonido de las aves que volaban el cielo con figuras geométricas.

La imaginación  que se mezclaba con los primeros rayos de sol, difuminando cada paso en el olvido de la noche entre eslabones de mi memoria y flores silvestres. 
Contemplando tal belleza ornamental recuperaba el aliento, versos poblaban mi cabeza, en busca de libertad como las acrobacias de las cometas y sus colores que magnifican el viento.
Si el verano puede ser agobiante de calor las noches cuando dejan paso al amanecer son lo más hermoso que se puede contemplar desde un amanecer y el fresco que acompaña los primeros minutos del nacimiento del nuevo día. Quizás nazcan nuevas oportunidades, un rayo de sol sea la esperanza a cualquier situación que la noche lo ha magnificado con tremenda brutalidad.
Aquí acaba el paseo matinal con gratitud iluminando el nuevo día en la Sierra de Mariola.

No hay comentarios: