lunes, 23 de abril de 2012

Día del libro




 Querido libro un día como hoy celebramos tu aniversario el pequeño homenaje a las letras impresas en papel inmaculado que tu sabes adornar de sentimientos para que alcancen nuestros corazones . No voy a entrar en la discusión  si Cervantes falleció el 22 o 23 de abril, nos dejo un legado hermoso de bellas palabras que hoy orgullosamente las llevamos por todo el mundo sacando pecho cuando se pronuncia la palabra Cervantes.

Cierro los ojos me adentro por cualquier vieja y coqueta librería que pueblan en cualquier lugar, el olor me invade, dibujo mis pensamientos intentando ser parte de cada libro que ordenadamente esta en la estantería reposando cómodamente esperando que una mano inocente lo alcance y se sumerja en su interior y desmenuce las entrañas que habitan en el reino de sus hojas de tono amarillento.
En ellos estan las lagrimas, desesperación, amor, desamor, lluvia, sol y muchísimas cosas que haría indeterminable las palabras que viven silenciosamente entre las tapas. 
Cuando entro en una librería no soy quien escoge el libro, es el quien me secuestra y en voces me llama para que repose en mis desnudas manos las tapas, en ese instante no se despegue de mí. Que decir de la emoción cuando llegas a casa te acomodas en el sillón preferido, busca las lentes que siempre andan desperdigadas, te sumerges en lo más  profundo del libro, no existen minutos, ni horas, el sueño desaparece, cada hoja es un deseo, cada palabra es el arte de ser lector.
En estos años de la tecnología esta el libro digital o electrónico como quieran llamarle  esta cogiendo gran demanda de ventas y aquí servidor se resiste a entrar en sus mundos, quizás algún día no podré evitar y pasare a formar parte de ellos.  Adoro los libros tradicionales que cuando terminas de leer pasan a las estanterías de la biblioteca del salón y que de vez en cuando les pasan el plumero para que el polvo no les invada sus letras.

Viejos y olvidados libros seguir atrincherados en cualquier estantería y rezar a vuestra manera para que el inquilino no le pase por la cabeza la moda del reciclaje que tanto daño hace a los libros huérfanos.









1 comentario:

pluvisca dijo...

Me gustan los libros, ese olor de sus hojas, pasar las páginas...subrallar, me gustan los libros. No hgo ascos a la tecnologia pero de momento, prefiero el libro

besos