domingo, 1 de abril de 2012

Lagrimas en el acantilado




Sentado en el acantilado escribo versos de amor. El mar recita las poesías en voz alta, náufragos y princesas son los protagonistas que un día quedaron marcados por la leyenda que nunca se perderá.
El mar escribe historias de piratas o corsarios, naufragios y tempestades, tesoros en el fondo marino, faros que fueron la salvación de muchos barcos a la deriva.
El mar es como el amor.
Te seduce.
Te esclaviza.
Te domina.
El mar es el corazón de los solitarios.
Poetas sin palabras.
Letras mojadas.
Lagrimas en el acantilado.

1 comentario:

pluvisca dijo...

El mar hace también que nos dejemos fluir y que nuestras lágrimas de amor o de desamor caigan en e´l

Besos