martes, 1 de marzo de 2016

Tejados


Desde las alturas como un pájaro libertad, viendo los tejados sombríos como algunos corazones que pueblan las calles de los viejos antros de la ciudad.
Harto de escuchar a políticos con el mismo discurso, quisiera ser un pájaro libre, cansado de las viejas historias de uno tiene escuchar, lo se porque muchos dicen los mismo casi siempre, solo varia el discurso, con el mismo contexto. Pobres almas del purgatorio que persiguen mis vuelos de libertad, el cielo gris como la esperanza de sus cabezas, solo quedan los buenos, que no nos engañaran, por mucho que lo intenten. Triste personajes de tertulias sabelotodo de la vida, que adulan al político de turno, miedo a perder sus aposentos periodísticos, mientras los del sillón contrario hacen lo mismo, con diferente ideología, son peleles  pegados a las sillas con pegamento.
Quisiera ser un pájaro libre y volar por encima de los tejados, disfrutar la libertad, que muchos creen tener y no tienen, porque son esclavos de sus propias ideas rancias y caducas.
Esta tarde ha sido un día de teatro, políticos en el intento de la investidura para presidente de este gobierno de una nación que poco queda de ella, unos actores malos que nunca pasarían un casting profesional. Mañana seguirán con una votación donde la comedia de los despropósitos será patente.

Tristes políticos.
Caducos hombres.
Sin pena ni gloria.

Amantes del catering.
Y de las prebendas.
Caras rancias.

Nadie los cree.
Solo los ilusos.
Pocos iluminados.

Quisiera volar como un pájaro en libertad por los tejados reírme de estos tristes personajes de cartón y paja.




No hay comentarios: